El paciente de San Francisco


big twitter

Los usuarios avanzados de Twitter no serán suficientes para salvar al ‘paciente de San Francisco’ cada vez más quemado entre los cyber-actores de las redes sociales, usuarios incapaces de entender e interactuar con el microblogging. Este paciente como en la película, también esconde una historia… Las nuevas virguerías incorporadas hasta hora, no han sido capaces de fidelizar, viejos y nuevos usuarios. Hace pocos meses, antes que cambiaran las tornas, y de su espectacular salida a bolsa, me atreví a opinar a contracorriente, y decir qué: «Sabemos qué: ‘la publicidad en twitter no vende’,  el caso twitter es ya historia viva para las escuelas de negocios y de marketing y publicidad, y una paradoja más para la sociedad hyperconectada; de ser así, es difícil entender el por qué de sus ingresos millonarios, y por qué, se le súper-valoro tanto en su entrada a bolsa… ( http://wp.me/p1GbSh-16n )…»

No me alegro de haber acertado en mi pronóstico, a contracorriente, de los entusiastas antropológicos social media y fans, empeñados en ver el lado equivocado de la promesa de negocio del microblogging. Por sorprendente y contradictorio que parezca, sigue teniendo un lado de negocio explotable, no valorado, quizás invisible para mentes cansadas, agotados en ver siempre el mismo lado iluminado del marketing.

«…Si sucede un evento ‘B’, se presume la existencia de ‘A’. [B entonces A]. Resolver los paréntesis y corchetes es parte de la disciplina de la ideología popular. Toda ideología dicotómica es primaria, animista y resoluta en sí misma, invariable. Es la fórmula predominante en los homínidos superiores. Es el mismo mecanismo regulador de la reputación y los rumores, en realidad son nuestros primeros algoritmos funcionales, construcciones ideales.  http://wp.me/p1GbSh-16n …»

La sociedad de la ‘información virtual’ nos ha devuelto a un estadio primario ontológico del conocimiento de la realidad, reconocimiento del ser: mecanismo de resolución de conflictos con el mundo tangible; las cosas (la realidad virtual) se presenta como: cierta, ciertas o falsa, falsas, sin términos medios (hoy lo tangible es lo virtual) No existen términos medios, matices, porque sería imposible para la sociedad hiperconectada fusionar tribus sobre matices inestables. La sociedad hiperconectada exige militancia de bandos reconocibles.

Twitter: tiene más de 500 millones de usuarios, lo que la convierte en un diamante en bruto sin tallar por ahora. Qué hacer con él, que sea diferente a todo lo intentado hasta ahora y sin éxito. La cuota de mercado (Market share) es aparente, es un espejismo en el desierto transitado. Hasta ahora todos apostamos por tres cosas, tecnología, innovación y número de usuarios, lo demás son regalías añadidas al pack.

Las estadísticas demográficas, no sirven de nada, porque miden objetos verticales estáticos y volátiles. Esos objetos se han movilizado horizontalmente, ya como individuos no existen para el mercado. La demografía no miden comportamientos, ni conversaciones, tampoco avatares. Busca individuos que no existen para el consumo tradicional. Se impone una demografía virtual, de los seres digitales.

Una recomendación: Si quieres tener amigos en las RRSS nunca contravengas, infrinjas el temible Trending Topic, después de todo este no dura una eternidad; al igual que las moscas tienen una vida muy corta, y menos memoria que los peces.

Anuncios

La granja de los Genes


La granja de los genes
Hagamos memoria, pensemos en los prolegómenos al hombre conectado y su desiderátum. A finales de los ’60, el ideal de la sociedad de consumo era el hombre impresionado. La Psicología conductista (behaviorista) y las ciencias sociales estuvieron al servicio del Marketing. El mercado era la sociedad opulenta, y su éxito como modelo dependía de la expansión del consumo. El modelo de vida opulenta americana generaba progreso industrial. Las técnicas de ingeniería del comportamiento progresaban paralelas a las necesidades del Marketing, y no al contrario.

El intento por “enchufar” a la sociedad a la máquina analógica unidireccional y unívoca, la tv, ha sido un ideal. Las Google Glass, son un paso más en la misma dirección del marketing definitivo. La diferencia está en la superación del hombre ‘Enchufado vs. Conectado’. Del hombre pasmado al servicio del consumo. Al hombre virtual empoderado al servicio de la social media, productor y consumidor en un mismo avatar.

Podemos en teoría remontarnos a los tiempos de los pueblos primitivos y ágrafos. Encontrar analogías caprichosas a los orígenes del hombre conectado. Y todas ellas validas, si las confrontamos con las teorías biológicas de la máquina de supervivencia, los genes, del evolucionista y etólogo, Richard Dawkins. Podemos entender la fenomenología de lo suprabiológico en la evolución humana, si aceptamos las arriesgadas hipótesis sobre nuestra conducta biológica.

