Shit Girls Say (Tonterías que dicen las chicas)


“Shit Girls Say”, Es una divertida serie de YouTube, al estilo de las grandes comedias y series de TV de los años ´60. Sin cortapisas ideológicas o de género, una obra a lo YouTube, sin inhibiciones. ¡El Bollywood de la sociedad conectada tomando forma! Sin sospechas, sin juicios corporativos de indignados adocenados al estilo del guion de “Doce hombres sin piedad, el guion de un linchamiento legal” ¡Sin Boicots! La sombra de nuevos cambios y nuevos lenguajes es demasiado larga y grande, para que alguien o algo se atreva a cuestionarlas. Allí donde la coacción reinaba, el éter digital lo disuelve todo en sociedad horizontal, en sociedad conectada, honesta y libre.

Cada día cuesta más asimilar el final del abc de las cosas, las cosas explicadas y amordazadas de sentido común, entendidas como lógica funcional, como mundo real vertical, como mundo aparente y necesario. El abc de las cosas verticales se disuelve en el” éter digital”. Los días del bosque frondoso que veíamos al despertar a travéz de nuestra ventana particular. Ha cambiado, ahora el bosque estorba, nos parece que es un obstáculo más en la construcción de nuestro nuevo avatar, como seres conectados, digitales. ¡Seres poseedores de una nueva superconciencia binaria!

Algo ha pasado sin darnos cuenta y con nocturnidad, en la sociedad conectada. Quisiéramos conocer cuantas más veces ha estado sucediendo, ese algo por descubrir. Por qué de esta invidente incapacidad de los seres verticales para descubrir su presencia y sus leyes, donde la haya. Newton descubrió leyes invisibles debajo de un manzano que pertenecía a ese bosque de la ventana personal.

Los nuevos modelos de negocio y los seres virales y/o animales binarios, las cosas que triunfan en las redes y en la sociedad conectada. Responden a leyes que están situadas fuera del bosque, al otro lado del muro verde del camuflaje. ¿Se ha levantado la veda, y se ha instalado la barra libre, todo corre por cuenta de YouTube? (…)

“Shit Girls Say” (Tonterías que dicen las mujeres) es un ejemplo de cómo lo trivial, lo anecdótico, lo intrínseco a la sociedad y a la personalidad tienen interés y audiencia popular y difusión viral. Son parte del consumo diario. Son productos reclamados con alta demanda y con “likeability factor” que emanan de una nueva conciencia de pertenencia a la sociedad digital virtual, la sociedad del “enchantment factor” producto de una humanidad conectada.

En mis post, trato de extender la conciencia sobre el advenimiento de la evolución de la inteligencia humana y de una superconciencia. De explicar los conceptos de likeability factor” y de “enchantment factor” como motores de esta nueva humanidad. Son los motores de la historia de la sociedad conectada. La historia del hombre virtual es la historia de su likeability y enchantment.

Se tienen o no se tienen estos factores, “Ser, o no ser, es la cuestión, morir; dormir. He ahí el dilema”, la tragedia eterna de Hamlet, en forma de proto-sociedad. Es el bucle de Möbius deslizándose una vez más, que se repite hasta el infinito. Una historia de la humanidad en constante bucle y aprendizaje de un mundo que muere y otro que sueña. De ahí la universalidad de Hamlet, y la obra de William Shakespeare. ¡En mi modesta opinión! (…)

Filosofar sobre internet y el mundo conectado, pareciera que no son dignos ni materia y/o objeto de especulación y estudio filosófico y las ciencias. En el pasado, fueron cuestionadas las artes plásticas y la literatura y las ciencias en su conjunto. Las cosas mundanas y ordinarias de la vida urbana y rural eran vulgares. No eran dignas de ser elevadas a los altares de la cultura y las ciencias del mundo vertical. Era el triunfo de lo excelso sobre lo cotidiano y vulgar.

