“La galaxia Goebbels”


f2962f50e58cf4182a229773ac0a9f30“El Grácil bucle media”

El poder de un creativo es encontrar relaciones inesperadas e intempestivas, habitables a la imaginación y accesibles al conocimiento, allá donde nadie las buscaría ni las espera. Fue ‘Douglas Hofstadter’ el Premio Pulitzer, quien me rebelo las bases de mi viejo método de aprendizaje, y observación, en un precios libro intitulado: Gödel, Escher, Bach: un Eterno y Grácil Bucle. Qué tienen en común las obras de estos genios dispares y disímiles para la historia, que se comunican perfectamente en un perfecto bucle. Cómo explicar las ideas abstractas inmanentes a todo lenguaje, a todo sistema, a todo pensamiento.

«Todo sistema formal, todo lenguaje, todo programa de ordenador, todo proceso de pensamiento, llega, tarde o temprano, a la situación límite de la autorreferencia: de querer expresarse sobre si mismos «autogenesis no espontanea». Surge entonces la emoción del infinito, como dos espejos enfrentados y obligados a reflejarse mutua e indefinidamente» Hallar ese momento cero es la clave, y la aventura.

Recuerdo algunos episodios entrañables de mi niñez, por mi paso por la escuela. Recuerdo a un entrañable compañero de estudios: Jairo Elías Cuesta de quien aprendí a temprana edad el significado de: discurso político. El jodido compañero y amigo era un adelantado en todo, quizás un genio larvado y reducido por el método educativo ‘el sistema’. No sé que ha sido de su irreprimible vida. Me pregunto cómo es posible qué, a día de hoy, retenga en la memoria algunas frases geniales de un adolescente, por cierto colombiano.

Según él, todo discurso político que se precie de ello, es decir trascendental, comienza con un gran anuncio o verdad irrefutable: «Hay tres cosa fundamentales en la vida, que son: La primera, la segunda y la tercera; lo demás es susceptible de ser inventado, es el relato ideologico. Toda verdad en el fondo tiene una parte teatral, absurda e inesperada, no coincidente con la oficial; y si aceptamos por completo el pack, aceptas después todo lo demás como regalía al pack, es el relato del unicornio azul, recurrente.

Los hijos de la aldea global disponen de las herramientas necesarias para tomar el poder real, la conciencia, y el control, como nunca, del relato. El ciber atavismo politico, es un nuevo sujeto histórico a tomar en cuenta, un nuevo actor con representación horizontal «aquí, el sujeto histórico es un concepto que define a un ente social que es capaz de transformar su realidad y con ello generar historia»

En qué momento los espejos se encuentran como reproductores infinitos de la realidad, y cómo esa realidad se hace consciente y legitimadora del comportamiento. Son preguntas sobre fenomenología social, el cómo, el cuándo, el por qué y para qué. Seria largo de explicarlo, y no me apetece ahora.

El espejo de Goebbels se ha materializado como sistema formal, como lenguaje, como comportamiento horizontal, me refiero a sus principios y tesis sobre el control científico de la propaganda y la comunicación. No es una hipótesis capciosa, es observación empírica.  “Todo proceso de pensamiento, llega, tarde o temprano, a la situación límite de la autorreferencia: de querer expresarse sobre si mismos. La sociedad hiperconectda con sus medios líquidos de comunicación, logran materializar y reproducir idealmente las condiciones necesarias de las tesis de Goebbels en las redes sociales. El proceso de pensamiento de un ciber activista, es el espejo enfrenta al de Goebbels.

Cómo y qué necesitan los espejos para acoplarse: encontrar el huésped necesario, para su reproducción, no hablo de ideología, sino del proceso de pensamiento o lenguaje, capaz de satisfaces diferentes necesidades materiales, en la distancia y en el tiempo histórico; de querer expresarse sobre sí mismos, independiente a sus creadores, capaz de prender en otro relato inédito pero con los mismos fines, pero sin ideología correctora. Siempre he sostenido que: toda ideología tiene un punto de origen (Origin Point) y una zona cero de operaciones (Zero Zone) La galaxia Goebbels, no necesita de dichas coordenadas cartográficas, para reproducirse, ni las mismas condiciones materiales históricas.

La sociedad hiperconectda, se ha alineado a la perfección con el espejo de Goebbels, y su proceso creativo resolutivo, reproduciendo las mismas soluciones a los mismos problemas facticos de su tiempo. El control de la opinión pública. Los medios líquidos inteligentes clonan los once principios de la propaganda de Goebbels, no así su doctrina nazi o concepción politica del mundo. Adquieren un nuevo avatar instrumental, no ideologico.