Los intentos de la máquina de supervivencia, los genes, son “los responsables” del diseño evolutivo del hombre conectado. La tecnología y su entorno cultural han sido intentos fallidos y reiterados por conectar al hombre, en términos de superconciencia virtual programada. Su misión: encontrar un medio externo replicante parecido al lenguaje humano, pero con existencia fuera del cuerpo, útil a la granja de los genes, ‘El planeta tierra’. Tal prodigiosa hazaña, ha sido un hito para los anales de la actual evolución humana. Lo virtual es el salto cualitativo y cuantitativo del diseño de la máquina de supervivencia, ‘los genes’, por sobrevivir fuera del cuerpo humano en un medio virtual. ¡Sin la menor duda!

Quizás la social media y las redes sociales son una reiteración de una idea anidada en los orígenes biológicos de la sociedad conectada, o parte del diseño continuado de la evolución. De ahí su éxito y su expansión, como fue en su tiempo la evolución y desarrollo del lenguaje en los homínidos. Parafraseando al comunicólogo Marshall McLuhan. Podemos decir qué, las redes sociales, y la social media son extensiones racionales del ser humano. Hemos entrado en un proceso irreversible de reseteo de la humanidad. La alta conductividad que ofrecen las redes sociales y la social media, posibilitan una nueva dimensión del hombre inédita, para las ciencias, el marketing y el consumo.

La social media y las redes sociales resulta ser un trauma para Las personas alfabetizadas en el modelo analógico funcional del consumo, y la programación del ‘one way’ del marketing. La sociedad en modo pasmado, atónita a los mensajes unidireccionales de los rayos catódicos de la tv. Yo la llamaría “la infancia infeliz” de los medios de comunicación de masas del Siglo XX. Estuvimos atrapados pero no vencidos. No quiero convertir esto en una lucha retorica e ideológica sobre bien y el mal. Antes es una reflexión sobre la lo suprabiológico en ciernes, en este nuevo avatar de la humanidad.

“…Los replicantes ya no van salpicados libremente por el mar; están empaquetados en enormes colonias, los cuerpos individuales… (Richard Dawkins)” Resulta paradójico, pero no menos cierto, que el salto evolutivo de los genes del mar al individuo, no ha terminado. La máquina de supervivencia ‘los genes’ ha iniciado otro proceso de anidación o colonización, sin renunciar al individuo como trasporte. Lo virtual posibilita una nueva colonización global en persecución de sus fines, el diseño inteligible y hasta ahora imprevisible. El avatar individual de los seres virtuales, es una granja de genes, y una nueva colonización para el replicante inmortal.

Obligados a seguir el guion de los genes, pero esta vez, con el privilegio excepcional de ser testigos consientes, y relatores del nuevo paradigma de la evolución de la granja de los genes. “…Para el profesor de filosofía, Rodolfo Gaeta. Cualquier cambio que se quiera destacar, aunque se trate del formato de un asiento de bicicleta, se presenta como “un cambio de paradigma”. El tema merece algunas reflexiones…”

 

“La Sociedad Pasmada” (*)


social network

¡El porvenir está en los huevos!
Es el título de una obra teatro del absurdo del dramaturgo Eugène Ionesco. Pienso que no me vendría mal para describir algunos episodios surrealistas de esta vorágine de cambios extremos. Les quiero hablar de algo tan real como lo virtual lo es hoy sin lugar a dudas. Les hablo del “porvenir de las herramientas de análisis de las redes sociales” el nuevo ¡Boom! de la sociedad hiperconectada. El negocio del análisis y el diagnostico de las redes sociales crece, pero no evoluciona en el sentido esperado de las expectativas y exigencias creadas.

El mercado espera mucho más de las herramientas estadísticas, espera teoría de Diagnóstico vs. Análisis de datos. Está bien la minería de datos, pero siguen siendo datos, que pueden decir muchas cosas, y cruzarse con muchas otras. Pero sin la herramienta adecúala, la información es hipervitaminosis.  La herramienta definitiva debe ser capaz de interactuar con el lenguaje humano, mucho más rápido y flexible. Capaz de infligir, de explicar, e interpretar el significado de los datos obtenidos de la conversación horizontal.

La demanda de herramientas de análisis es la nueva margarita a deshojar de la sociedad hiperconectada. “¡Sirve!, ¡No me sirve!, ¡Sirve!, ¡No me sirve!”… Hasta hoy, no conozco ninguna herramienta de análisis, útil a los fines de la demanda del marketing digital, y de la complejidad del fenómeno cultural y tecnológico.  Una cosa es el acomodo a la cuchara de palo, y otra las exigencias derivadas de la escases. ¡Quizás nos ha vencido la costumbre! Derivada de “la sociedad pasmada”.