En la pintura sólo un “loco” como Vincent van Gogh, se atrevió convertir los objetos vulgares en dignos para el arte, cucharas, zapatos, camas, plato de comida, sillas. Eran su particular “Fluxus” lo que disuelve el arte en lo cotidiano. También en la literatura encontramos este comportamiento “Especie de Fluxus” en Víctor Hugo y en Honoré de Balzac, y su obra La Comedia Humana, deslastrándola del abc de las cosas. Lo urbano, los objetos y la vida de la gente miserable (pobre y vulgar) eran también historias dignas de ser contadas, materia prima para la literatura universal. Y no olvidemos el pop-art como ha elevado lo marginal popular y la sociedad de consumo, a categoría de arte.

El abc de las cosas ha dejado de funcionar en la sociedad conectada. ¡El motor de la historia vertical! su relojería perfecta, su diseño y simetría vertical aun ofrecen episodios de resistencia. Los mecanismos o detonantes de su disfuncionalidad han sido invisibles como las leyes de Newton. El Fluxus histórico disuelve una vez más, lo vertical en lo cotidiano, lo pedagógico abc en humanidad digital, binaria y horizontal. Desarticulando sus ciclos históricos de pedagogía autocrática de lo excelso, el “fine art” del mundo vertical.

Libro: Shit Girld Say / Tonterías que dicen las mujeres

Del “Niplegate” al “Do Not Track“


Del “Niplegate” al “Do Not Track“

Alguna mente ociosa, y no por ello, menos prestigiosa en el gran conglomerado de conglomerados de Google, específicamente en YouTube, ha tenido la idea genial de crear un software “inteligente” capaz de detectar y borra pezones femeninos en los vídeos existentes en su base de datos. Conocido el escandalo como Niplegate. YouTube, es la Capilla Sixtina de la sociedad conectada. Todo ello nos recuerda a “Daniel Volterra que pintara unos velos ocultando las desnudeces de algunas imágenes del Juicio Final de Michelangelo. Aquella chapuza le valió al pintor que desde entonces fuese conocido como el “braghettonne” (El pone bragas)”

Proponer como un valor ético y moral, los residuos de la sociedad vertical o pretender injertar o inseminar a la sociedad conectada con valores en vías de extinción, “criogenizados”, es por lo menos, torpe, de torpeza. La humanidad virtual se aleja, se escapa a todo ello, como los arenques lo hacen de la depredación de los Delfines.

No estamos hablando de la vieja humanidad, ahora convertida o virtualizada por una suerte de artilugio tecnológico, un View-Master, una especie de estereoscopio fotográfico, del mundo; o de unas lentes en 3D… Estamos ante paradigmas aun por descifrar. Nuestro futuro como sociedad del éxito, se aleja cada vez más de la certidumbre y de la continuidad de la conciencia vertical. Los ciclos de pánico y miedo, han acompañado al hombre durante todos los procesos de la hominización. Se conoce como miedo al cambio.

Camuflar los arboles de arboles, no es nada inteligente, vestir al mono desnudo, tampoco fue acertado. Los museos secretos, los diccionarios secretos, y los ángeles sin sexo, fueron los protectores de nuestra moral vertical. Fueron El Fahrenheit 451 de la sociedad Off-line; con su oscuro pasado de iniquidades y santas inquisiciones del por si acaso. Aun hoy hacen sentir su pesada, silencioso y aniquilante sombra, sobre la humanidad conectada.

La censura preventiva del por si acaso, ha acompañado a la humanidad desde sus inicio, “es un signo inequívoco de hominización, de humanidad vertical, y varía de una cultura a otra y de una época de la historia a otra”. La idea perversa del mal menor, el todo no vale; La líneas rojas intraspasables; son el paralelo 38 de toda ideología y de todo dogma que se aprecie y de toda sociedad estable.

