El publicista online


El muerto, la tumba y el sepulturero «Prensa, Internet y publicidad» especies de naturaleza disímil entre sí, e incapaces de renunciar a su hábitat, la zona de confort, renunciar al paisaje y la herencia de la charca cenozoica de los tiburones. “Hoy el individuo es un sujeto colectivo, ‘horizontal’ los nuevos individuos son: la social media, sin audiencias, sin representación demográfica, sin muestreos demoscópicos, y sobre todo, sin espectadores. De ahí que Internet se haya convertido en la mayor tumba de la historia para los medios de comunicación social tradicionales” Emigrar a Internet (el medio) con todos los trastos o bártulos a cuestas sin renunciar a nada, son parte de las causas de la muerte de la prensa online.

La función de uno define las deficiencias del otro, uno explica al otro, uno define al otro. El muerto necesita la tumba, como la tumba al muerto; el enterrador cumple la función social de hacer real el final, certificarlo, terminar la historia.

No cambiar el modelo mental (conciencia) no es un síntoma, es más una consecuencia indefectible de la muerte. Estoy convencido de estar en presencia de un cadáver, de ahí qué hablemos del muerto y no de un paciente y sus síntomas. No podemos especular sobre los síntomas, porque los muertos no las padecen. Hablar de las causas es parte de una investigación forense.

La publicidad online y el marketing de los periódicos online están yendo demasiado lejos con sus viejas prácticas agresivas, ajenas a los tiempos y a los usuarios, cada vez más evangelizados sobre las normas no escritas de convivencia y navegabilidad en la red (respeto y honestidad) El problema comienza cuando tienes que preguntarte: qué vaina es el respeto y la honestidad en la social media; inclusive: qué es la social media y como afecta el modelo de negocio.

«Un medio de comunicación social online (prensa) puede morir por tres causas, bien por desconocimiento del medio, también por falta de publicidad, y especialmente por culpa de la publicidad»

La publicidad online es ineficaz, por vulgar, por intrusiva y por sodomita; a menos que los ‘social media’ se hayan convertido en sadomasoquistas. El abuso en la publicidad ‘Interstitial / Layer’, es un insulto a la inteligencia, y sobre todo a la paciencia de los ‘usuarios’ cansados de ser sodomizados por el marketing tiburón. De hecho no debería de existir como soporte ni recurso publicitario. Los cigarros explosivos n o son graciosos. No conozco que se hagan degustaciones de estos cigarros en los centros comerciales.

«El individuo ha sufrido un proceso de externalización (fenomenológico) es parte de una conciencia superior a él ‘post-individuo’ ahora el sujeto percibido en la ‘social media’ como sujeto racional del pensamiento exteriorizado; es un intento de tematizarlo, es decir, convertirlo en cosa, objeto o ente, parte de una realidad virtual» No se analiza al individuo (personalidad) sino al sujeto tematizado» Es evidente que la demografía basada en el individuo queda vacía de contenido.

La rigidez de la prensa online (rígor mortis) solo hace que Internet sea su tumba, el gran hoyo, con la colaboración necesaria del enterrador, la publicidad tiburón, el viejo modelo. No han entendido dónde está el negocio en Internet, como hacer rentable un periódico online.

Un medio de comunicación vertical no puede realizar una mudanza a un medio líquido, porque carecen de empatía y de los grandes motores históricos de la sociedad conectada, «The enchantment factor and the likeability factor». Necesarios como las branquias para los peces, donde los actores son editores y consumidores empoderados, entre muchas otras cosas que proporciona la sociedad hiperconectada, y los nuevos avatares horizontales, dónde la norma es compartir, honestidad y transparencia, sin la mediación de los señores tiburones.

Anuncios

El futuro es fan, el futuro es friki


c2755bbd3bb36b8a340557498be60ae9

La tragedia se cierne como una sombra alargada, tan densa que se podría trocear; avanza imperturbable sobre la sociedad formal «sociedad vertical» Empezó como cultura folk urbana, luego como mediática, y ahora como maldición política. Todos corren en cualquier dirección, desorientados, diría, en estampida cuadrúpeda (despavoridos). Algo ha tocado el nervio de la sociedad aletargada, del «deber ser de las cosas» y la estabilidad emocional. El ascenso del hombre friki en política, «el freak-man», es la viva imagen de “Tommy”, el friki del «Pinball Wizard» el iluminado que se alza sobre un cerro de chatarra de máquinas de «pinball». El ídolo de las masas enfebrecidas de una nueva era. (La política del «friki», representada como un video juego de rol).