“¿Qué es el medio líquido? Es un medio abierto de comunicación digital personal móvil e inteligente, democrática y flexible, de empoderamiento social y externalización horizontal del individuo, caracterizado por su fluidez, ubicuidad y omnisciencia, capaz de modificar la conducta humana y el ser social. Nada antes había modificado el curso de la evolución del hombre de forma más radical”

El ciberactivismo político en la comunicación horizontal, utiliza dichas herramientas inteligentes, con los mimos fines enunciados en los once principios de la propaganda de Goebbels, el control y la corrección de la opinión.  …Todo proceso de pensamiento, llega, tarde o temprano, a la situación límite de la autorreferencia, y de ser parte de otro proceso inédito, la galaxia Goebbels.

Anuncios

Religión horizontal sin Dios


Religión horizontal sin Dios

La política entendida como código abierto

Tenía pensado escribir sobre “la política entendida como código abierto” «open source» producto de una sociedad virtual empoderada, pero me he visto superado por otra idea recurrente que en principio creo, ayudaría a entender éste y otros fenómenos adscritos al discurso del cambio de paradigma social «sociedad disruptiva» «sociedad hiperconectada» Cabrían muchas más etiquetas «tags» y todas validas, pero ninguna explicaría la totalidad y armonía omnicomprensiva del todo. La sociedad como religión horizontal sin Dios, y la política como código abierto, manifestaciones del cambio de paradigma.

Surge la necesidad de hacer comprensible la sociedad como personalidad sometida a una nueva humanidad hiperconectada y virtual. Una cosa es el cambio social y otra muy distinta el cambio de paradigma de la sociedad a otra cosa «Nuevo avatar» La tarea científica es identificar, explicar y definir esa otra cosa y enunciarla. La idea no es mía, ya la formulara Albert Camus cundo decía esto: «El marxismo se ha convertido en una religión horizontal sin Dios, en una doctrina, en un dogma de fe, en una religión sin trascendencia, sin más allá, sin Dios». El centro de esta religión no es «el hombre» como objeto de la creación; tampoco el individuo en términos históricos y objeto de derechos y deberes. Es la política, la sociedad y los pueblos «La sacrosanta opinión pública»

Hace tiempo que utilizamos un decálogo de categorías históricas caducadas, y lo más dramático de ello, inocuas. La izquierda, la derecha y el centro demócrata, han sido vaciadas de representatividad efectiva, de contenido. Ahora estas y otras categorías solo existen en una misma dimensión virtual, la sociedad horizontal. De ahí el grito de ¡No nos representan!

«La rebelión humaniza al hombre, liberándole de sus ataduras a los mitos; la revolución, en cambio, sustituye un mito por otro e intenta divinizar al hombre por y a través de la historia: “El socialismo —dice Camus— es una empresa de divinización del hombre y ha tomado algunos caracteres de las religiones tradicionales”»

Estamos ante una nueva rebelión inédita contra la rigidez de los «tótem y los mitos» Las constituciones y las leyes se perciben como modelos de sociedades arcaicas pres-digitales, analógicas. Se impone la racionalidad de «queremos decidir» las sociedades y los pueblos, y no los individuos, son los sujetos de derechos. La contracultura horizontal de si se puede, dinamita el mito decimonónico universal de individuo como categoría histórica y sujeto de derechos.

Las constituciones se perciben como obstáculos para el nuevo modelo de sociedad horizontal en constante «Transformers»  la sociedad sometida a las presiones plebiscitarias son modelos de supra-estados desestructurados, anárquicos en las ideas y pragmáticos en los fines. Sociedades hedonistas sin individuos, es el estadio suprior de la sociedad horizontal sin Dios, y esta vez sin individuos, sin el hombre como centro de la historia.

El individuo no existe, ni como nuevo mito dialectico de la historia, ni como concepto en una red social, lo que dificulta a mí entender el no poder conocer la personalidad del “consumidor” “Lo mismo vale para el ser social de la política» Cabe preguntarse por el lugar del individuo dentro de un universo tan grande de supra entidades complejas e hiperconectada. No confundir entidad con individuo, existen los avatares no individuos. Un avatar no es un individuo es una entidad perteneciente a una superconciencia compleja y diádico, la sociedad de los (0_1) los «seres digitales» que diría Nicholas Negroponte, el fundador del Laboratorio de Medios «Media Lab» del Instituto Tecnológico de Massachusetts MIT.