Quien diga que la información disponible sobre las redes sociales es mínimamente optima; desconoce, e ignora que debe saber sobre los seres conectados, su razón y su humanidad virtual y su estado de conciencia. Desconoce e ignora la fenomenología de un ser empoderado, complejo y activado.

Atrás han quedado las herramientas gratuitas Google de análisis Web. Si la Web ha muerto, tendremos otra deshuesadora de herramientas inservibles. La conversación horizontal se presenta como hecho inalienable e ininteligible  a las propuestas actuales de análisis de redes. El algoritmo colibrí de google (Hummingbird algorithm) no entiende la conversación humana, a lo sumo propone en términos probabilísticos, lo que usted quiso decir. Aprende de otras búsquedas semejantes o parecidas. En realidad es una conversación muda y sorda. Quizás es mejor a todo lo que teníamos antes de la aparición de este algoritmo.

Matar moscas a cañonazos y presumir de a ver dado en la diana, se nos da bien. Hace tiempo que es el método apriorístico por excelencia del marketing invasivo digital (the day “D”) acertar y adivinar en entornos digitales son sinónimos de una misma actividad. A nuestro target se le llega drásticamente por efecto de la onda expansiva. El método es barato pero efectivo.

Se analiza a la sociedad hiperconectada con herramientas importadas de la sociedad vertical desaforada, intrínseca o propia del viejo avatar de la sociedad pasmada. Una sociedad aturdida por los medios de comunicación herméticos misteriosos, una sociedad pasiva, convertida en simple audiencia y/o espectador silencioso. No hemos querido entender que los objetos estudiados ya no están ahí, que no volverán a estar ahí. Tal adscripción y lealtad, le está costando al marketing prestigio y credibilidad profesional. Que las tipologías del consumidor pasmado, no son representativas ni útiles en la actualidad. Que no estamos ante simples cabios del consumidor o estadios temporales modales. Hay que aceptar que ha dejado de existir, el objeto, como sociedad pasmada. Los viejos avatares se alejan, productos del Big Bang en el seno de la sociedad pasmada. Los entornos digitales apenas representan los rastros de la vieja sociedad explosionada por la acción virtual.

El Análisis de redes sociales converge en la ambigüedad de los nodos y se pierde en los enlaces y flujos. Su utilidad marginal, matemática y mecánica, arrastra a las ciencias sociales en sus misterios especulativos. Tratan más de adivinar lo que pasa, que lo que dicen ellas. Por lo tanto, nos perdemos en la masa y en los números. Fueron útiles como descripción espacial de un fenómeno, pero sin marcos teóricos de referencia científica. Lo mismo sucede con el  algoritmo colibrí de Google, en realidad el buscador tratará de saber las intenciones del usuario “user intent”. Basado en una mejora de la comprensión de frases y oraciones. Lo que hace es  tratar de interpretar en su búsqueda: el cómo, el porqué, y el dónde o cuándo, tratando de saber la intención del usuario. Esta y otras combinaciones van a permitir al hegemónico buscador Google tratar de conocer la lógica y posibles cadenas de búsqueda complejas y largas, long-tail. De ahí que se diga que se “parezca” al lenguaje humano.

Ninguna herramienta de análisis y diagnóstico en la actualidad está homologada, por decir algo, a los cambios dictados por la sociedad hiperconectada. La demanda de herramientas  de análisis de nueva generación, será el nuevo boom tecnológico en arribar al mundo de los negocios tecnológicos, y al NASDAQ. Se impone la necesidad de un nuevo paradigma en el conocimiento, y en los métodos de Análisis de redes sociales.

Tribalidad digital vs. Nativo digital.

Todos estamos familiarizados con la nomenclatura o terminología digital de nueva generación, producto de la sociedad hiperconectada. El concepto de ‘Nativo Digital’ u homo sapiens digital de Marc Prensky. Es con toda probabilidad un término popular y de libre circulación e interpretación. Podríamos decir positivamente que goza de estatus de vulgaridad estándar.

Se puede ser un nativo digital (nacido después de los ‘80) y adolecer de sus cualidades intrínsecas e innatas, operativas. Para el marketing digital seria vital conocer cuando un ser nativo es OFF o es ON. SI aceptamos al nativo digital como categoría, entonces opongámosle una nueva categoría que surge como oposición necesaria. “La Tribalidad digital” entendida como sociabilidad digital, la habilidad de conversar horizontalmente independientemente de su virulidad. Y la capacidad de hacer amigos y seguidores (Followers) distribuir y compartir; tener vida y personalidad virtual real.

