A propósito de «Je suis Charlie»


A propósito de «Soy Charlie, Je suis Charlie»

No existe libro o biblia conocida hasta ahora que nos proteja y nos haga invisible a las balas, incluido el Corán en formato eBooks Kindle. Gutenberg invento un sistema universal de exposición a las balas. Desde Galileo Galilei, aquellos que han osado publicar sus ideas por medio de este método, han sufrido sus consecuencias. La cárcel, las balas o la cimitarra islamista. Los libros han sido la antítesis a los chalecos antibalas. Charlie Hebdo cometió el pecado mortal de pensar con libertad, sobre el lado oscuro de la humanidad, el miedo.

¿El derecho al miedo?

Hemos distorsionado la legitimidad que tiene la sociedad a tener miedo como defensa racional y psicosocial ante la exposición constante al riesgo y al peligro «exterminio» «holocausto» La legitimidad la hemos ridiculizado etiquetándola en términos de odio colectivo ideológico. El concepto de «islamofobia» en los medios de comunicación tiene otras connotaciones ajenas al origen etimológico del concepto. Fobia es pánica, es miedo.

Los medios de comunicación social utilizan y elevan el concepto al rango categórico de «odio» «xenofobia» «vergüenza» Fobia no es odio, no nos equivoquemos, fobia es miedo. El terrorismo pretende crear en la sociedad condiciones de terror, de miedo, de pánico colectivo, especie de espada de Damocles, pendiendo sobre nuestras cabezas. Pensemos que no por desvirtuar el miedo este desaparece, y nos convertimos en pacifistas generosos de nueva generación, más demócratas, inteligentes, valientes y tolerantes, en fin, más virtuosos.

Si asumimos los hechos criminales sufridos como ataques terroristas a la sociedad, y los reconocemos como tales, sin ambigüedad ideológica alguna, sin despistes causales y bizarros «el mea culpa» Entonces, podemos decir que tenemos un escenario de guerra no ponderado, no reconocido por una de las partes. Los eufemismos no resolverán el conflicto de guerra abierta entre derechos humanos y democracia vs. Barbarie islamista. La sociedad empieza a percibir el estado de guerra, menos sus gobiernos, ajenos a las consecuencias políticas y económicas a mediano plazo.  «Calculo o rentabilidad política»

No estamos en un escenario de odios raciales, fanáticos y xenofóbicos. No confundir las consecuencias del terrorismo sobre la sociedad con el odio racista. El miedo, el pánico son mecanismos biológicos que preservan la vida, ante la exposición al peligro y la muerte. Otra cosa es el odio irracional e ideológico y dogmático a todo lo extranjero; que por desgracia subsiste en muchas sociedades como malestar y justificativo de todos sus males y desgracias sociales. En todo caso, éste sería otro tipo de miedo, sociocultural.

Mi tesis es muy simple: Sí, a Mahoma, sí, al Corán, sí a los Musulmanes, sí, al Islam. No, al integrismo entendido como «islamismo» No existe un islamismo bueno vs radical. El islamismo es una concepción politica de la teología, imperialista y  genocida, y factitiva. Volver a los califatos es un llamado renovado a la guerra contra los infieles. Política, Estado, Religión e Inmersión cultural Islamista, son un cóctel explosivo contrario a los derechos universales del hombre. De ahí la radicalización actual de un proyecto inviable de civilización retrograda, integrista, ajena a la evolución contemporánea de la humanidad y los derechos universales del hombre. Un modelo así de sociedad arcaica involucionada, que se niega a desaparecer, y en franco desafío a la humanidad; siempre morirá matando, «solución final» El vasallaje a Dios, es incompatible con la evangelización de la humanidad horizontal.

Para la civilización occidental la medida de todas las cosas es el hombre. Contraponer a Dios como hecho fáctico regulador del hombre, de la sociedad civil y el estado, es volver a la primitiva protosociedad animista temerosa de un orden superior spiritual regulador del cosmos. En el islamismo, militante, la ley política emana, no de la voluntad y libertad del hombre y la razón, sino de las leyes reveladas por los arcángeles, los profetas y los Califas en nombre de Dios; No existen leyes civiles, solo leyes divinas de obligado cumplimiento. «Sharia».

No son tiempos para las religiones, o por lo menos, tal cual las hemos conocido hasta ahora. El hombre ha construido su propio proyecto pragmático de convivencia política y cultural, basado en las ciencias exactas, el laicismo, la razón y la utilidad pública. Religión horizontal sin Dios. ¡Un mundo sin Dios! Se impone lo universal racional, a lo religioso y etnocultural. Las sociedades contemporáneas son cada vez más horizontales y disruptivas; menos dependientes de Dios y la multiculturalidad de la boina y la alpargata, se radicalizan, en una huida hacia adelante.

La ciencia, la tecnología, la colaboración, y la distribución social de bienes y servicios, imponen su racionalidad a cualquier otro orden superior e imaginario utópico. Se pertenece antes a una superconciencia universal colaborativa sin limitantes dogmáticos a la razón, que a una sociedad vertical y etnocultural, restrictivas del mercado; que a leyes medievales tribales de subsistencia endogámica, político-religiosa totalitarias.

No es una guerra de religiones, tampoco una cruzada bélica. El ocaso de las religiones, su marea baja, crea malestar en la sociedad abierta laica y democrática en franca expansión. La sociedad global se presenta ante las religiones como una amenaza a su modelo de vida arcaica y dogmática, centrada en el ombligo de Dios, como centro del universo. «La etnia» como único valor trascendental de la multiculturalidad, se radicaliza y mata en nombre de Dios, una vez más. ¡Como el cartero…!