La creencia embebida de una naturaleza y unas leyes que emanan de las sociedades y los pueblos ha tomado entidad propia «conciencia» cuerpo y representatividad en los movimientos políticos de nueva factura. Y digo factura y no generación, porque esta no se ha terminado de gestar. En fraseología Marxista diría, que la sociedad horizontal es partera de la historia. Y la sociedad vertical «prehistoria»

Para Sigmund Freud, el estado natural de la sociedad era la neurosis, como consecuencia de la inmersión cultural o transición del mono a hombre. Pero qué sucede cuando la sociedad te permite hacer lo que imaginas sin miedo, sin restricciones, sin tabú. Es la nueva versión de sociedad horizontal sin Dios; la cyberorganización de la humanidad y los entornos digitales nos permiten cuestionar los modelos rígidos, entornos no amigables, no permeables. El poder trasformado como ejercicio de la Política y no a la inversa. Si el poder es un ejercicio horizontal, se podrá sobrescribir en ella, es la idea colaborativa de la política como «código abierto» la constitución y las leyes en constante mejora y versionadas como el software.

La idea de Albert Camus, y sus premisas históricas sobre la humanidad se ven superadas más allá del individuo, aquello de: «La rebelión humaniza al hombre, liberándole de sus ataduras a los mitos» se ha cumplido con matices. La nueva rebelión rompe las ataduras con las ideas de Montesquieu y John Locke «viejo mito». La separación de poderes contradice el poder horizontal como ejercicio abierto y democrático, y en constante versionado popular. El gobierno de los pobres por los pobres, es horizontal. Es el  discurso derivado de la sociedad hiperconectada como nuevo avatar de la humanidad sin Dios, y sin individuo.

Los movimientos electorales basados en los 144 caracteres y el trending topic, son parte de la cultura nativa revisionista del «enchantment factor» de la sociedad conectada y del culto al «Followers» auténticos motores de la social media y la conversación horizontal. Los prosumidores «consumidores y productores» son los responsables sociales de esta nueva rebelión horizontal sin Dios. De ahí que los movimientos ciudadanos se desmarquen de la izquierda y la derecha política estigmatizada por el poder no versionable. Se impone la democracia líquida, monitorizada, como nueva personalidad social. Democracia horizontal plebiscitaria, nuevo mito nuevo orden.

Un mes y poco más, es lo que he tardado en corregir mi teoría sobre «la democracia monitorizada» donde afirmaba lo siguiente: «…Me complace hacer una analogía del comunismo y su etapa evangelizadora, con la promoción del individuo por encima de las leyes. Solo el individuo decide sobre la oportunidad de una ley, si esta le representa o no. No existen leyes objetivas que nos representen. Su universalidad se aleja de mis necesidades individuales; contra mayor sea su grado de universalidad, mayor es su distancia a mis necesidades individuales ¡No, no me representan!»

Los teóricos de la democracia deliberativa como «Jürgen Habermas» argumentan que las decisiones sólo pueden ser legítimas si llegan como consecuencia de una deliberación pública por parte de la ciudadanía. La democracia deliberativa es una de las fuentes filosóficas de la democracia horizontal. La primera se ampara en la división de poderes, y en la perfectibilidad de la democracia. La segunda niega la legalidad y legitimidad parlamentaria como forma de gobierno e inclusive el estado de derecho. Lo deliberativo pasa hacer democracia en caliente, Y la opinión pública, el verbo de la religión horizontal sin Dios, y sin individuos, solo entidades complejas en conversación horizontal.

¡La muerte del individuo!

Afirmo que existe una correlación entre la muerte del individuo, hasta ahora centro de la humanidad conocida por las ciencias políticas y de la comunicación, con la sociedad horizontal sin Dios. La sociedad liquida «Democracia monitorizada» rompe los enlaces con la sociedad de los viejas teorías y los mitos sobre el individuo. La sociedad horizontal descubrió que se podía pertenecer a una entidad superior al de las leyes y los estados. Se reclama una sociedad liquida basada en los entornos digitales, una sociedad personalizada versionable y «Open Source» donde todos podamos sobrescribirla y editarla. “Que nos represente”

«No sigas a la mayoría para obrar mal»

En que difiere el concepto inacabado de «Hombre-masa» del filósofo José Ortega y Gasset, al de Herbert Marcuse, Bertrand Russell, e incluyendo al de Umberto Eco, con el de «sociedad sin individuos» La evolución o quizás más bien metamorfosis, observada desde diferentes campos del conocimiento del concepto hombre -masa e individuo a través de las teoría reciente, nos aporta evidencias sobre un constructo basado en el individuo, sujeto ideológico, y centro del socialismo histórico. “El socialismo —dice Camus— es una empresa de divinización del hombre y ha tomado algunos caracteres de las religiones tradicionales”