Es un huésped social y un valor que vive entre nosotros, anidado desde tiempos prehistóricos en los homínidos. ¿Cómo reconocer su diseño, su simetría, su ecuación perfecta? ¿Cuál es el grado? Si es que lo hay, que nos separa de los seres censores, reproductores perfectos, motores de la ecuación social dominante de la censura preventiva. ¡El gendarme necesario! ¡El gendarme espontaneo, el vigilante de la playa! ¿Existe una predisposición genética?

Cuando los individuos entienden, entronizan en grados, la sociedad como reflejo de sus actuales necesidades, virtudes, complejos, ideario, angustias, miedos, valores, sueños, fobias y fijaciones en términos psicológicos. Producen un conflicto de intereses, en el mejor de los casos, y un trauma insalvable para los humanos, altamente socializados. El miedo al vacío, a lo desconocido, el miedo a romper el cordón umbilical del claustro (lo conocido) la identificación funcional y apropiación del miedo como un firewall, necesario para que nada cambie.

Especie de “Nuestra particular Republica independiente de IKEA”. Lo más primario en el hombre, su naturaleza animal, entra en conflicto contra cualquier alteración del orden conocido e imperante. Entonces, nos sentidos expulsados como Adán y Eva, la recurrente tragedia del pecado original, la separación, la perdida y el éxodo.

Tenemos como homínidos urbanos, un problema de adaptabilidad ante todos los posibles e inevitables escenarios de cambio. Se conoce como resistencia al cambio en las ciencias sociales. Los síntomas de la “cambiumfobia” pueden tener sus orígenes en un conflicto originario, nativo inherente a la naturaleza animal; un origen latente, atávico, genético. (El huésped)

El grito primario, la llamada de la selva “The Call of the Wild” o el recuerdo traumático para al hombre primitivo, el recuerdo grabado de la dura transición, hace diez mil años, del paso del status de homo Nómada a homo Sedentario. Puede movilizar e inmovilizar a personas e individuos, pueblos o naciones, en persecución nostálgica de la defensa del Edén. Los homínidos siempre hemos luchado por no ser expulsados del paraíso, el mejor de los mundos posibles. Recogido en la tradición literaria y religiosa de occidente y en la visión cosmogónica de todas las culturas primitivas del planeta.

Entendiendo la sociedad como producto y expresión material del cambio. También comprendo la naturaleza de los enroques mentales y masivos ante un inminente cambio del orden de las cosas divinas o de las personales. Para Marx, ‘La sociedad es el producto de la actividad humana que se da en un proceso dialéctico’. Hasta hoy, esta conclusión, sigue siendo válida, no así su justificación e interpretación historica, como ‘historicismo’ o filosofía de la historia y práctica política.

Su utilidad científica, ha sido y es utilizada por las ciencias sociales y del comportamiento. Un ejemplo lo tenemos en la Sociología de Peter Berger. Que hace de ella, un instrumento metodológico, polémico dónde los haya, pero rico en aportaciones científicas, deslastradas de ideología política marxista revolucionaria. Fue útil para Robert K. Merton, y para Max Horkheimer y la sociología del conocimiento. Hasta ahora, poco documentada.

Comparto la definición y critica de Karl Popper sobre el historicismo como: “una aproximación a las ciencias sociales que asume que la predicción histórica es su objetivo principal, y que asume que su objetivo es alcanzable mediante el descubrimiento de los ‘ritmos’, o los ‘patrones’, las ‘leyes’ o las ‘tendencias’ que subyacen a la evolución de la historia” (Introducción a La miseria del historicismo). Popper criticó esta tendencia, practicada, según él, por filósofos como Hegel, Marx, Freud y Oswald Spengler.” y algunos otros filósofos de la escuela de Frankfort (…)