Sin un conocimiento fenomenológico de estos dos arquetipos, o representaciones sociales inéditas para las ciencias sociales y del comportamiento. Estaremos estudiando o analizando a seres inexistentes, o con toda probabilidad a seres evolucionados inteligibles a las técnicas del marketing basado en la sociedad pasmada. El porvenir no estará en los huevos, pero sí, con toda seguridad en el Análisis de las redes sociales y su conversaciones.

( * )   No le sirve a los efectos de este blog, el concepto clásico de ‘sociedad pasiva’. Adolece del contenido necesario descriptivo del aducido. Una sociedad sólo puede ser aducida si es pasiva. Pero el concepto en sí, no habla de los síntomas de la sociedad, expuesta a los medios de comunicación tradicionales. Cuando mucho ofrece el símil de estado catatónico terminal.

El estado de sociedad pasiva, es un estado postraumático, producto y consecuencia de estar expuesta la sociedad al vórtice de los medios de comunicación de masas durante décadas. La Sociedad Pasmada ofrece un concepto más amplio a la sociología. Habla de síntomas, antes que de las consecuencias, de interacción emocional, de frustraciones y de enajenación del instinto primario animal.

La interacción humana debe ser entendida como base biológica de nuestra conducta. La realidad analógica no permitía la continuidad evolutiva que significo el desarrollo del lenguaje. La sociedad habría entrado en un estado de “standby” inútil para la programación de la máquina de supervivencia, el hombre. La conversación horizontal ha devuelto a los homínidos nuevamente a la senda de la evolución. El homínido extrañado de su condición, nunca se sintió pasivo ante la hegemonía analógica. Antes se sintió impresionado, aturdido, vacilante, pasmado.
…/…

El Blog también va a la montaña


Emigrar hacia la montaña

¿Por qué tengo un blog? Confieso que lo hago para alimentar mi ego, pero también para acercarme a la montaña. La sociedad hiperconectada, cada vez más alejada de nosotros, más libre, más inteligente, con más información disponible, y en contradicción a todo ello ‘Infoxicada’, menos informada incapacidad de analizar y aprender objetivamente del aluvión. Dos verdades opuestas no se juntan si antes no fornican. La síntesis resultante por su naturaleza contradictoria, suele ser el pacto o el engaño como ejercicio de una farsa, que se presenta como historia de la tecnología. ¡Precio de venta al público!.

Primera ley objetiva de la fenomenología del Blog: “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”.  ¡Permítanme la licencia!  Sin ánimos de ofender a nadie, o de ser irreverente, safio. Antes diré que fue la primera ley pre-cartesiana pronunciada en el mundo por el método deductivo. Para mi maestro el racionalista crítico Karl Popper “En el método hipotético deductivo, las teorías científicas nunca pueden considerarse verdaderas, sino a lo sumo «no refutadas»”. Así la naturaleza se presenta como evidencia irrefutable y gobierno de Dios. La filosofía y el dogma son recurrentes a estas explicaciones, especie de placebos sociales.

Las leyes así explicadas por el profeta fundador del Islam, resultan más elocuentes y veraces, si nos hace participes de ellas. A diferencia de los herméticos misterios y las parábolas. Este es un discurso “moderno y evolucionado” Las evidencias deben, y tienen que ser por necesidad experiencias amigables y compartidas; experimentalmente irrefutables para quienes se ven retratados en ellas. El famoso eslogan del mercado ¡Hágalo usted mismo!. Un Blog debe tener esta misma capacidad de discurso.

En la sociedad conectada, todavía no hemos llegado a superar el milagro de Mahoma. Las redes sociales se resisten como la montaña a venir a nosotros. Somos nosotros los que vamos e ellas. ¡Por ahora!. “Si la nube no va al Blog, el Blog va a la nube” “Si la sociedad conectada no va al Blog, el Blog va a la sociedad conectada” Y así podemos seguir  hallando analogías hipotéticas deductivas sobre la fenomenología del Blog y su nuevo avatar las redes sociales. ¡El poder del discurso hipnótico ! el poder encantador de los lideres, ahora es el factor de la sociedad conectada y su principal motor. “The enchantment factor and the Likeability factor”

…Google va a la montaña

El algoritmo Colibrí de Google, ha decretado la defunción anunciada de la Web. La Web no es ya un negocio lucrativo para el gigante de Mountain View. La Web, sólo representa una porción cada vez más pequeña del pastel de negocios de Google.

Si la sociedad conectada na va a Google, Google va a la sociedad conectada. Google prioriza y acerca sus productos y servicios a las redes sociales; ¡De ahí su discurso Altruista! Con la última actualización de su motor de búsqueda, Google Hummingbird. Relega así con ventaja desleal a todas las demás marcas que no sean productos propios de Google. Los Blogger, los Post de Google+, Los Videos de YouTube etc. Cualquier búsqueda actual hará minería excautiva en los datos pertenecientes al negocio google.