«El hombre-masa de Ortega y Gasset, es producto de una época que se caracteriza por la estabilidad política, la seguridad económica, la comodidad y el orden público. El mundo que rodea al hombre no le mueve a limitarse en ningún sentido sino que alimenta sus apetitos, que en principio pueden crecer de forma indefinida» Alguien puede hoy seguir validando este concepto. ¡En él falla todo! En la actualidad nada de esta definición de hombre-masa es objetivamente observable. Hacer política en la sociedad hiperconectada con tipos ideales, es no atender los semáforos.

Nota:  Vean este vídeo impecable que desmonta las dos vertientes antagónicas populistas del siglo XXI. Los Apocalípticos vs. integrados, radicalismo de Izquierda y de derecha cebándose en la pobreza como justificativos del totalitarismo…

¿Quién le teme a Marx?


el capital de Marx y la papelera
Carta a un discípulo

Estimado, me preguntas sobre la papelera de reciclaje virtual de la sociedad conectada. Me preguntas sobre una red semántica algo así como de que están hechos los mecanos de los mitos urbanos… Te recuerdo que hasta hace muy poco existía la creencia científica basada en la leyenda extravagante, extraña del cordero vegetal de Tartaria. Los antiguos griegos fueron los primeros en tener la loca idea de que podría crecer un cordero de la tierra, con un tallo atado a su ombligo. Hasta bien entrado el siglo XVIII, se afirmaba en los libros de ciencia y en las universidades tal existencia, confundida con la paleo-creencia Hindú del origen de la planta del algodón…

¿Por qué Marx no puede ser Marxista? ¡Y me lo preguntas ahora! Ha pasado tanto tiempo de óxido y cenizas arqueológicas de las ideas… que los restos de ADN de las cosas materiales e inmateriales están esparcidas e irreconocibles en sus restos biológicos… Como marxistologo que he sido (estudioso del marxismo), y no como marxista de Groucho Marx… Interpreto en tu pregunta un origen antropológico, entre el mito y los antiguos mantras. Marx, marxista es una interpretación sesgada, no basada en los textos de Marx. Tampoco se desprende de una alambicada interpretación sibilina, exquisita, o revelación hermenéutica de sus tesis. En sus libros no hay textos sagrados, hay ciencia, hay materialismo dialéctico como método de análisis… Te puede gustar el método o no, cuestionar sus resultados, pero sigue siendo ciencia… ¿En qué contexto dijo Karl Marx -No soy marxista? Aún podemos hablar sin histerismo. ¡Espero, espero que sí!. Ni encasillamientos sobre Karl Marx. ¡Por supuesto que sí!. Compartamos o no sus ideas, su filosofía y su ciencia política. Marx y Engels, se enfrentaron a los determinismos históricos y a los encasillamientos políticos y dogmáticos de la Internacional Socialista, donde cohabitaban con sus enemigos más acérrimos por el control del mercado de las ideas y la política… Negando el dogma mayor del Marx, marxista: De ahí la diatriba, si era o no Marx, marxista. Marx no era marxista, ¡Marx era tan marxista como: Igual que Cristo no era cristiano, ni Freud freudiano.

Ello no implica renunciar a su “ideología” concepto que tengo bien encomillado, cuando diserto sobre Karl Marx, todo lo contrario: Además hay que tener cuidado con el concepto de ideología elevado al trámite de categoría urbana… Es un concepto con el cual solemos dispara fácil y acertar poco. El marxismo es ‘la ciencia que denuncia a las “ideologías” como encubridoras de la verdad’, como creadoras de falsa conciencia. El marxismo se presenta así mismo desde sus escritos, como ciencia y filosofía dialéctica y filosofía de la historia… Léase todo sobre la plusvalía del conocimiento y sus aportaciones a la psicología social de ‘Herbert Marcuse’…

Es la primera filosofía social en presentarse como ciencia que formula su fecha de caducidad. Es una ciencia valida mientras existan las condiciones materiales que la generan… Superadas las condiciones materiales históricas, esta ciencia se agota en si misma… Del Carl Marx, Marxista fue explicado tanto por él como Engels a su amigo ‘Jose Bloch’: ”Según la concepción materialista de la historia, el factor que en última instancia determina la historia es la producción y la reproducción de la vida real. Ni Marx ni yo hemos afirmado nunca más que esto. Si alguien lo tergiversa diciendo que el factor económico es el único determinante, convertirá aquella tesis en una frase vacua, abstracta, absurda, ideológica… (Londres, 21- [22] de setiembre de 1890.)