La metástasis como ejercicio de resistencia al cambio social, no es de origen institucional o jerárquico. La propagación del miedo social, como estrategias de resistencia complementarias al plan global del Edén. (¡El no pasarán!) Es quizás, una respuesta supra biológica del huésped. Son parte de la conciencia colectiva. Se hacen patentes, y se hacen sentir en lo colectivo y en lo individual, en forma de conciencia viral y coercitiva. Hechos representativos de la existencia de un orden vertical, de prelaciones, de sociedad que ha hecho bien su trabajo de objetivación y internalización de su estado de bienestar, en la conciencia de los individuos, programables, predecibles y binarios. ¡Sin la menor duda! El triunfo del gen censor, el huésped, acudiendo frenéticamente hacia el menor vestigio de herida o fractura del sistema, como las plaquetas en el cuerpo humano (…)

Es inherente a los seres humanos, es un “tatú” indeleble, el código de barras con el cual venimos al mundo, es el espejo en el que nos miramos todos. Son partes de un modelo caducado, fuera de serie, de fabricación, el recuerdo recurrente del Edén, que no cesa su trabajo de Firewall. Sera posible vivir con el huésped, con el Gen descontinuado en la sociedad conectada, aun a sabiendas de su inocuidad para la humanidad conectada. Sentirse un naufrago, no debe ser cosa fácil, para los que tienen autoconciencia de ser portadores del huésped de la censura, los cruzados de la sociedad vertical. Freud habla del malestar en la cultura en términos de conflicto entre eros y tánatos, quizás estemos hablando de lo mismo. Nuca antes una teoría había sido tan útil y tan oportuna para la sociología que la teoría social de Freud.

“Do Not Track” es un fenómeno de cambio semántico de tendencia hacia formas encubiertas de auto censura, menos intrusivas, y de mayor poder. Do Not Track: pretende ser una nueva generación de herramientas administrativas de regulación, de censura auto medicado. Inoculada de persona a persona, para evitar la horizontalidad de la distribución social de la información.

Esta herramienta permitirá que sólo los dos grandes buscadores del monopolio de la información se repartan el botín, “el vellocino de oro”, de los datos de navegación, tus vicios y virtudes. Las pequeñas compañías de marketing queden fuera del negocio. Ahora los avatares y perfiles no pertenecerán a la distribución horizontal y el beneficio colectivo. La sangre del sistema de la sociedad conectada, ahora tendrá dueño. Este poder en manos de Microsoft y Google y el Storage final, ‘Deep Impact’.

Google y el Storage final, ‘Deep Impact’


¿La ventana indiscreta de Google…?

Google y el Storage final, ‘Deep Impact’

Las consecuencias para la humanidad conectada de la concentración (storage) de información y datos en una única patente, persona y/o lobbies, los dueños “legales” de la nueva humanidad, de nuestros avatares y actividades, memoria e historia virtual. Tiene preocupado y divididos a los seres conectados, creado la primera de las tormentas perfectas. Una escalada de malestar social de la cual nos creíamos vacunados, a este lado del edén, a este otro lado del firewall de la sociedad conectada. La humanidad virtual toma conciencia de la inestabilidad de su futuro. ¡La espada de Damocles se cierne sobre ella! ¡Siempre ha estado ahí!

El poder de Indexación del mundo en las manos de Google, El gigante de mountain view, obtiene una patente de software inteligente capaz de identificar cualquier objeto en el planeta creado por el hombre y la naturaleza. Google el omnipresente, será capaz de digitalizar cualquier imagen, conversación o video y reconocer objetos y personas, así como su actividad. El motor de búsqueda podrá indexar todos los datos de otras plataformas como ‘Tagged’ en internet. Un grupo de ciberactivistas de libertades civiles advierte de los peligros para la sociedad conectada del “storage final” preocupaciones sobre la privacidad y seguridad de los datos y avatares de la humanidad conectada, el temor a un ‘Deep Impact’.

La incertidumbre de la sociedad conectada es una magnitud medible en bits, (o capacidad instalada del miedo) La posibilidad de un “Deep Impact” se apodera de la red. Conocíamos la amenaza del ‘leviatán histórico’ como distopía imposible de suceder en el presente ‘edén horizontal’ de la humanidad conectada. Nos creíamos a salvo del ‘cuarto poder’ vertical. La exclamación ¡La historia del mundo vertical no se repetirá!, es un grito primario y montaraz de la humanidad conectada. ¡Quizás era más un deseo, que una realidad! El tiempo lo dirá. Hoy tenemos la percepción de que todo se aleja más de nuestro ideario digital. La paz en el paraíso digital ha sido alterada, el fruto de la discordia vuelve, la historia y sus personajes se repiten diría Hegel.