“La nueva generación de teléfonos celulares inteligentes permitió que no hiciera falta la web para usar Twitter, Facebook, iTunes o radios a través de Podcasts. Esto es lo que hace, según un artículo de Chris Anderson, que cada vez se navegue menos por la web”  (The Web is dead). A mi entender, para google era vital la defensa de sus productos, cada vez más alejados de las redes sociales. ¡Enroque  en defensa propia!. Google definitivamente ha dado un tiro de gracia a la moribunda Web. Y un balón de oxígeno a sus productos. La Cháchara del “cotolengo” sobre la web semántica resulto ser un anestésico, tipo acupuntura Google.

Los blog escritos con el recetario social media, basados en contenidos milagros, en cuentas de cristal y espejitos, para hacerse más amigables y visibles. Responden a estereotipos de la Gestalt. El blog encorsetado y anidado en fórmulas de éxitos y posicionamiento en buscadores, también han muerto para el buscador por excelencia Google. El blog tendrá que emigrar arrastrado por la conversación, ajena al polvo de la Web.

Los entornos digitales y los dispositivos móviles inteligentes y las Tablet, harán búsquedas de voz. El azar será menos frecuente en las búsquedas. Las frases largas (long tail) y especificas traerán resultados más inteligentes, cada vez más parecidos a las conversaciones humanas. Las búsquedas se harán dentro de las redes sociales, interconectadas las unas con las otras.  Es cierto ¡La Web está muerta!.

Quizás estemos atrapados en un contenedor de cristal y retroalimentados, una falsa ilusión de armonía, pero cerca de nosotros se apilan los muertos. El blog tendrá que emigrar hacia dispositivos inteligentes móviles y plataformas más amigables y ligeras. La instantaneidad en el café y en los sobres de sopa se impone en el mercado, como nueva racionalidad.  El efecto conversación horizontal hará que todos vallamos a la montaña inexorablemente. Las redes imponen un nuevo avatar a los Blogueros.

Los números imposibles de la sociedad conectada


La evolución de la mente humana y sus consecuencias Jordi Agustí› Enric Bufill Soler› Marina Mosquera Martínez
En la investigación sobre el origen de nuestra mente están hoy involucradas un gran número de disciplinas, que incluyen la paleoantropología, la paleoecología humana, la arqueología prehistórica, la primatología, la etología, la neurociencia cognitiva y la genómica. La cuestión del origen de la mente humana, por tanto, sólo puede ser abordada desde un enfoque pluridisciplinar.

Aparentemente para algunos o quizás para muchos, no hay pensamiento más ocioso que establecer una relación física y matemática entre el tamaño del mundo y el de las redes sociales. Cuanto mayor sea la sociedad conectada, mayor será la percepción sobre el tamaño que tenemos del mundo. La sociedad conectada ha hecho que el mundo sea más pequeño y el número de conexiones entre personas mucho mayor. Esta simple hipótesis, no puede pasar desapercibida, trastoca todos los conceptos anaquelados por las ciencias sociales y del comportamiento humano durante décadas y revoluciona algún que otro discurso marginal.

El enunciado es el siguiente: ‘A medida que el universo social se expande como sociedad conectada la distancia en grados entre personas se acorta’ Volvemos a la tribu minimalista del número de Dunbar de la mano de papá McLuhan y su aldea mundial; como hijos pródigos volvemos a casa.

“La hipótesis conocida como ley de los seis grados nos dice que la distancia entre dos personas en el mundo off-line o vertical es de seis grados de separación. Pues bien, según un estudio más reciente sobre las redes sociales, la separación promedio entre dos personas en la red es de solamente 4,47 grados… y en países más avanzados como Estados Unidos, Suecia o Italia, baja hasta los 3,74. Ese “acercamiento o acortamiento” de las personas en el mundo on-line es debido a la sociedad conectada.

El concepto de supeconciencia como producto de la sociedad conectada no es una magnitud racional ni estructura algebraica perteneciente al mundo vertical, material y real. Lo virtual como masa y supeconciencia es una entelequia, supera al concepto de masa en sí y pasa a ser masa para sí. La categoría sociológica de masa como ‘debilitamiento de los vínculos tradicionales y debilitamiento del tejido conectivo de la sociedad y de aislamiento y alineación de las masas’ pertenece a los números naturales y predecibles. La sociedad virtualizada solo es explicable en el campo de las magnitudes cuánticas donde se resuelven los paradigmas y las paradojas. ‘Blog de Manuel Ponte’.