Ante la imposibilidad de compatibilizar y relativizar su cosmología teológica con la ética científica, y los derechos universales del hombre. La yihad es la única vía del animal acorralado. No es morir defendiéndose, es atacar y destruir los centros de su poder económico y moral de los infieles occidentales, sembrando el terror, el contagio de la inseguridad y el miedo.

Las únicas vitorias morales de los islamistas son los asesinatos de civiles en nombre de Alá, en nombre de un Dios étnico poco piadoso y ajeno a la universalidad del hombre. Cada terrorista es un falso mártir, brazo ejecutor de Dios. En realidad un suicida no es un mártir, puede ser cualquier otra cosa; inclusive un imbécil útil o un cretino. Mártir es aquel ser. Que es sujeto de martirio en contra de su voluntad, y sin renunciar a sus valores. El suicidio es contrario a los valores de la figura del mártir. Los asesinos mueren  ajusticiados, no se convierte en mártires, es un contrasentido tautológico.

Los asesinatos terroristas islamistas, son crímenes contra la humanidad, no son,  ni serán nunca ataques a la libertad de expresión. Tampoco son un intento de silenciar la crítica, ni la mofa. Creerlo es ingenuo, es negar los fines últimos de la barbarie islamista. La guerra no es el cartero que llama dos veces. Basta una vez para enterarnos de su miseria. Los asesinatos y el terror son objetivos militares de los islamistas. No existe causalidad alguna con hechos particulares; reconocer el estado de guerra no convencional, es buscar una salida al miedo y a la espada de Damocles sobre la sociedad.

«Feuerbach se refería a ella con animosidad: El espíritu de la ciencia, según él, sería un espíritu totalmente opuesto al de la teología» No es difícil conjeturar lo mismo para la sociedad laica abierta y democrática, ajena a los hechos y actos religiosos. Las religiones se defienden convirtiéndose en una mercancía competitiva. El reino de Dios es ahora, es de este mundo material y tangible. Es el viejo modelo ideológico de la teología de la liberación. Una iglesia politica y militante. ¡El reino de Dios es de este mundo!

Cuando nos planteamos la utilidad pública de la religión en la sociedad actual, estamos en presencia de la desmitificación de los actos y hechos religiosos y su materialización como propiedad pública, sujeta a valoración y utilidad de todos. Aquello que no es mercancía, incluidas las leyes, no tiene utilidad pública alguna. ¡No, no nos representan!

Las sociedades actuales se construyen necesariamente con mercancías útiles y sensibles a la singularidad de la sociedad, en un mismo espacio y tiempo. ¡Todo es mutable, ya nada es imprescindible! La relatividad rige y gobierna la nueva moral social. El axioma resultante es «dentro de lo público todo, fuera de lo público nada» «Tesis contraria al Islam» El hedonismo horizontal está detrás de la cyberorganización social de la nueva humanidad. No es de extrañar que algunas religiones, unas más que otras se sientan acorraladas, por su inutilidad e incapacidad de anclaje social. Su factitivo es «morir matando».

Hello!, Edward Snowden


A veces tengo la sensación de estar ‘viviendo en un avatar prestado’ en un siglo que me exige renunciar a mi pasado, un siglo de peajes y bajadas insoportables, un siglo de olas y resacas difíciles de capear, una tormenta sin posible refugio, una condena Wagneriana de exilio errante sin destino, una pena perpetua de incertidumbres y ecuaciones sin resolver… ¡Testigo de la miseria contemporánea!

Hello! Mr. Snowden. El penúltimo superhéroe reconocible de la sociedad indignada y de los antisistema es un personaje poco hecho para una novela de espías de John le Carré; por muchas razones que develare más adelante en esta crónica sobre la dialéctica de las bagatelas. Debo comenzar por los adjetivos, por las partes menos nobles y conocidas del personaje mediático Snowden: el fugitivo, el traidor, “el espía”, “el sapo” o el Mr. Buzz. Evoca complejos reprimidos contra el sistema, apela a sentimientos y a principios incuestionables, emotivos, lacrimógenos, latentes en la ideología del populismo progresista de la indignación y el aire progresista y libertario de las Plazas.

La percepción ingenua de un mundo perfecto y en equilibrio, un mundo arrebatado y corrompido, un mundo por rescatar como el Santo Grial produce excedentes de Snowden en formato de conciencias como esporas de primavera.  Principios filosóficos trascendentes, principios dogmáticos últimos, de sentido común, inobjetables y moralmente linkables. Cuyos objetivos nobles son conseguir una sociedad más justa basada en la verdad. La ingenuidad perdida como valor original, arrebatada, y la ‘verdad como transparencia’, ahora muy de moda en política…

¡Eh! ¡Suena bien para la tribuna del 15M!, ¡Para el Ágora de la primavera árabe!, para el patio cada vez más grande extendido y exitoso (Somos legión)… Lo superfluo allana espacios y conciencias insospechadas para el siglo pasado, halla donde las haya, vintage.