Max Horkheimer, nos aporta elemento conceptuales validos para entender este conflicto o brecha historica, que afectan el estatus quo de la humanidad conectada como antihistoria. El marco teórico valido sería la fenomenología del conocimiento y el concepto de historia de Max Horkheimer. “…En la continuidad de la historia, sobre la verdad humana (de lo vertical) para el filosofo de la escuela de Frankfurt no es ni eterna ni inmutable, aunque sí incondicional, en la práctica (entiéndase bien: en la práctica histórica –no se puede historizar algo sin historizarlo todo)…” ¿Son validos estos postulados también para la sociedad conectada y virtual?, ¿Lo virtual es historia o anti-historia?

En el cuerpo teórico de la “filosofía Social” de Max Horkheimer “…La historia no impide la verdad si la verdad es a su vez histórica. Si no podemos estar nunca seguros de la verdad, si nos instalamos en la duda, no podemos tampoco estar absolutamente seguros del error, y por lo tanto la verdad del hoy espera el juicio del mañana, que puede igualmente confirmarla como falsarla…” ¿Es visible para los seres conectados el conflicto actual entre lo vertical y lo virtual? ¿O quizás sea un canto más de sirenas? ¿Los entornos digitales pueden modificar los estados históricos de conciencia en sí y no para sí?

La mejor noticia de la década se convierte en amenaza y distopía. Nace un nuevo estado o ministerio del miedo a lo Graham Greene y a lo George Orwell “el omnipresente y vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor” al mejor estilo de la novela “1984” de George Orwell. El software definitivo, el invento final de una búsqueda por el control de la sociedad conectada, por parte, poco inocente, de Google y su obsesión por emular la inteligencia humana y el cerebro humano, tiene sus frutos. En principio el invento es benigno, inofensivo, pero en sí, encierra y constituye una amenaza, ya anunciada, por los profetas digitales del desastre.

Google anuncia, con un perfil bajo y por debajo de la mesa, un nuevo y revolucionario software para sus plataformas de video. Promete convertir el vídeo en contenido indexable. Google indexara los fotogramas de los videos de YouTube y las conversaciones, en tiempo real o contenido almacenado. Convirtiéndose en el gran voyerista de la historia. “La ventana indiscreta de Google. Alfred Hitchcock

“Google está trabajando sobre una patentes que podrían seleccionar y reconocer rostros y melodías en nuestros clips de vídeo subidos a YouTube. Ahora, podríamos estar hablando de la herramienta definitiva: la técnica de la patente concedida, es la de seleccionar, recoger objetos en un vídeo, tanto si se están viviendo o no. Sustituyendo el etiquetado personalizado y sesgado. Google propone utilizar una base de datos de “vectores de las características” como el color, movimiento, objetos, lugares, espacios, forma y texturas, para identificarlas automáticamente, objetos o sujetos indexados en los fotogramas, (frame by frame). También, sonidos, melodías y por supuesto conversaciones, y todo ello sobre las imágenes analizadas, tanto si el video está siendo visto está almacenado. http://es.engadget.com/

La historia como praxis reproductora del hombre actual, se resiste a ser antihistoria, la sociedad conectada parece retroceder ante los límites estructurales e ideológicos de la historia como fenomenología del mundo vertical. Lo virtual, vuelve a ser el mundo de lo intangible y aparente, un espejo de vanidades y fantasías de un mundo reprimido de sus estados protosociales. El asilvestrado social retrocede ante el impulso de la praxis de lo vertical.