…Somos hijos de la vaguedad más que de la exactitud y el rigor… Somos materia del mínimo esfuerzo, animistas del conocimiento. Le tememos a las ciencias por sus sombras, más que por sus luces…  El problema no está en las armas, sino en quien las carga, es el principio de toda ciencia… ¿Las ciencias no encubren develan, al contrario de las ideas, el dogma y la ideología…

Una Banana, también llamada ‘Musa paradisiaca’, en las manos de un homínido lo reconforta, tiene una función química Inmunosupresora. Una banana en el árbol es un incentivo a la imaginación, al trabajo y a la ciencia en construcción… Toda sociedad es una distribuidora de bananas, la satisfacción de los voraces apetitos mantiene el control y aleja el conflicto. Las necesidades reales y las falsas necesidades tienen su origen en el control de la Musa Paradisiaca…

Las ideas son como los matrimonios, duran mientras dure el amor. Y cohabitan en equilibrio, mientras la fuerza de la costumbre no conspire contra la integridad del otro… La ruptura epistemológica hace las funciones de divorcio… ¿Quién le teme a Virginia Woolf? Es la eterna historia contada y reproducida miles de veces en todas las culturas conocidas hasta ahora. Es la historia de un matrimonio que se odia a muerte. Los marxistas y los no marxistas. Ambos conocen perfectamente los puntos débiles del otro. Marx es George un profesor universitario alcohólico y Martha es la no marxista una mujer frustrada y dominante, con muy mal carácter.

Dependiendo de la red semántica en la que caiga tu avatar, o del isomorfismo intelectual que tengan las ideas en común con otras corrientes de pensamiento dicotómico, Izquierda y derecha, ON, y OFF. La carga positiva de los extremos es ideología… La red semántica se encarga de hacer soportable o justificable las condiciones materiales y reproductivas del sistema… Es una neo interpretación binaria del materialismo histórico… Algo chapucero, porque no me apetece salirme por ahora de la mega papelera virtual de reciclaje de la sociedad conectada… Mejor te lo explico por teléfono… Me temo que siempre habrá un Edward Snowden, dispuesto a sapearnos…

[…]

“La sociedad Tipp-Ex”


(Del ser cuantitativo al ser cualitativo de la sociedad conectada…)

Esta semana la he estado dedicando en mis tiempos libres a investigar, escribir borradores y reflexionar sobre la relación “sociedad y personalidad” en la sociedad conectada. Es un tema que considero controvertido y esencial, desde su definición como objeto tradicional del cambio social y de investigación; por la afinidad con otras ciencias especulativas que se adjudican desde hace décadas la propiedad sobre la descripción del cambio social. Antropología social, filosofía, sociología, psicología, economía política y ciencia y tecnología… Es amplio el prontuario de especulaciones y especuladores, unos más que otros profundizan en la adivinación, y unos más que otros en la mera descripción fenomenológica del cambio.

Tipp-ex_m_Mom_0

El oficio de Casandra se ha instalado en cada una de ellas… El don de la profecía, el don de Casandra no ha cesado en quienes pretendemos más que describir el cambio social, pretendemos adelantarnos al mismo, a su predicción. (…) De esto y de aquello, van estas reflexiones para este Blog…!!!

…Vivimos instalados en la mayor cruzada cainita conocida por la humanidad occidental. Constituida en formato lobbies o grupos de poder y presión: freak, fanáticos, extraños, extravagantes, estrafalarios, ambiguos e intolerantes, integristas y antisistema. Es parte de “La sociedad Tipp-Ex” Una generación nativa del mundo globalizado, con una percepción reduccionista y mediática de la sociedad como objeto reconfigurable al alcance de cualquiera, producto de la sociedad conectada. ¡Claro está! La sociedad reducida a plataforma a objeto personal, a drivers, a smartphone. La sociedad transformers”, maleable, custom “customize”, editable y observable por todos. ¡Linkable!