Señor Snowden, Mr. Buzz, usted no es una víctima del capitalismo. Pongámonos  en situación: La negación y/o traición a un juramento no forzado y consumado, y retribuido en metálico; además de ser ejercido durante mucho tiempo y sin poder alegar ingenuidad o engaño y sin coacción o causas atenuantes, como son el uso de la fuerza, que nos obligue a ejercer un falso juramento y rol…

Póngase la parroquia como se ponga, el Ágora. La traición es un acto sólo perdonado por Jesús agonizante en la cruz… Para el WordReference, la traición es fuente de infinidad de sinónimos: desleal, infiel, judas, renegado, desertor, delator, alevoso, felón, ingrato, indigno, intrigante, conspirador… En mayúsculas “SAPO”.

La Objeción de conciencia, no amortiza la traición, ni valida todo comportamiento execrable y desnaturalizado… Los tránsfugas y soplones son y han sido seres execrables, despreciables a lo largo de la historia la literatura y el arte… Hoy encontramos un cambio de tendencia, por lo menos criticable. La deserción no es disidencia ideológica o un simple desacuerdo; es otra cosa… La confesión como delator de los crímenes de una banda, de una organización, no exonera, ni dignifica o exonera al renegado. ¡No son héroes! ¡Quizás lo sean sólo para la lacra castro/chavista!

La relatividad, ambigüedad y cuestionamiento de los valores es el medio ambiente del siglo XXI. ¡Sociedad Indignada! La Sociedad como ecosistema binario que exige adaptabilidad a la nueva configuración del génesis. Un nuevo avatar, un reseteo de la humanidad vertical… Un nuevo Quasar, un universo en expansión; el efecto de supernova de sociedad horizontal inacabada… Como el protagonista de la novela ‘la metamorfosis’, Gregor Samsa, amanece un día convertido en un enorme insecto. Es el eterno bucle del hombre en sociedad…

La sociedad superflua, la sociedad destetada despierta como sociedad indignada, ingenua… El efecto de estar ante cosas inéditas, fabulosas y reveladas… El nuevo mundo de Colón, la isla de Cipango. Cada día amanecemos con relatos ingenuos y fabulosos sobre hechos y fenómenos generadores de una nueva moral y cuestionamiento  del viejo orden como ortodoxia de lo vertical… Quizás estemos en presencia de una ‘etapa anal’ o genital de la humanidad, donde cada cual juega con sus excrementos y genitales, descubriendo su naturaleza… ¡Afortunado aquel que aún conserva fuerzas de resistencia a la aplacable y cíclica metamorfosis! … ¡Bah!

Por cierto, en estos días Google ha recordado el 130 aniversario del nacimiento de Frank Kafka. Y ha querido recordarle con un nuevo doodle. Un escarabajo entrando en la compañía de Mountain View, Google. ¿Por qué un lindo escarabajo y no una sucia cucaracha?, Nada es casual en la sociedad, aun lo aparentemente ingenuo subyace una intensión perversa… La metáfora hace alusión a la metamorfosis y al estereotipo de la alienación y el conflicto entre sociedad, humanidad y progreso…   No es lo mismo convertirse en un escarabajo que en una repulsiva cucaracha de alcantarilla… por lo menos la pesadilla es más soportable, si nos convertimos en objetos ideales… (¿?)

Todo el argot, todo el marinaje de las ciencias al servicio de la “ergonomía mental”, adaptadas, reconfiguradas a la mente, reconfortantes, cómodas resistentes y reciclables cien por cien… Solo así se tiene anclaje social.  Una extensión más de la sociedad Tipp-Ex. Son partes visibles de la sociedad conectada en plena reconfiguración, buscando un destino. La metamorfosis no ha hecha más que empezar, así  tenga la humanidad que pagando un duro peaje, el de la sociedad de las bagatelas y los héroes superfluos…

Snowden(…)

Barack Obama a lo Che Guevara


Rebelión en las filas históricas del Copyright

 

Podemos demostrar que somos los autores de una obra, no así, sus creadores. Porqué crear, lo que es crear, es un atributo exclusivo de los “dioses”. Nosotros los homínidos, cuando mucho, lo único que podemos hacer son obras derivadas. Pretender crear de la nada (ex nihilo) es imposible para un humano. Cualquier teoría sobre la capacidad de autogénesis del hombre es ciencia ficción. Toda obra del hombre, su progreso y su ascenso social, son obra derivada, bien, por recreación o imitación, transformación, modificación o adaptación. ¡No hay más! (…)

¡Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza! (Génesis 26). ¡Somos obra derivada! Es una sentencia que aparece en la cosmología de todas las religiones a lo largo de la civilización. En conclusión, los homínidos somos obra derivada, lo que podría estar detrás de nuestra limitación o acceso a la creación. Cualquier intento por parecerse a los dioses, pasa por un pacto desesperado a lo “Fausto”, con poderes y fuerzas desconocidas.

El litigio, a modo de vendetta, de la poderosa Associated Press (AP) contra el artista urbano del grafiti Shepard Fairey, me tiene consternado, pienso que es arbitrario, invidente y fuera de los tiempos que corren de sociedad conectada y de la cyberorganización de la humanidad. La persecución judicial del reputado artista del ‘Street Art’ y diseñador gráfico, por violación de derechos de autor, copyright, por el uso sin autorización de la foto de Barack Obama, propiedad de (AP).

Esta nueva escalada de acometidas ejemplificante de escarmientos y vendettas judiciales, son el preludio a nuevo marco o cruzada contra los infieles del copyright. Ello nos tiene que aleccionar a todos, sobre las viejas prácticas de los derechos de autor y sobre los años venideros de luces y sombras de héroes y villanos, que se ciernen sobre la sociedad horizontal, la sociedad postvertical.