Esta lectura Marxista y endógena, perteneciente a la papelera de reciclaje del mundo virtual, es una constante a toda teoría contemporánea del conocimiento, es una referencia obligada a los philosophes materialistas del siglo XVIII y XIX. Tiene en parte su justificación en la sociología del conocimiento de Robert K. Merton. Quien le da cuerpo, deslastrándola de toda ideología política o liberadora. Volvemos a las categorías sociológicas de Merton y Max Horkheimer y Freud. (Lo manifiesto y lo latente) aquel axioma o proposición incombustible, de que nada es inocente en sociedad. ¿Por qué una parte de la sociedad conectada solo es capaz de ver tan solo lo manifiesto a las prácticas empresariales de Gooogle. Y otra parte de la sociedad conectada, solo ve lo subyacente a dichas prácticas y las denuncia. (la ventana indiscreta de Gooogle) (…)?

Quiero hacer la salvedad sobre mi posición sobre el mercado. Para nadie es un secreto, que soy, hoy más que nunca, un amante de la sociedad de consumo, ¡viva el consumo! y de la sociedad de libre mercado y libre competencia y circulación de capitales. La sociedad abierta, es la impulsora en occidente del mayor desarrollo de bienestar y progreso y libertades jamás conocidas por la especie humana. El estado de bienestar es con mucha diferencia a otros tipos de sociedades y regímenes totalitarios, proteccionistas o socializados (comunistas). El mejor sistema de sociedad perfectible es la sociedad de libre mercado y competencia.

Google tiene el derecho de liderar el mercado y crecer sin límites si así lo decidiera, dentro del marco jurídico de leyes nacionales e internacionales. Eso no lo pongo en duda, tampoco la legitimidad de sus ganancias y de sus inversiones. Otra cosa es el planteamiento sobre la seguridad del Storage. El almacén de la humanidad virtual de la sociedad conectada. El control vigilancia y seguridad de nuestros avatares, de nuestra vida digital. El conocimiento generado por el estado de supeconciencia virtual, podría peligrar, la sola enajenación voluntaria o no de nuestra humanidad. No es un problema de voluntad o ético de las partes, quizás aquí vale aplicar el axioma de la Gestalt, el todo es un estado superior a las partes. (El todo es más que las partes) El estado de conciencia de la humanidad conectada, puede alterar el status quo, sobre el control de la poshumanidad como antihistoria. Dada la importancia, nada banal, sobre la estabilidad del Storage. La sociedad conectada es rica en paradojas, lo reitero nuevamente, La sociedad vertical ha creado el miedo al holocausto nuclear. Y la sociedad virtual el miedo al storage final.

¿Se agota la vida útil de YouTube?


YouTube Re-Imagined: 505.347.842 Channels on Every Single Screen
YouTube Re-Imagined: 505.347.842 Channels on Every Single Screen

La plataforma de video YouTube sufre de envejecimiento prematuro, el mejor invento de la era digital después Google, parce encogerse, poco sabemos sobre la fatiga de las plataformas y sitios webs de servicios masivos gratis. Algunas redes sociales, inexplicablemente, después de alcanzar un techo han rebotado en él, como si su naturaleza binaria fuese de goma vulcanizada. Algunos dirán que es el mercado que pone a cada cual en su justa dimensión, lugar y utilidad. ¡Ciertamente, no lo creo!

Las leyes y las formas que toma el mercado en entornos digitales, difieren en el “espacio tiempo” materia y forma por su especificidad inédita y por la naturaleza del medio; y cualquier medicina de mercadotecnia vertical de emergencia o ingeniería de resultados que apliquemos no funcionaran en la sociedad conectada. Como tampoco tendría sentido poner un pez a correr sobre la grama de un parque o en el jardín de tu casa. Digamos, por aquello de querer ser originales, que en ausencia de gravedad, nada que sea o este del lado del mundo vertical funciona en la sociedad conectada u horizontal.