Los herederos del Homo Sapiens una vez más nos enfrentamos a los números imposibles, en ellos ya no podemos ser reconocidos, han caducado. El todo poderoso espejo de la humanidad donde nos veíamos todos como en el cuento de hermanos Grimm, ha desaparecido, engullido por la sociedad conectada. Los noventa grados de verticalidad como modelo de sociedad y la escala humana progresiva han saltado por los aires, así como su relación con el valor tiempo y espacio físico.

Otra de las paradojas de la humanidad binaria es ‘el atajo’ y el concepto de aceleración tomado por la evolución de la inteligencia humana. La ruptura del modelo matemático basado en la creencia romántica de que el desarrollo debe girar en torno a las personas, se ha roto, era un modelo basado en deseos irracionales, lastrados. Esta visión del humanismo vertical está siendo aceleradamente cambiada por un modelo inverso y realista de construcción binaria. La tecnología como ‘extensiones del cuerpo humano’ o como servidores de humanidad virtual.

Lo sorprendente, o no, es el uso y la fuerza de penetración que ejercen las redes sociales (socavando) todos los grupos de edad de la sociedad vertical a partir de los 12 años y más allá de los 60, tanto en hombres, como en mujeres. Es la fuerza evolutiva de “C generation” de los web-actores y del avatar de la nueva humanidad binaria (los seres conectados) que va más allá de los grupos de edad, escalas y estratos sociales. La C generation se ha convertido en el gran desguazadero de humanidad vertical. (…)

El analista tecnológico de la sociedad conectada, Jorge Juan Fernández nos lo cuenta: “…Lo comenté hace años en uno de mis textos, parafraseando una observación de Keith Devlin: si a un hombre de la Edad del Hierro le preguntáramos qué es el hierro, no entendería la pregunta “¿qué es?”, pues para él ese metal es una experiencia manifestada en forma de útiles, y en absoluto una realización de un elemento químico de tales o cuales características. De la misma manera, si a un humano de nuestra generación le preguntamos “¿qué es la información?”, lo normal es que responda desde su experiencia de uso, viendo la información como algo que utiliza cada día, en múltiples formas, sin que hacer esa pregunta le aporte un valor complementario.” Extraído del libro de: Jorge Juan Fernández. (Más allá de Google) (…)

Esta cita me sirve para ilustrar el por qué los homínidos verticales tenemos la capacidad para conceptualizar y relativizar todo pensamiento que no funcione con nuestra lógica funcional sistemica. Y para ello nos valemos de un arsenal de ejemplos tipo tubérculo. Pensamos que al igual que una patata; existen ideas universales que pude ser arrancada de cuajo de una plantación y sembradas de nuevo en otro lugar y seguir creciendo y reproducción su modus vivendi.

“La tentación intelectual vive arriba” y no es rubia. No podemos ir por la sociedad conectada con el modulo marciano ‘Curiosity de la NASA’. En busca de cosas que se parezcan a todo lo que ya conocemos. Es un llamado atávico y un intento más de reproducir en todo tiempo lugar y espacio, la conciencia de nuestra sociedad como humanidad, en su afán desesperado por no fallecer.

Incapaz de competir y de buscar lo que no conoce, busca clonar aparearse en forma de conciencia. La pregunta hecha a un hombre de la edad de Hierro sobre que es el Hierro, es por lo menos temeraria, ideológica e incapaz de deslastrarse de la escombrera vertical. Existe el refrán castellano de ‘Adonde fueres haz lo que vieres’ no olvidar este refrán en vuestras bitácoras por su utilidad binaria y de botiquín de primeros auxilios. (…)

Ley de Malthus de la información: La oferta de información crece exponencialmente mientras que su consumo se incrementa linealmente, debido a que nuestro ancho de banda mental para procesar la información, y nuestro tiempo, son ‘limitados’. Texto extraído del libro: “Más Allá de Google” de Jorge Juan Fernández.

Para un antropólogo clásico, realmente esto siempre ha sido así en la historia de la humanidad vertical. No es nada nuevo bajo el sol ni para la sociedad de nuestros ancestros los Homo Habilis del Pleistoceno. La sociedad de la información siempre ha existido y somos producto de ella. El Homo Sapien progreso a través de ella. El que hoy vivamos con euforia la libre circulación de la información pertenece a algo mucho más complejo. La forma inédita que ha tomado la información como realidad virtual, obliga a otro discurso más científico y por lo menos más original.