Hablamos de seres con conciencia de prosumidores, con la percepción divina de omnipresencia, de ubicuidad y reservorio de la moral y el bienestar social, poseedores de un destino y un mensaje… La percepción integrista de un mundo rectificable al alcance, sobre el cual reescribir a nuestra imagen y semejanza la humanidad. ¡El don del creador instalado! Es la cultura del predicador desnaturalizado, sin líderes; el evangelizador, el zaratustra del siglo XXI horizontal, el vigilante de la playa, con un pincel de corrector de Tipp-Ex. (…)

Es una conciencia anárquica y light, ambigua, reduccionista de la realidad, prístina y encriptado en el mesianismo decimonónico. Pero eso sí, muy funcional para el sostenimiento de la superconciencia horizontal y binaria de la nueva humanidad digital. Hemos pasado de ser una sociedad escrita a una sociedad escribible. De seres cuantitativos unidimensionales, a seres cualitativos horizontales… De ideas sin movimientos, a movimientos sin ideas… ¡No me caso con el Tipp-Ex, ni con el Tippeador de sociedades!

La capacidad instalada de falsa ilusión, en los militantes de la sociedad Tipp-Ex, es directamente proporcional al crecimiento de la masa conectada. La creencia en la extrapolación del bienestar que sufrimos, (disfrutamos) en las redes sociales, hacia el mundo real. De lo virtual a lo real, es algo más que una fuga de bits al mundo real. Es una sensación de placebo y un orgasmo, una sensación nunca vivida por la humanidad de los homínidos superiores. El choque entre modelos, se traduce como sociedad indignada. Cuando lo virtual, se convierte en nuevo avatar, cuando lo virtual supera en horas al mundo real, surge la sociedad en forma de indignación. Un tipo de realidad entra en conflicto con la otra, generando malestar, y un nuevo estado de conciencia horizontal. ¡Una forma evolucionada de antiglobalización! Nacida de los bits. ¡Surge una nueva militancia! Y una cyberorganización de la humanidad conectada.

Dichos roles eran reservorios exclusivos, estuarios de los partidos políticos y de las elites intelectuales, políticas y económicas de la sociedad vertical. La ruptura con la continuidad histórica de la humanidad tal cual la conocíamos y la percibíamos. Es una revolución en frio y silenciosa. Tendrá sus consecuencias, en términos de adaptabilidad radical. La ruptura epistemológica con la dependencia de un mundo dividido en productores, consumidores y meros espectadores, llamadas audiencias. Ya está dejando su impronta, la superconciencia horizontal y binaria. Una nueva evolución de la inteligencia humana, después de la revolución del lenguaje en los homínidos.

Lo virtual, configura un mundo de nuevas realidades y avatares, un muevo modo de producción emotivo ‘awesome’. Así como una nueva dependencia de relaciones universales horizontales. Lo político, lo jurídico, lo moral, y la propiedad, cobran una nueva idea y dimensión del orden de las cosas. “El ser social, ya no condiciona la conciencia social de los individuos”. El mundo material, como reproducción del orden social, es decir, la estructura material ya no condiciona el mundo de la superestructura. El orden imperante como justificativo del mundo, ha volado por los aires. La sociedad virtual desmonta y dinamita el orden como mundo vertical y lo desmitifica como razón, como personalidad social del individuo, sujeto del ser social. Lo virtual como motor de la historia digital. (…)

El materialismo histórico, pareciera que ya no encontrara, al sujeto histórico. Un siglo de predica y dogma de dominio marxista en las ciencias sociales esta por expirar, por cumplir sus plazos. Estamos ante una nueva fenomenología del conocimiento, aun por describir. Quizás Herbert Marcuse, fue quien nos acercó más a una descripción objetiva del cambio social. En términos de sociedad y personalidad. A mi entender, Para Marcuse, la dialéctica se puede dar de formas inversas. Puede darse en ambos sentidos, tanto desde el sujeto dominado, como del lado del ser social como dominador material, como racinalidad tecnológica.

“…No sólo es racional adaptarse sino razonable y conveniente porque no hay escapatoria personal. No hay lugar para la autonomía “y las diversas funciones de la razón convergen en el mantenimiento incondicional del aparato” (Herbert Marcuse).

¿Cómo llegó a constituirse esta racionalidad tecnológica en el pasado, en sistema de dominio? … Según Marcuse la sociedad industrial avanzada ha quedado integrada en ellas, como todas las dimensiones de la existencia humana en una sola. Para Marcuse: El individuo había sido anulado por la sociedad… “la sociedad unidimensional habría integrado todos los opuestos… habría eliminado toda oposición radical aislándola en sus filas. Para preservar el statu quo…

Aunque para Marcuse, el “poder de la maquina” es sólo poder humano almacenado. El hombre perteneciente a esta sociedad, es un hombre unidimensional, es un ser cuantitativo cuya meta es el consumo, cuyas necesidades están falseadas por la sociedad vertical… Para conseguir eliminar esta “personalidad” como miseria de este devenir. Sería preciso denunciar la irracionalidad de esta civilización vertical, de este sujeto histórico, como personalidad alienada y alienante, como sociedad y personalidad. (…)