El retrato de Obama a lo Che Guevara y a lo Marilyn Monroe, fue realizado por el popular artista Shepard Fairey, conocido o reconocido icono del arte callejero, el arte urbano, ‘Street Art’. Su retrato de Barack Obama con la leyenda “Hope” fue utilizado por el actual presidente de los Estados Unidos durante su campaña presidencial. La obra forma parte actualmente de la colección de retratos de la National Portrait Gallery del Museo Smithsonian de Washington (USA)

Para mostrar su apoyo a la campaña de Barack Obama, en Los Ángeles, California, el artista del Street Art’ Shepard Fairey creó un collage compuesto de serigrafías a gran escala, con los colores blanco, rojo y azul de la foto del candidato a presidente de los Estados Unidos de América. Al cartel lo llamó esperanza (Hope)

Sus efectos fueron inmediatos y virales. ‘Trending topic’. Los organizadores de la campaña se dispusieron a imprimir los carteles y pegatinas del retrato artístico de Obama ‘Hope’. Y los fervientes partidarios ‘fans’ del candidato Obama, no tardaron en colgar en sus páginas web una versión descargable del diseño para diferentes medios de reproducción y soportes gráficos y souvenir. Las ciudades, pronto se llenaron de camisetas, insignias, y poster del ‘SuperStar’. Así la esperanza (Hope) y el (progress) se había convertido en la imagen más reconocible de la campaña del candidato, hoy presidente Barak Obama. Un auténtico icono para el Pop art, a lo Marilyn Monroe y Che Guevara.

Me costaría mucho imaginar a Alberto Korda, autor de la fotografía más famosa del mundo sobre el Che Guevara, demandando al artista Jim Fitzpatrick por la obra derivada de dicha fotografía. La representación artística en formato de la serigrafía, del Che y posterior símbolo e icono del pop-art, patrimonio popular e histórico, un clásico. Como tampoco podríamos hacerlo con el fotógrafo George Barris, que retrato al ‘sex simbol’ de las décadas de los 50 y60 Marilyn Monroe. Pienso que no eran hombres de demandas, si de realidades históricas, como artistas. Que sepamos Barris nunca demandó a Andy Warhol por el uso derivado de la fotografía del símbolo sexual de los ´60. Los tres compartieron gloria, Barris, Marilyn, Warhol.

Marilyn Monroe, Angela Davis, Bob Marley, Billie Holiday, John Lennon, Mao Tse-Tung, Malcolm X, El Ché, Truman Capote, Mandela, Mick Jagger, Rosa Parks, Gandhi, Frida Kahlo, Los Beatles, Teresa de Calcuta y Jesucristo… Entre muchos otros iconos que se convirtieron en musas del ‘Street Art’ y el pop-art de los años 60 y 70 del siglo XX hasta nuestros días. En la era de la sociedad conectada, también asistimos a una nueva generación de artistas callejeros como Shepard Fairey, Bansky, y de musas como Barak Obama, para el disfrute de artista del Street Art y el Pop Art.

Existe una semejanza histórica razonable, entre las leyes del Copyright del Siglo XXI y la ley seca (prohibición) de 1920 en Estados Unidos de América. Y es el ridículo y el esperpento, el fracaso y la marginalidad. La sociedad conectada encuentra barreras a su naturaleza, cercados de espinos, en unas leyes extemporáneas y alejadas de la nueva realidad basada en la sociedad tecnológica y conectada, de prosumidores y nativos digitales.

El Copyright es posiblemente hoy, como realidad histórica, una aberración, un reducto prehistórico para la sociedad digital, un obstáculo, una pieza arqueológica de museo; y se hacen más evidente en las persecuciones sumarias, a rabiar, contra el arte y los artistas, en una huida hacia delante.

Es paradójica la relación Arte y Copyright. Hagamos historia: El reclamo a la protección de los derechos de propiedad de las obras de los artesanos, fue un clamor reivindicativo durante algunos siglos, por parte de los artesanos y gremios, hoy conocidos como artistas. Fueron conquistas y motores en su tiempo del desarrollo de la sociedad predigital.

Son los mismos de ayer, pero evolucionados, con una nueva superconciencia motora de la sociedad conectada y digital.  Los que hoy reclaman una visión más amplia y menos restrictiva de los usos y abusos del Copyright contra la sociedad conectada y virtual; productores de una nueva humanidad.

Señores cruzados del siglo XXI. Associated Press (AP) and company. No por negar la realidad o cerrar los ojos al mundo, éste va a dejar de cambiar. Los tiempos de vengadores (Avengers) son para las historietas de cómic. El mensaje escuece y duele: ¡Hope! ¡Obey!

 

Del “Niplegate” al “Do Not Track“


Del “Niplegate” al “Do Not Track“

Alguna mente ociosa, y no por ello, menos prestigiosa en el gran conglomerado de conglomerados de Google, específicamente en YouTube, ha tenido la idea genial de crear un software “inteligente” capaz de detectar y borra pezones femeninos en los vídeos existentes en su base de datos. Conocido el escandalo como Niplegate. YouTube, es la Capilla Sixtina de la sociedad conectada. Todo ello nos recuerda a “Daniel Volterra que pintara unos velos ocultando las desnudeces de algunas imágenes del Juicio Final de Michelangelo. Aquella chapuza le valió al pintor que desde entonces fuese conocido como el “braghettonne” (El pone bragas)”

Proponer como un valor ético y moral, los residuos de la sociedad vertical o pretender injertar o inseminar a la sociedad conectada con valores en vías de extinción, “criogenizados”, es por lo menos, torpe, de torpeza. La humanidad virtual se aleja, se escapa a todo ello, como los arenques lo hacen de la depredación de los Delfines.

