¿Todo el poder para el imperio google?

Google el colonizador de nubes ‘Cloud’ vuelve o baja al mundo terrenal para conquistar los hogares de Kansas City, empresa, industria y escuelas, universidades y gobierno… La fibra óptica ‘fiber optics’ es el nuevo continente, el penúltimo elemento de la tabla, porque siempre queda algo más por conquistar. Claro está.
(…)


Pocas cosas quedan por controlar, quizás, el senado de USA y los gobierno de los estados pre digitales… En la era Google, hemos pasado de ser países bananeros productores de materias primas a países consumidores de contenidos, enchufados (conectados.) Mi teoría es la siguiente: Nuestra relación artesanal con las cosas ha mutado, al igual que nuestra dependencia con el mundo vertical del poder y las cosas materiales. La pequeña bodeguita o tienda de ultramarinos, ha sido trasladada al hogar, a la nube digital y al teléfono móvil, también tu trabajo, si lo tienes. Pienso que, no hay nada malo en ello, créanme, sólo que el dueño de la bodeguita es el mismo ‘Musiu’… el mismo dueño de los aparatos de teléfonos, el mismo dueño de los servicios de internet, el mismo dueño de las telecomunicaciones, el mismo dueño de tu ocio, el mismo dueño del software y el hardware, el mismo dueño de tu avatar en las redes sociales, el mismo dueño de los geomapas, el mismo dueño de las nubes de datos, el mismo dueño de los eBook, el mismo dueño de los periódicos digitales, el mismo dueño de todas las comunicaciones globales y de satélite. Estamos ante una googlerización del conocimiento, en términos globales sin precedentes. Si los medios son extensiones del ser humano, como reza la teoría de Marshall McLuhan, ahora podemos reformularla en estos otros términos, los medios pasan hacer extensiones de google (…)

La paradoja está en quien debe ser el dueño del nuevo modo de producción o modelo de sociedad digital, el Musiu?, los gobiernos?, los mass media?, las multitudes inteligentes?, los Geek?, Los Frikis?, una nueva sociedad distributiva?, los anti sistema?, los anti globalización?, los okupas?, los ingenuos del 15M?. Los vendetta?, Los ayatollah. Por ahora es Google y pocos más… Insisto en la importancia de la economía de mercado. Google no es una causa es una consecuencia afortunada de del modelo de sociedad abierta y su economía capitalista. Google tiene the enchantment factor and the likeability factor motores de la nueva evolución de la sociedad horizontal de la nueva humanidad, del human¬_0_1, los seres binarios.

La aceleración sin precedentes de los procesos evolutivos de la inteligencia humana en la era digital, ya no se discuten, son factores inequívocos de que el destino que nos ha deparado la humanidad será una humanidad con nuevo avatar, una sociedad más inteligente y más abierta. ¿Quiénes serán los próximos amos, lo veremos pronto? Hablar de destino no es científico, pero que cosa lo es en su totalidad.

Desde la filosofía política de Montesquieu y su teoría de la separación de poderes, han surgido otros que no tienen nada que ver con la articulación del poder de los pueblos, que son producto de la industrialización de la civilización occidental. Me refiero al conocido como ‘el cuarto poder’, que no voy a alargarme en explicarlo. La sociedad posindustrial es la más cercana a nuestra era, la era digital la del ciberespacio o la cibersociedad de los seres binarios. Ha dado al traste a la sociedad vertical del dominio de las elites. Si la prensa y sus lobbies ‘fueron’ el cuarto poder, hoy es el ciberespacio, la sociedad virtual de las multitudes inteligentes… pero dicho poder es aparente y no real, por desgracia. Es tan estrecho el hilo de su poder como el hilo de la espada de Damocles. Todo el poder de sus comunicaciones horizontales y datos depende de un ‘Musiu’ el mismo dueño de la bodeguita, ahora trasladada al hogar y al teléfono móvil, el mismo dueño de los aparatos de teléfonos, el mismo dueño de los servicios de internet, el mismo dueño de las telecomunicaciones, el mismo dueño de tu ocio, el mismo dueño del software y el hardware, el mismo dueño de tu avatar en las redes sociales, etc. Próximamente el mismo dueño también de tu IP y de la fibra óptica… ¿Todo el poder para el imperio Google?

Ahora el mismo dueño de la bodeguita, ‘el Musiu Google’, quiere seguir haciendo amigos, ya que ha decidido entrar de forma experimental en el negocio de las telecomunicaciones. La intención de la compañía del buscador es acelerar la conexión de Internet en los hogares de EEUU, ofreciendo velocidades de 1 Gigabit por segundo mediante el uso de fibra óptica. Unas velocidades de vértigo 100 veces mayor que la media en el mundo.


Hay que reconocer que el gigante se mueve como una delicada y volátil bailarina de ballet clásica, a pesar de su descomunal tamaño y peso y musculatura, sus movimientos son sutiles y delicados, versátiles, dignos de ser pintados por Edgar Degas o dirigidos por el maestro impresionista Claude Debussy. El siguiente paso estratégico de Google por controlar las comunicaciones con mayor futuro en la actualidad sería experimentar con los nuevos usos de Internet a esas velocidades de vértigo. Empezar a jugar con una nueva generación de servicios y aplicaciones. También será importante pensar en la experiencia que se generara a la hora de experimentar con usuarios en tiempo real, con redes de fibra óptica, en pueblos convertidos en laboratorio o cibercobayas. Actualmente Google se encuentra en la fase de recabar información en comunidades, gobiernos locales, y proveedores de servicios que estén interesados en participar en la nueva aventura.

Me declaro abiertamente Fans y ‘friki’ de Google, para nada me he radicalizado, solo reflexiono sobre la evolución, la infra-historia del mundo digital de los humanos binarios. La evolución de la inteligencia humana deja sus huellas. No es casual la posición de dominio de Google, es parte del plan evolutivo de la tecla enter, alguien o algo ha reiniciado los mecanismos evolutivos de la inteligencia humana en términos de aceleración; como paso con la evolución del lenguaje. Ello acelero el crecimiento del cerebro del homínido superior. Ahora la superconciencia de un mundo conectado en red, se convierte en una extensión del cuerpo humano. La selección natural opera en los individuos y no a nivel de la especie. Ello puede explicar la brecha tecnológica entre nativos digitales e emigrantes digitales.

En el libro de Nicholas Carr, El interruptor, ‘nos ofrece un demoledor y controvertido análisis de cómo la nueva revolución informática, la sociedad digital, esta redefiniendo el mundo de los negocios, la sociedad y la cultura’ que yo llamo la nueva humanidad del human_0_1, los seres binarios, un nuevo avatar para la humanidad. (…) Al final del libro, Carr nos deja un epílogo, que me va de maravillas para terminar mis reflexiones arriesgadas sobre el cambio de humanidad. Y es el siguiente: “…A medida que vayan desapareciendo las generaciones más viejas, con ellas irá desapareciendo también el conocimiento de lo que perdimos cuando surgió la nueva tecnología, y sólo permanecerá el sentido de lo que ha ganado. En esta senda, el progreso oculta sus huellas para recuperar continuamente la ilusión de que estamos allí donde realmente queremos estar”

Link de interes: http://youtu.be/MQsXVAbcv-M

JEFF JARVIS

Anuncios

Un comentario en “¿Todo el poder para el imperio Google?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s