La sociedad conectada, como nueva personalidad dominante, ha roto con el viejo modelo de personalidad vertical, del mundo almacenado como sociedad unidimensional, como falsa realidad. La irracionalidad de su irracionalidad, el ciclo de este devenir como miseria, encuentra resistencia en la sociedad horizontal, la sociedad conectada. La sociedad virtual, como negación del hombre unidimensional integrado en un modelo de personalidad cuyas metas y miserias son el consumo y la pasividad. ¡Seres en sí, y no para sí…!

“Si el problema no es la técnica, sino el sistema que ha universalizado su lógica, entonces la salida no es oponerse al progreso técnico, sino a los intereses que subyacen a ese progreso, que en el capitalismo como “sociedad vertical”, se reduce a la acumulación de capital. El interés principal no es el progreso de los seres humanos en libertad y felicidad, sino el progreso en la dominación…” (H. Marcuse)

La sociedad Tipp-Ex como afición, “get a hobby” como estilo de vida digital en las redes sociales y en los blogs son las partes más visibles de un estado protosocial en eclosión. La disgregación del hombre cuantitativo, del hombre unidimensional mracusiano, producto de la racionalidad tecnológica. Alcanza su madurez racional, como miseria de la historia. La sociedad horizontal es un estadio superior de la historia vertical o quizás el principio del final de dicha historia. La sociedad del individuo en red, desmonta y denuncia como hobby, como sociedad Tipp-EX a la unidimensionalidad del hombre. Es el triunfo del individuo a la racionalidad de la humanidad vertical. Hemos pasado de las ideas sin movimiento al movimiento sin ideas. ¡Get a hobby!

Parte (I)

Papá era un WhatsApp.


Papá era un Rolling Stone o también valdría decir, dada la alta volatilidad de nuestro entorno digital y vida conectada. ¡Papá era un WhatsApp! Todo trascurre tan vertiginosamente, que bien nos valdría medirlo en bits por segundo (bps). Nuestros sistemas de medición, también arrojan información valiosa sobre nuestra condición humana en el cosmos, y como nos relacionamos con él. Las claves están en la Antropología del hombre. ¡No hay más!

pacman prehistoric

La noticia sobre la adquisición del código fuente de varios Videos juegos históricos, por parte del Museo de Arte Moderno de NY.  No me sorprende en absoluto, por lo contrario, me hace reflexionar, sobre la sociedad conectada y nuestro nuevo avatar. “Antonelli, en su artículo, asegura rotundamente que los videojuegos son arte, pero también diseño, un campo en el que el MoMa, El Museo de Arte Moderno, se ha distinguido por la cobertura que le ha dado a lo largo de su historia. La curadora va más allá, y ensalza la belleza del diseño que no se ve, el del código informático, que es el que ha adquirido el centro”.

Los cementerios tecnológicos han irrumpido en nuestras vidas, han llegado para quedarse, están por todas partes, están dentro de nuestras casas, en nuestro trabajo, en el ocio, en nuestro avatar. Pero para los nativos digitales, siempre han estado ahí. Son parte actual de su paisaje urbano y de la sociedad conectada. Los cementerios, “tecnológica and digital cemeteries” han sido convertidos  en objetos de deseo, por museos, galeristas y agencias de subastas y fineart. Ya hable de ello hace años, en un articulo para una revista universitaria científica “La sociedad como código fuente”( Universidad de Chicago)

También la ‘polución’ vendría a formar parte de esta inédita estética y comportamiento “paradójico” de la sociedad conectada. Los deshuesaderos tecnológicos convertidos en yacimientos arqueológicos. Como la antigua Grecia lo fuera para el Renacimiento, sus yacimientos, excavaciones y descubrimientos. Un vídeo juego o un Joystick, una consola  Atari;  son objetos ejemplares, de la era del clasicismo digital, todos ellos son objetos de producción industrial. Son Producto y reflejo de la sociedad industrial avanzada. Herbert Marcuse, la llamaba, Sociedad Opulenta, sin más, sin nombrar a la escombre, como trasformadora del nuevo ser social.