No estamos hablando de la vieja humanidad, ahora convertida o virtualizada por una suerte de artilugio tecnológico, un View-Master, una especie de estereoscopio fotográfico, del mundo; o de unas lentes en 3D… Estamos ante paradigmas aun por descifrar. Nuestro futuro como sociedad del éxito, se aleja cada vez más de la certidumbre y de la continuidad de la conciencia vertical. Los ciclos de pánico y miedo, han acompañado al hombre durante todos los procesos de la hominización. Se conoce como miedo al cambio.

Camuflar los arboles de arboles, no es nada inteligente, vestir al mono desnudo, tampoco fue acertado. Los museos secretos, los diccionarios secretos, y los ángeles sin sexo, fueron los protectores de nuestra moral vertical. Fueron El Fahrenheit 451 de la sociedad Off-line; con su oscuro pasado de iniquidades y santas inquisiciones del por si acaso. Aun hoy hacen sentir su pesada, silencioso y aniquilante sombra, sobre la humanidad conectada.

La censura preventiva del por si acaso, ha acompañado a la humanidad desde sus inicio, “es un signo inequívoco de hominización, de humanidad vertical, y varía de una cultura a otra y de una época de la historia a otra”. La idea perversa del mal menor, el todo no vale; La líneas rojas intraspasables; son el paralelo 38 de toda ideología y de todo dogma que se aprecie y de toda sociedad estable.

Es un huésped social y un valor que vive entre nosotros, anidado desde tiempos prehistóricos en los homínidos. ¿Cómo reconocer su diseño, su simetría, su ecuación perfecta? ¿Cuál es el grado? Si es que lo hay, que nos separa de los seres censores, reproductores perfectos, motores de la ecuación social dominante de la censura preventiva. ¡El gendarme necesario! ¡El gendarme espontaneo, el vigilante de la playa! ¿Existe una predisposición genética?

Cuando los individuos entienden, entronizan en grados, la sociedad como reflejo de sus actuales necesidades, virtudes, complejos, ideario, angustias, miedos, valores, sueños, fobias y fijaciones en términos psicológicos. Producen un conflicto de intereses, en el mejor de los casos, y un trauma insalvable para los humanos, altamente socializados. El miedo al vacío, a lo desconocido, el miedo a romper el cordón umbilical del claustro (lo conocido) la identificación funcional y apropiación del miedo como un firewall, necesario para que nada cambie.

Especie de “Nuestra particular Republica independiente de IKEA”. Lo más primario en el hombre, su naturaleza animal, entra en conflicto contra cualquier alteración del orden conocido e imperante. Entonces, nos sentidos expulsados como Adán y Eva, la recurrente tragedia del pecado original, la separación, la perdida y el éxodo.

Tenemos como homínidos urbanos, un problema de adaptabilidad ante todos los posibles e inevitables escenarios de cambio. Se conoce como resistencia al cambio en las ciencias sociales. Los síntomas de la “cambiumfobia” pueden tener sus orígenes en un conflicto originario, nativo inherente a la naturaleza animal; un origen latente, atávico, genético. (El huésped)

El grito primario, la llamada de la selva “The Call of the Wild” o el recuerdo traumático para al hombre primitivo, el recuerdo grabado de la dura transición, hace diez mil años, del paso del status de homo Nómada a homo Sedentario. Puede movilizar e inmovilizar a personas e individuos, pueblos o naciones, en persecución nostálgica de la defensa del Edén. Los homínidos siempre hemos luchado por no ser expulsados del paraíso, el mejor de los mundos posibles. Recogido en la tradición literaria y religiosa de occidente y en la visión cosmogónica de todas las culturas primitivas del planeta.

Entendiendo la sociedad como producto y expresión material del cambio. También comprendo la naturaleza de los enroques mentales y masivos ante un inminente cambio del orden de las cosas divinas o de las personales. Para Marx, ‘La sociedad es el producto de la actividad humana que se da en un proceso dialéctico’. Hasta hoy, esta conclusión, sigue siendo válida, no así su justificación e interpretación historica, como ‘historicismo’ o filosofía de la historia y práctica política.

Su utilidad científica, ha sido y es utilizada por las ciencias sociales y del comportamiento. Un ejemplo lo tenemos en la Sociología de Peter Berger. Que hace de ella, un instrumento metodológico, polémico dónde los haya, pero rico en aportaciones científicas, deslastradas de ideología política marxista revolucionaria. Fue útil para Robert K. Merton, y para Max Horkheimer y la sociología del conocimiento. Hasta ahora, poco documentada.