Por increíble que parezca, hemos empezado tímidamente a ‘conocer’ las leyes que gobiernan el mundo digital. Es un proceso que se me antoja lento, traumático, a ritmo de ensayo y error. Es un golpe bajo para el ya maltrecho orgullo de los profesionales del márquetin y la publicidad, actualmente en plena estampida, tratando de alcanzar el último refugio, la isla de las galápagos, reducto de sociedad vertical. La euforia y asombro con la que veíamos crecer y expandirse casi sin límites conocidos por humano alguno a ‘las empresas’ de tecnología digital, videojuegos y redes sociales deja su impronta, sus primeras víctimas.

Al igual que en la teoría del ‘The Big Bang Theory’. Existe la creencia en la era digital de que las empresas de nueva generación digital se expanden sin límite, parecían cumplir las mismas tesis y leyes del modelo físico defendido por el astrofísico Stephen Hawking. Nos dedicamos durante todo este tiempo a contemplar y comer del jardín del edén, como obsesos, era el Maná, el regalo de los dioses. Nada ni nadie investigo ni cuestiono los límites del jardín, sus leyes, su comportamiento; fuimos incapaces de prever con curiosidad científica los nuevos medios, su naturaleza y sus límites. No hemos sido capaces de crear una simple teoría explicativa o especulativa, por arriesgada que esta fuera. Estábamos situados en la certeza ideológica, que todo era producto y más de lo mismo de la sociedad vertical, la gran hacedora y partera de progreso tecnológico. Para muchos. ¡Un ciclo más en el progreso de la humanidad vertical!

No
recuerdo haber leído de joven en ‘El suicidio’ de  Émile Durkheim, parte alguna que tipificara o hablara de los directores de marketing de la sociedad conectada o de publicista alguno. El suicidio intelectual y profesional, son hechos tan observables y verificables como tantos otros del amplio espectro de estudios de las ciencias sociales y documentados por el padre de la sociología, Durkheim. ¿Podemos decir que la sociedad vertical ya tiene su mar muerto?. ‘Los publicistas, los expertos en marketing, y los demás profesionales dedicados a los medios de comunicación, han perdido su poder y ya no son un grupo influyente y persuasivo. Ya no son ‘el cuarto poder’ El regalo de la llama de los dios se ha extinguido. Ya lo advirtiera Toffler hace algunos años: …“La aceleración del cambio no afecta sólo a las industrias o naciones, sino al hombre, enfrentándolo al “shock del futuro”. (Alvin Toffler)

Volvamos a la ‘The Big Bang Theory’ pero esta vez nos sería más útil, formular una nueva teoría inversa sobre la expansión del espacio, dado los últimos acontecimientos registrados en la sociedad conectada… Como vengo diciendo hace tiempo, la sociedad conectada es rica en paradojas y paradigmas.. ‘El espacio no se expande, se encoge cuando expira la vida útil para la sociedad conectada de un medio digital’ (Ley de la vida útil digital… Blog de Manuel Ponte) (…) ¡Toca reinventarse, adivinar o morir! Parecen decir los últimos movimientos o atajos realizados por el gigante e imprescindible YouTube. La rentabilidad y sostenibilidad parecieran tambalearse desde su adquisición en el 2006 por Google. Los fundadores de YouTube, Chad Hurley y Steve Chen, crearon el mejor invento desde la imprenta de Gutenberg, la píldora anticonceptiva y la minifalda. ¡Sin duda!

A pesar de su indestructibilidad, el gigante se encoge, parece envejecer prematuramente, los intentos por reflotarlo no han sido vistos con agrado por los millones de fans. El invento es bueno y necesario para la sociedad horizontal o sociedad conectada, no así el modelo de negocio o mejor dicho su explotación y rentabilidad, en manos de aprendices de Harry Potter.