Llamar a la sociedad actual sociedad de la información no tiene sentido. Realmente el hombre no ha conocido otra realidad desde los confines de la historia de la humanidad. Las sociedades primitivas ya eran de la información y ha permitido en el pasado progresar a los homínidos superiores. Conceptualizar como sociedad de la información a la sociedad conectada, es llamar peces a las personas que se bañan en una playa. (…)

Para la sociedad conectada la información crece horizontalmente de forma exponencial y distribuida socialmente. Se parte de magnitudes exponenciales y linéales atípicas por su naturaleza virtual. Ya que la información crece aritméticamente y se almacena y crece geométricamente, que no es lo mismo.

Valores estos y magnitudes estas, idénticas tanto si estamos ablando de cyber-sociedad o si estamos hablando del cerebro humano. Ambas son formas idénticas y binarias de almacenamiento de la información. A partir de un cierto umbral conocido como la sociedad conectada, podemos hablar de dicho enunciado. La wikipedia en un intento de aproximación nos dice: “…En realidad, la sociedad de la información no existe más que en la imaginación de los utópicos tecnológicos” y/o los activistas ciberutópicos, para mayores señas a sus legiones de seguidores o acólitos (…) (Artículo del Blog de Manuel Eduardo Ponte).

(…)

(II) El asilvestrado digital ‘el nuevo estadio del hombre’


Esta reflexión viene motivada por mi deseo de compartir, con ustedes, autenticas emociones derivadas de mi avatar virtual. No, no son los efectos psicodélicos del LSD!, Tampoco sufro de una depresión de accesos melancólicos como la padecida por el filósofo, Louis Althusser. Les confieso que sólo son, los efectos secundarios de un Happy Pinning!


El ratón de hojalata, o ‘la cucaracha metálica’, con estas metáforas o figura retórica, solía llamar a esos libros y autores olvidados y escurridizos a la luz, que se resistían a mi memoria de joven libertario. Ratones de hojalata escondidos como seres indeseados, por los rincones de la inmensa biblioteca de mi padre; solían aparecer de vez en cuando y desaparecer por largos periodos. Pero cada vez que lograba tropezar, o más bien, atrapar alguno de ellos nuevamente ya no lo soltaba hasta leerlo; el placer resultaba ser más intenso que la primera vez. (…)

En estos días he podido revivir, más que rememorar, esos momentos olvidados, que creía haber perdido en un viaje sin retorno por la vida vertical. La red social de Pinterest me ha permitido de forma virtual, rencontrarme con los propagadores de plagas, los ratones de hojalata y otros objetos escurridizos a la memoria y al tiempo (…)

Sabemos con certeza, que en entornos virtuales el ser digital, siempre sigue el camino más sencillo y el más lógico y el más primario de su humanidad; un retorno reconciliador con sus estados más proto-sociales. Lo atávico podemos atribuirlo a la expresión de un gen que habría quedado inactivo en algún momento de la historia filogenética de la especie humana.

Estoy convencido de haber resuelto una parte importante del comportamiento de los ‘meme’ sobre la nueva sociedad horizontal. Los ‘meme’ pueden estar detrás del mito fáustico del conocimiento ilimitado, quizás hemos resuelto en la era digital el mito y el conflicto entre el animal y el hombre por alcanzar la felicidad perdida de sus proto-lenguajes.

La plataforma social de Pinterest, es la nueva generación de redes sociales y cumple perfectamente con las premisas de mi tesis sobre el retorno binario: En entornos digitales, la respuesta de los ‘meme’ son inversamente proporcionales a los avances tecnológicos de los ‘mass media’ A mayor desarrollo tecnológico y complejidad de los entornos digitales, menor es la complejidad de las relaciones sociales y de los individuos en las redes (donde la simplicidad triunfa). Lo más avanzado tiene una respuesta ‘atávica’ más primitiva en nuestros reconciliadores ‘meme’. Cada vez son más las evidencias de un cambio evolutivo y acelerado de la inteligencia humana en forma de avatar. The enchantment factor and the likeability factor, como motores de la nueva humanidad digital; se encuentran en plena expansión producto de una nueva conciencia binaria. Un nuevo estadio del hombre asía ‘el asilvestrado digital’ (…)

Para la sociedad predigital, ‘el que mira para atrás se desnuca’, deja por lo tanto de ser funcional e importante para el consumo y la producción (se le llama despectivamente artista). El mirar atrás, tiene connotaciones negativas en la cultura dominante, un cuestionamiento supra-biológico. No es extraña, la existencia de un repertorio refranero como reflejo de la sabiduría popular. La ideología mecánica vertical, reproductora y aleccionadora, marca el camino de socialización y la dirección ha seguir a la tribu, de ahí, la resistencia al cambio. ‘Mirar hacia atrás es de perdedores’, ‘hacia atrás, ni para agarrar impulso’, dicen. La sociedad virtual está poniendo en riesgo la continuidad del conocimiento inútil y reproductivo. Las comunidades virtuales se están asilvestrando, Las nuevas relaciones virtuales, sin restricciones verticales, triunfan. Ni los vigilantes de la playa, podrán detener la vorágine digital. Aunque traten por la fuerza de regresarnos al mar, cual ballena varada en la orilla. Sabrán que tienen los días contados. A pesar de las leyes SOPA y la escalada censorship en internet. ‘El intento inédito, por reeditar y aplicar la teoría de las ventanas rotas’, a los seres digitales asilvestrados, será fútil, como el vuelo de Ícaro.