Comparto la definición y critica de Karl Popper sobre el historicismo como: “una aproximación a las ciencias sociales que asume que la predicción histórica es su objetivo principal, y que asume que su objetivo es alcanzable mediante el descubrimiento de los ‘ritmos’, o los ‘patrones’, las ‘leyes’ o las ‘tendencias’ que subyacen a la evolución de la historia” (Introducción a La miseria del historicismo). Popper criticó esta tendencia, practicada, según él, por filósofos como Hegel, Marx, Freud y Oswald Spengler.” y algunos otros filósofos de la escuela de Frankfort (…)

La metástasis como ejercicio de resistencia al cambio social, no es de origen institucional o jerárquico. La propagación del miedo social, como estrategias de resistencia complementarias al plan global del Edén. (¡El no pasarán!) Es quizás, una respuesta supra biológica del huésped. Son parte de la conciencia colectiva. Se hacen patentes, y se hacen sentir en lo colectivo y en lo individual, en forma de conciencia viral y coercitiva. Hechos representativos de la existencia de un orden vertical, de prelaciones, de sociedad que ha hecho bien su trabajo de objetivación y internalización de su estado de bienestar, en la conciencia de los individuos, programables, predecibles y binarios. ¡Sin la menor duda! El triunfo del gen censor, el huésped, acudiendo frenéticamente hacia el menor vestigio de herida o fractura del sistema, como las plaquetas en el cuerpo humano (…)

Es inherente a los seres humanos, es un “tatú” indeleble, el código de barras con el cual venimos al mundo, es el espejo en el que nos miramos todos. Son partes de un modelo caducado, fuera de serie, de fabricación, el recuerdo recurrente del Edén, que no cesa su trabajo de Firewall. Sera posible vivir con el huésped, con el Gen descontinuado en la sociedad conectada, aun a sabiendas de su inocuidad para la humanidad conectada. Sentirse un naufrago, no debe ser cosa fácil, para los que tienen autoconciencia de ser portadores del huésped de la censura, los cruzados de la sociedad vertical. Freud habla del malestar en la cultura en términos de conflicto entre eros y tánatos, quizás estemos hablando de lo mismo. Nuca antes una teoría había sido tan útil y tan oportuna para la sociología que la teoría social de Freud.

“Do Not Track” es un fenómeno de cambio semántico de tendencia hacia formas encubiertas de auto censura, menos intrusivas, y de mayor poder. Do Not Track: pretende ser una nueva generación de herramientas administrativas de regulación, de censura auto medicado. Inoculada de persona a persona, para evitar la horizontalidad de la distribución social de la información.

Esta herramienta permitirá que sólo los dos grandes buscadores del monopolio de la información se repartan el botín, “el vellocino de oro”, de los datos de navegación, tus vicios y virtudes. Las pequeñas compañías de marketing queden fuera del negocio. Ahora los avatares y perfiles no pertenecerán a la distribución horizontal y el beneficio colectivo. La sangre del sistema de la sociedad conectada, ahora tendrá dueño. Este poder en manos de Microsoft y Google y el Storage final, ‘Deep Impact’.

Photoshop, nueva leyenda urbana


Indignados con el photoshop

Indignados con el Photoshop

“No más sobredosis de Photoshop ni cuerpos perfectos”: Aun recuerdo la noticia, con asombro y perplejidad, a pesar de los tres años que nos separan de ella. Pienso que el cadáver todavía está caliente, insepulto. La revista Brigitte, una de las publicaciones feminista más populares e influyentes de Alemania. La revista Brigitte ha decidido no utilizar más fotos e imágenes de modelos esculturales y hermosas en sus páginas y portada. ¡La belleza ofende¡ Serán sustituidas por fotos e imágenes de mujeres reales, como el común de los mortales, según informaran responsables del diario The Guardian. (…)

Existe la creencia o leyenda urbana de que “Elvis Presley” no ha muerto, que vive en una isla recóndita del Caribe junto con Francisco Franco y John Lennon. También podemos agregar a la larga lista de leyendas urbanas esta otra: Las mujeres hermosas son producto de photoshop. Los que piensan que el photoshop es un producto de belleza, como el botox y la cyber-cirugía estética, para mujeres y hombres insatisfechos con sus cuerpos y su apariencia en los medios gráficos y digitales. También de que es una herramienta de marketing en publicidad y de imagen para políticos y candidatos en campaña como: Sarah Palin, Romney, Obama. François Hollande, etc. ¡Fabular sale gratis!

El photoshop ha dejado el mundo de lo intangible del software y de los profesionales del diseño, y ha pasado a “mejor vida” “vida popular” el de los salones de peluquería y belleza, y las mal llamadas revistas del corazón y el chisme; los desguazadero de vidas privadas. Se da la paradoja, que los más críticos con el programa de diseño, jamás han tenido contacto alguno con los computadores y/o no son usuarios del programa, no conoces sus prestaciones. Que es el photoshop para ellos, quizás una crema ‘anti-aging cream’ crema anti-edad, un bisturí digital de tetas y nalgas, una píldora adelgazante.

Para los activistas que reclaman nuevos cánones de belleza, lo singular ofende, es manipulación del género femenino y masculino. Es explotación y marketing sin corazón y cuestionan la belleza natural de mujeres y hombres comunes de la calle, tal cual son. Con esta ideología, ninguna forma de belleza humana, está libre de sospecha, se cuestiona su belleza, no su fealdad. Todo modelo está sujeto a los chequeos ‘anti-doping’ (photoshop) cual criminal o delincuente es sometido a chequeos rigurosos, como sucede con los ciclistas profesionales. Este es el peor de los futuros inciertos, la peor pesadilla inimaginable. De esta forma, cualquier programa encontrado en un medio de comunicación, es sospechoso de haber sido utilizado.

Está de moda y es gratis que los lobbies de mujeres y los hombres hablen en nombre de la moral del género humano. Hablen y opinen por nosotros sin ningún rubor. Yo como hombre no me siento representado por tales activistas gremiales de género de armas tomar. Colectivos moralistas del deber ser de las cosas y de sus restrictivos y represivos mundos ideales. Siempre he pensado y opinado con independencia y autonomía sobre mí persona, y no lo he hecho jamás en nombre de todos los demás hombres, no enajeno mi libertad, no corrijo a la sociedad en nombre de mi ideario socio-político e impongo mi moral.