En antaño, los objetos industriales y de consumo, se convirtieron en musas de artistas urbanos, conocidos como artistas del Pop-art, Street-Art, Op-art y el Cinetismo. Ello ya es historia antigua. El arte y los artistas, con nombre y apellidos, son sustituidos por las marcas industriales de los chips. Los Artistas, los iconos y los Ismos, son modelos de una sociedad descatalogada. Perteneciente a la papelera de reciclaje digital de la humanidad horizontal y conectada.  Los viejos valores estéticos, son desalojados, extrañados de sus sagrados doseles y pedestales de la sociedad vertical. Son sustituidos por una nueva escombrera del mundo digital. ¡Ups! ¡Desolador, pero no menos emocionante!

La relevancia y transcendencia para la humanidad conectada en busca de sus raíces. No es un hecho aislado, responde a la fenomenología de un proceso de reversión cultural, en términos antropológicos. El Génesis, ahora entendido  y descifrado como tecnología trasformadora, creadora y partera de la sociedad conectada; es parte de la superconciencia digital. En la sociedad conectada, el hombre ya no es el centro y motor de la creación. Ya no es el gran hacedor, el gran artesano de la humanidad, de su ciencia, su tecnología y su arte. Estamos ante un nuevo humanismo. (…)  La sociedad digital, es el nuevo Copérnico, que desmonta nuestra cosmología, la manera de cómo veníamos interpretando el mundo. La sociedad conectada revela el nuevo motor de la historia.

Ya, aquel “tonto”, aquel “pirado”, con habilidades excepcionales e intrínsecas, y admiradas por todos en la caverna; que rayaba y pintaba, a diestra y siniestra las paredes, con sangre de animales y carbón; hace tiempo se quedo sin oficio. Ahora todos rayamos y pintamos por igual, como él. Todos en la caverna digital dejamos de ser meros espectadores. Estamos en la caverna de los primeros “prosumidores” del planeta.  Somos consumidores y productores a la vez. Lo que modela una nueva forma de percepción de la realidad y constituye un nuevo ser social. Una autentica mina de oro, inagotable para la Sociología y la Antropología de la sociedad conectada.

Con la sociedad conectada. El énfasis de internet y de las tecnologías digitales y su avasallante universalidad como medios, son completamente diferentes a las del pasado reciente de sociedad vertical. La conectividad hace hincapié en la inmediatez, la simultaneidad, la eventualidad, la subjetividad, la velocidad y sobretodo la conectividad como factor acelerante del cambio social, hacia una humanidad horizontal de prosumidores. “Un nuevo espacio, dónde la indignación y la solidaridad, duran lo que tienen que durar, ¡Un golpe de clic! ¡Like Button!.

“El Museo de Arte Moderno. El MoMA, ha anunciado la compra del código fuente de 14 videojuegos, los primeros de una lista de 40 que se irá completando en el futuro, según ha escrito Paola Antonelli, en el blog del museo. Entre las actuales adquisiciones se encuentran juegos históricos como Pac-Man (1980) y Tetris (1984) pero también recientes, como es el caso de Canabalt (2009). La lista completa es la siguiente: Pac-Man (1980), Tetris (1984), Another World (1991) Myst (1993), SimCity 2000 (1994), Vib-ribbon (1999), The Sims (2000), Katamari Damacy (2004), EVE Online (2003), Dwarf Fortress (2006), Portal (2007), flOw (2006), Passage (2008) y Canabalt (2009)

Antonelli anuncia que también pretenden adquirir los siguientes juegos: Spacewar! (1962), Odyssey console (1972), Pong (1972), Snake (1970), Space Invaders (1978), Asteroids (1979), Zork (1979), Tempest (1981), Donkey Kong (1981), Yars’ Revenge (1982), M.U.L.E. (1983), Core War (1984), Marble Madness (1984), Super Mario Bros. (1985), The Legend of Zelda (1986), NetHack (1987), Street Fighter II (1991), Chrono Trigger (1995), Super Mario 64 (1996), Grim Fandango (1998), Animal Crossing (2001) y Minecraft (2011)”

El paso dado por el museo, probablemente el más prestigioso del mundo en su categoría con obras en su colección permanente de artistas como

De Sandro Botticelli a Picasso y de Tretris a Pac-Man y Donkey Kong, es casi un choque de civilizaciones. Del pincel de pelos de castor al código fuente. Supone dar a los videojuegos una trascendencia y categoría artística que no habían tenidos hasta hace muy poco. La sociedad conectada y horizontal ha roto con los siglos de dependencia y de exclusión de las masas a la “creación artística”. Ante el Instagram, el photoshop, el iPhone y las plataformas de usuario, no hay pincel ni caballete que les haga sombra. Se impone la estética del código fuente. El arte como fenómeno de la sociedad horizontal (…)