La mediocridad cundo llega, llega en forma de ideología, es un huéspedes que se instala para siempre, es un bien social y funcional, es un vehículo de transmisión del conocimiento como falsa conciencia. Su función es la reproducción del sistema y del mundo material como formas originarias y justificadas a través de leyes naturales. Es difícil romper sus ciclos, acaso imposibles. Su gran éxito ha sido la estabilidad histórica de la humanidad vertical y del conflicto como fórmula dialéctica de reafirmación.

¿Pero qué pasa cuando una hipótesis racionalista contradice la realidad, se atreve a ver dentro de la caja negra y formula sus hipótesis?. ‘Esa ballena es difícil de regresarla al mar’ Comparto con Richard Dawkins la tesis sobre la naturaleza de la existencia del hombre. “El hombre es una maquina creada por los genes” Deduzco de ello, la naturaleza individual del hombre, en contra posición a la tesis del hombre gregario, del cual nos hablan las ciencias exactas, como parte de su naturaleza y difundida verticalmente por la ideología mecánica vertical.

Auguste Comte. En su obra ‘Curso de filosofía positiva’ (1830-1842). Expone la Ley de los tres estadios… Nos anuncia con gran entusiasmo: “creo haber descubierto una gran ley básica, ‘nos dice’ a la que se halla sometida la inteligencia con una necesidad imposible de variar” (…) Realmente el tiempo se ha encargado de refutarlo. La aparición de una nueva realidad virtual, de una conciencia virtual, como forma de conocimiento. Ha dado al traste con las categorías imposibles de variar, según palabras del filosofo Comte.

Cada una de nuestras principales concepciones, cada rama de nuestros conocimientos pasa necesariamente por tres estadios teóricos diferentes, según Comte. El estadio teológico, o ficticio; el estadio metafísico, o abstracto; el estadio científico, o positivo… Habría que añadirle otro estadio, El estadio virtual o protosocial del asilvestrado digital… No pretendo reescribir los tratados de filosofía positiva. Solo contribuir a ilustrar y a entender la nueva dimensión del hombre, ausente o invisible para los filósofos de la humanidad vertical. Quizás así, podamos entender la invisibilidad de la inteligencia virtual de los humanos a través de la historia. No habiendo las condiciones necesarias para manifestarla los ‘meme’ en su estado latente.

¿Cómo operan estos modelos evocativos latentes, del comportamiento originarios contenidos en nuestros ‘meme’? Tengo una teoría al respecto, de la cual ya he hecho referencia en el anterior post de este blog: Los ‘meme’ son retroalimentados o eclosionados por una masa crítica necesaria, ‘la superconciencia binaría’, capaz de producir la unidad necesaria o el grado de información para la expresión de estos ‘meme’. Hablo de unidad de información en términos de Gúgol información digital y virtual. El ser protobinario o proto digital (the protobinary being) es un estadio superior al ‘ser digital’ La filosofía positiva desconocía el hecho del conocimiento y la conciencia virtual latente en los humanos, como parte necesaria y productora de la superconciencia binaria y de la sociedad horizontal de lo que trata este articulo o post, la sociedad de los Happy Pinning!.

El asilvestrado digital, es un estadio atávico de superconciencia, producto de la exposición al medio digital por largos periodos de tiempo, un proceso de reversión ideológica del mundo vertical. La exposición al medio, posiblemente, ha despertado los ‘meme’ reconciliadores con nuestros estados más primarios en busca de la felicidad perdida.

Estamos ante un lenguaje atávico, que es preciso entender, si se quiere conocer el significado del nuevo estadio de hombre: asilvestrado digital. Diría Fromm, sobre nuestro nuevo avatar de seres virtuales y conectados, que somos, como en nuestros sueños, creadores de un mundo en el que el tiempo y el espacio y la coacción, que limitan todas las actividades de nuestro cuerpo, carecen de poder. El mundo vertical, así, se convierte en el nuevo desgüesadero de la evolución de la inteligencia humana.

“La vida inteligente sobre un planeta alcanza su mayoría de edad cuando resuelve el problema de su propia existencia”. Richard Dawkins

  Escalando El Monte Improbable  Escalando El Monte Improbable, RICHARD DAWKINS  En defensa de la felicidad