Que grupos o activistas de género, se arroguen la moral social y el deber ser de las cosas, sobre lo correcto e incorrecto, y ser la voz de la dignidad humana, es por lo menos una aberración denunciable, no de aplauso y simpatía. Sus lobbies son muy poderosos hoy en día, y abarcan partidos políticos, gremios profesionales, sindicatos y medios de comunicación influyentes. Son la ideología perfecta del pensamiento único y redentor de una nueva sociedad.

Apoderarse de lo público y moral está de moda, ‘el espacio social no pertenece a nadie’, a excepción de los colectivos más agresivos e intolerantes, que piensan por nosotros y añoran un nuevo orden universal. La ingeniería social es ideología progresista, que no acepto, basada en postulados fracasados en el pasado europeo por el fascismo y el nacional socialismo. La construcción de un hombre nuevo, es un ideal reiterativo en la historia reciente de Europa, que creímos extinta y erradicada. (La construcción del superhombre)

El photoshop es tema de peluquería y tertulia en los momentos de ocio. Es tema de dominio popular e indignación. Se habla de la belleza real, cuando se promedia a las mujeres y hombres como ganadería y su resultado es el ciudadano común como ejemplo de dignidad y que debe representarnos como especie humana, en el metro, el trabajo y en las calles de cualquier ciudad del mundo. ¡Mujeres reales y hombres reales! Es su eslogan o su grito de guerra.

…Quiero repetir este párrafo por ser ilustrador de los desatinos de género… Y por la magnitud de sus consecuencias para la libertad. “No más sobredosis de Photoshop ni cuerpos perfectos: “A partir de 2010 no trabajaremos con modelos profesionales” ha declarado el jefe de edición de la revista Brigitte, Andreas Lebert, quien dice estar harto de tener que retocar fotos de maniquíes exageradamente delgadas y que no representan a las féminas corrientes” el ideal de la ideología de género.

“Durante años he tenido que engordar a diferentes modelos con ayuda del Photoshop”, ha confesado, “sobre todo sus piernas. Pero es molesto y perverso y no tiene nada que ver con nuestras auténticas lectoras”, ha explicado.

Según Lebert, la decisión de la publicación obedece a las protestas de lobbies de sus usuarias, frustradas de tener que observar a cuerpos poco naturales. ¡La belleza ya no es natural! ¡la belleza ofende! http://www.20minutos.es/

Google y el Storage final, ‘Deep Impact’


¿La ventana indiscreta de Google…?

Google y el Storage final, ‘Deep Impact’

Las consecuencias para la humanidad conectada de la concentración (storage) de información y datos en una única patente, persona y/o lobbies, los dueños “legales” de la nueva humanidad, de nuestros avatares y actividades, memoria e historia virtual. Tiene preocupado y divididos a los seres conectados, creado la primera de las tormentas perfectas. Una escalada de malestar social de la cual nos creíamos vacunados, a este lado del edén, a este otro lado del firewall de la sociedad conectada. La humanidad virtual toma conciencia de la inestabilidad de su futuro. ¡La espada de Damocles se cierne sobre ella! ¡Siempre ha estado ahí!

El poder de Indexación del mundo en las manos de Google, El gigante de mountain view, obtiene una patente de software inteligente capaz de identificar cualquier objeto en el planeta creado por el hombre y la naturaleza. Google el omnipresente, será capaz de digitalizar cualquier imagen, conversación o video y reconocer objetos y personas, así como su actividad. El motor de búsqueda podrá indexar todos los datos de otras plataformas como ‘Tagged’ en internet. Un grupo de ciberactivistas de libertades civiles advierte de los peligros para la sociedad conectada del “storage final” preocupaciones sobre la privacidad y seguridad de los datos y avatares de la humanidad conectada, el temor a un ‘Deep Impact’.

La incertidumbre de la sociedad conectada es una magnitud medible en bits, (o capacidad instalada del miedo) La posibilidad de un “Deep Impact” se apodera de la red. Conocíamos la amenaza del ‘leviatán histórico’ como distopía imposible de suceder en el presente ‘edén horizontal’ de la humanidad conectada. Nos creíamos a salvo del ‘cuarto poder’ vertical. La exclamación ¡La historia del mundo vertical no se repetirá!, es un grito primario y montaraz de la humanidad conectada. ¡Quizás era más un deseo, que una realidad! El tiempo lo dirá. Hoy tenemos la percepción de que todo se aleja más de nuestro ideario digital. La paz en el paraíso digital ha sido alterada, el fruto de la discordia vuelve, la historia y sus personajes se repiten diría Hegel.

Max Horkheimer, nos aporta elemento conceptuales validos para entender este conflicto o brecha historica, que afectan el estatus quo de la humanidad conectada como antihistoria. El marco teórico valido sería la fenomenología del conocimiento y el concepto de historia de Max Horkheimer. “…En la continuidad de la historia, sobre la verdad humana (de lo vertical) para el filosofo de la escuela de Frankfurt no es ni eterna ni inmutable, aunque sí incondicional, en la práctica (entiéndase bien: en la práctica histórica –no se puede historizar algo sin historizarlo todo)…” ¿Son validos estos postulados también para la sociedad conectada y virtual?, ¿Lo virtual es historia o anti-historia?