El empoderamiento de una nueva generación de magos de las máquinas inteligentes «machine Wizard» ha entrado a controlar el mercado. La «social media» es la herramienta por excelencia del mercado. La otrora política basada en el ciudadano de «Rousseau», sólo representa la mitad del electorado (del mercado). La otra mitad no pertenece al  «imperativo categórico de ciudadano» Las fuerzas que tradicionalmente cohesionaban a la sociedad como un «todo» indivisible, ya no sujetan las conciencias, ni las emociones. El concepto de ciudadano, ya no es una unidad política representativa, ni valorada como sustantivo. El friki remonta su dimensión virtual, a la política en un acenso de calidad y poder real.

Los resultados electorales para las europeas 2014, resultaron ser una puesta en escena de modelos de sociedad friki emergentes, disruptivos; no de modelos políticos convergentes reales y viables. Las europeas se han convertido en la «Expo de la política friki». La falta de evangelización sobre la sociedad hiperconectada, en la «clase política española y su dirigencia», traerá consecuencias a mediano plazo. Aletargada como iguanas tendidas al sol, ajena a los cambios y a la historia “que se presenta como tragedia”

El viejo politburó, convertido en «petit comité» vive en su propia burbuja retroalimentada por la vieja trova, anclada, o varada en el continuismo del método. El método cartesiano ya no funciona (Si ayer fue bueno el método, por qué no puede serlo hoy) Si se atreven asomarse a la ventana, podrán ver al iluminado, “Tommy” «la social media que se alza sobre un cerro de chatarra de máquinas de «pinball». El ídolo de las masas enfebrecidas de una nueva era, de sociedad horizontal, social-media.

Hablarle al ciudadano hoy, dirigirnos a él, es lo más parecido a una carta sin destinatario. El problema quizás no sea tanto el mensaje, sino el método elegido, y a quien le hablamos. Olvidamos las profecías de Marshall McLuhan, (el medio es el mensaje). También lo entendieron así, quienes dirigieron la primera campaña electoral de «Barak Obama» Hoy tendríamos que hacer muchas más cosas en «comunicación social media», que las hechas por el partido Demócratas Americanos. Lo de Obama fue una broma, comparado con los retos actuales.

La sociología estudia también,  «la revolución de las expectativas» no hay puertas al cambio social, si antes no existen estas. La evolución de las expectativas políticas y su dinámica deben ser objeto de predicción y estudio, y de construcción de modelos de simulación, de posibles escenarios sociales y su impacto «impactos» Para eso están las «Expo-política,» conocidas como elecciones al parlamento europeo. Redefinir el fenómeno de los movimientos electorales y separarlo de los partidos políticos tradicionales es condición «sine qua non» unos tienen estructura compleja y rígida basada en el modelo leninista del partido. Modelo vidente, asumido por todos los partidos «modernos», bien sean de pensamiento de izquierda como de derecha.

“ (1) Vladímir Ilich Lenin, concebía un partido formado principalmente por “intelectuales”, sobre la base de la teoría de que los trabajadores no pueden desarrollar por sí mismos una conciencia socialista. La idea socialista es siempre e inevitablemente introducida al movimiento obrero por la burguesía intelectual. (2) Sostenía que el partido era simplemente un grupo de “revolucionarios profesionales” y no el partido del conjunto de la clase obrera. (3) Repudió todo elemento de espontaneidad o movimiento espontáneo, y sólo respaldó una revolución dirigida. (4) Planteó que el partido no debía estar organizado de manera democrática, sino burocráticamente o como una jerarquía sami-militar.”

No se podemos analizar la compleja realidad partiendo de perjuicios, aislando la historia. Los movimientos políticos «radicales» de izquierda o de derecha, de nueva generación son modelos evolucionados de la sociedad «freak-man» sociedad horizontal y social-media. Sus postulados denuncian y cuestionan el viejo modelo de partido; «modelo leninista», rígido y vertical del poder de la elite; que luego se ve reflejado o representado en las instituciones políticas y socio-económicas.

No hay partido, no hay estructura, sólo carisma y representación mediática, espontaneidad y consulta popular. Las únicas estructuras reguladoras del poder es la social-media, y la sociedad horizontal hiperconectada. La calle y el trending topic son los legitimadores de las leyes, y del espacio público. El derecho a decidir como principio categórico de la política. La forma de estado es la asamblea. Los factores determinantes de la evolución de los frikis «political freak» son: «The enchantment factor and the likeability factor»

Tal cual,  lo cuenta y afirma el gurú de la cultura friki, «Henry Jenkins» en su libro sobre el fenómeno fans bloggers y videojuegos. “Los fans figuran entre los consumidores más activos y creativos, críticamente comprometidos y socialmente conectados con la cultura popular”. Son “los representantes de vanguardia de una nueva relación con los medios de comunicación de masas”.