YouTube, debería generar ingresos infinitamente superiores a las actuales ganancias, exiguas y peregrinas, producidas por la actual plataforma de vídeo. El marketing vertical no funciona, es algo que no termina de entenderse, por la miopía estandarizada o tradicional de las escuelas de negocios y marketing. El objeto de estudio del marketing se ha movido del centro de observación en el microscopio, hace ya mucho tiempo, y no se han enterado. Triste epilogo para los herederos de los vendedores ambulantes del Far west. (…) Sólo pedimos a lo John Lennon, que le den un chance a YouTube, como lo hacen millones de seres conectados cada día. YouTube es parte del ADN de la sociedad conectada.

Según publica el blog de la revista WIRED a través de Mat Honan: YouTube está intentando posicionarse en el negocio de ocio casero de la clase media y baja americana, “aburrida” después de salir del trabajo. El nuevo desafío de YouTube es competir con los canales por cable (…) Quizás sea un desatino más…! Existen por lo menos tres cosas que puede hacer un trabajador al llegar a casa, Una, quitarse los zapatos. Dos, ir a la nevera por cerveza y tres encender la televisión. Díganme una sola razón poderosa para que alguien cambie estos saludables hábitos reproductivos de sociedad urbana. Este modelo de comportamiento es la base del éxito de la mayor economía del mundo y el consumo. Paradójicamente a los nativos digitales, no les hacen falta dictados de comportamiento, hace tiempo que han abandonado el sofá o la poltrona y ya no digamos la televisión por los monitores conectados, full time, a la red de redes, y a las multiplataforma digitales. Los intentos por conquistar los hogares de los americanos, son una pelea estéril y un intento de asalto a las alcancías y los cerditos de barro (Hucha) encima de la nevera de la clase trabajadora. (…)

Qué es el YouTube Re-Imagined: 505.347.842 Channels on Every Single Screen. (…) “El viejo YouTube que conocíamos (¡y tal vez amado!) se ha ido. Nos dice el bloguero Mat Honan. Sera reemplazado por algo que es mucho más qué un juego-anywhere, red independiente del dispositivo multicanal. Se está convirtiendo en una red de cable para personas que no tienen cable. YouTube no quiere ver videos ya — no en el sentido singular, por lo menos. Quieren pegarse al monitor y ver lo que viene después. Quiere comenzar viendo el teléfono como cabeza y actividad principal después del trabajo, retomar nuevamente el televisor como método de relajación en la noche y luego ir a su contenido mientras está tumbado en la cama, y transmitir desde su tablet”. (Mat Honan)

El incombustible YouTube es patrimonio de la sociedad conectada, y pretender convertirlo en un valor sustitutivo de los juego-anywhere, de los hogares del Corn Flakes, la Coca-Cola y la caminata lunar, es por lo menos, sospechoso de desesperación y acorralamiento. Los dueños de la plataforma se han rendido, entregados a su suerte como odaliscas enamoradas, postradas ante el sultán o a los profesionales de los medios verticales del Far west. ¡Nada peor!. Una vez más están dando palos de ciego pero sin lazarillo de Tormes. (…)

Me niego a pensar qué Google este utilizando alguno de sus algoritmos especializados en censurar cualquier conversación en la red, que les sea adversa. Sería una política descarada de no retorno “No me gusta, no me agrada o no me conviene” son viejas prácticas del mercado. La propagación de rumores en blogs, redes sociales y/o conversación que verse sobre la fatal gestión de la plataforma de vídeo YouTube, parecen haberse esfumado, han desaparecido o son de difícil localización para los web-actores que utilizan el buscador Gooogle, a diferencia de cualquier otro tema que no toque sus intereses. El “Buzz” de la conversación horizontal, pareciera estar sufriendo de un ataque velado y de bajo perfil, imperceptible para los expertos y newbis. Tales prácticas de ser demostradas, causarían terribles consecuencias al todo poderoso Google y un daño irreparable a la sociedad conectada; basada en los supuestos categóricos de que las conversaciones horizontales deben ser honestas y compartidas y distribuidas socialmente en la red. Sería triste, muy triste que alguien no respetara las cosas de comer. (…)

 

YouTube, herramientas para el marketing del siglo XXI
YouTube, herramientas para el marketing del siglo XXI