En el cuerpo teórico de la “filosofía Social” de Max Horkheimer “…La historia no impide la verdad si la verdad es a su vez histórica. Si no podemos estar nunca seguros de la verdad, si nos instalamos en la duda, no podemos tampoco estar absolutamente seguros del error, y por lo tanto la verdad del hoy espera el juicio del mañana, que puede igualmente confirmarla como falsarla…” ¿Es visible para los seres conectados el conflicto actual entre lo vertical y lo virtual? ¿O quizás sea un canto más de sirenas? ¿Los entornos digitales pueden modificar los estados históricos de conciencia en sí y no para sí?

La mejor noticia de la década se convierte en amenaza y distopía. Nace un nuevo estado o ministerio del miedo a lo Graham Greene y a lo George Orwell “el omnipresente y vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor” al mejor estilo de la novela “1984” de George Orwell. El software definitivo, el invento final de una búsqueda por el control de la sociedad conectada, por parte, poco inocente, de Google y su obsesión por emular la inteligencia humana y el cerebro humano, tiene sus frutos. En principio el invento es benigno, inofensivo, pero en sí, encierra y constituye una amenaza, ya anunciada, por los profetas digitales del desastre.

Google anuncia, con un perfil bajo y por debajo de la mesa, un nuevo y revolucionario software para sus plataformas de video. Promete convertir el vídeo en contenido indexable. Google indexara los fotogramas de los videos de YouTube y las conversaciones, en tiempo real o contenido almacenado. Convirtiéndose en el gran voyerista de la historia. “La ventana indiscreta de Google. Alfred Hitchcock

“Google está trabajando sobre una patentes que podrían seleccionar y reconocer rostros y melodías en nuestros clips de vídeo subidos a YouTube. Ahora, podríamos estar hablando de la herramienta definitiva: la técnica de la patente concedida, es la de seleccionar, recoger objetos en un vídeo, tanto si se están viviendo o no. Sustituyendo el etiquetado personalizado y sesgado. Google propone utilizar una base de datos de “vectores de las características” como el color, movimiento, objetos, lugares, espacios, forma y texturas, para identificarlas automáticamente, objetos o sujetos indexados en los fotogramas, (frame by frame). También, sonidos, melodías y por supuesto conversaciones, y todo ello sobre las imágenes analizadas, tanto si el video está siendo visto está almacenado. http://es.engadget.com/

La historia como praxis reproductora del hombre actual, se resiste a ser antihistoria, la sociedad conectada parece retroceder ante los límites estructurales e ideológicos de la historia como fenomenología del mundo vertical. Lo virtual, vuelve a ser el mundo de lo intangible y aparente, un espejo de vanidades y fantasías de un mundo reprimido de sus estados protosociales. El asilvestrado social retrocede ante el impulso de la praxis de lo vertical.

Esta lectura Marxista y endógena, perteneciente a la papelera de reciclaje del mundo virtual, es una constante a toda teoría contemporánea del conocimiento, es una referencia obligada a los philosophes materialistas del siglo XVIII y XIX. Tiene en parte su justificación en la sociología del conocimiento de Robert K. Merton. Quien le da cuerpo, deslastrándola de toda ideología política o liberadora. Volvemos a las categorías sociológicas de Merton y Max Horkheimer y Freud. (Lo manifiesto y lo latente) aquel axioma o proposición incombustible, de que nada es inocente en sociedad. ¿Por qué una parte de la sociedad conectada solo es capaz de ver tan solo lo manifiesto a las prácticas empresariales de Gooogle. Y otra parte de la sociedad conectada, solo ve lo subyacente a dichas prácticas y las denuncia. (la ventana indiscreta de Gooogle) (…)?

Quiero hacer la salvedad sobre mi posición sobre el mercado. Para nadie es un secreto, que soy, hoy más que nunca, un amante de la sociedad de consumo, ¡viva el consumo! y de la sociedad de libre mercado y libre competencia y circulación de capitales. La sociedad abierta, es la impulsora en occidente del mayor desarrollo de bienestar y progreso y libertades jamás conocidas por la especie humana. El estado de bienestar es con mucha diferencia a otros tipos de sociedades y regímenes totalitarios, proteccionistas o socializados (comunistas). El mejor sistema de sociedad perfectible es la sociedad de libre mercado y competencia.

Google tiene el derecho de liderar el mercado y crecer sin límites si así lo decidiera, dentro del marco jurídico de leyes nacionales e internacionales. Eso no lo pongo en duda, tampoco la legitimidad de sus ganancias y de sus inversiones. Otra cosa es el planteamiento sobre la seguridad del Storage. El almacén de la humanidad virtual de la sociedad conectada. El control vigilancia y seguridad de nuestros avatares, de nuestra vida digital. El conocimiento generado por el estado de supeconciencia virtual, podría peligrar, la sola enajenación voluntaria o no de nuestra humanidad. No es un problema de voluntad o ético de las partes, quizás aquí vale aplicar el axioma de la Gestalt, el todo es un estado superior a las partes. (El todo es más que las partes) El estado de conciencia de la humanidad conectada, puede alterar el status quo, sobre el control de la poshumanidad como antihistoria. Dada la importancia, nada banal, sobre la estabilidad del Storage. La sociedad conectada es rica en paradojas, lo reitero nuevamente, La sociedad vertical ha creado el miedo al holocausto nuclear. Y la sociedad virtual el miedo al storage final.