Pensar o creer que un «Expo-político», «political freak» es un relevo generacional y revolucionario, surgido del estuario o reservorio de la nueva humanidad. O peor aún, pensar y manifestar que es el mismísimo «Zaratustra», o «Tommy» descendiendo de la montaña para contarnos su verdad. La nueva profecía social. Es por lo menos una interpretación «animista» de los hechos e ideas políticas (mear fuera del perol).

“Henry Jenkins a principios de los años noventa explosiono  la idea de que los fans están entre los consumidores de cultura popular más activos, más creativos, más comprometidos críticamente y más conectados socialmente, y que representan la vanguardia de una nueva relación con los medios de comunicación de masas” El salto cualitativo y evolutivo que han hecho el friki «political freak» a la política, convertida en cultura radical social-media, donde los costes tienden a cero. Los entornos digitales prescinden de las estructuras de partido y sus sedes. La política «Long Tail» moviliza excedentes marginales e ideas, imposibles de encontrar adhesión, en el mundo vertical. El empoderamiento es el nuevo motor horizontal de la «contracultura» horizontal.

La Máquina Disruptiva (*)


ROBOT SOCIAL MEDIA
La sociedad del mercado «Disruptivo» (*)

Un economista y filósofo clásico del siglo XVII, usando su reconocido sentido común dijo “Nadie nunca ha visto a un perro «Canis lupus» cambiar equitativamente y deliberadamente  con otro perro un hueso por otro. Adam Smith” Hemos construido una sociedad basada en esta supuesta superioridad moral innata, créanme, y falso corolario del impulso civilizatorio del hombre (el canje racional voluntarista sin contraprestaciones, «trueque» a veces altruista; pertenece al catálogo de las vanidades falsas del hombre).

Reflexionemos sobre esta idea, basada en la observación racional del «sentido común», tan propia de la teoría economía clásica de Adam Smith. Como muchas otras derivadas del razonamiento empírico de su tiempo. Analicemos que ideas subyacen a este aserto popular: «El perro es el mejor amigo del hombre» En realidad estamos condicionando la supuesta amistad. El mensaje implícito es: Siempre que este «Canis lupus» no tenga pensamiento racional, y además que no sea nuestro competidor en el mercado. (La obediencia y la sumisión serán los mejores aliados del «Canis lupus», postrarse a los pies como Odalisca al Sultán)

El mensaje está claro; este es el comportamiento social «ideal» esperado en el hombre civilizado, para todo el ZOO. Pero que ha cambiado en la sociedad hiperconectada con respecto a estos supuestos ¿Esta sociedad es una sociedad versionada, o quizás una sociedad inédita del mercado? ¿El sentido común como motor de la historia, sigue siendo una maquina bien aceitada?  Dicho sentido «común» no resuelve las tenciones y conflictos generados en el mercado.

Si nos apoyamos en el pensamiento clásico del sentido común (Vintage) para analizar el comportamiento humano y su «acción social» en la social media. Nos encontraríamos nuevamente como monos desnudos «Desmond Morris». El comportamiento disruptivo observado en la social media, no reconoce el sentido «común» como regla y motor de la historia. Lo disruptivo es el patrón de comportamiento manifiesto (dueña del hueso) e imperante en todos los órdenes sensibles a los sentidos.

En realidad siempre hemos actuado cónsonos con nuestra animalidad (ZOO), como el perro descrito por Adam Smith.  Un hueso por otro, sin una contraprestación mejorada, no es posible, ni en la vida de los humanos. No se necesita ser un animal racional moral, para negarnos  a cambiar el hueso, o lo que ya tenemos asegurado. El comportamiento altruista es la opción menos probable a la negociada. (Es la ley que posibilita y regula el mercado) «El mercado ha actuado como un elemento aceleraste de la evolución humana».

La social media se ha convertido en «la máquina disruptiva» La fenomenología del mundo virtual genera bienes y servicios (huesos) que no poseemos  físicamente, que forman parte de una nueva realidad fáctica, intangible e irreales para las ciencias clásicas. «La sociedad hiperconectada cambia huesos por otros que no posee; pero que siente como propios». La social media genera empatías virtuales (emociones) likeables compartidas y distribuidas horizontalmente con costes cero.  (Compartir hueso es una ley virtual) Primera ley disruptiva del mercado: «El hueso es parte de la naturaleza de los entornos digitales» .(Nueva realidad).

El estado natural de “las cosas y su sentido” en los entornos digitales es el mercado de los bienes disruptivos «la ruptura» Lo disruptivo configura y regula un nuevo paradigma para economía. También es el mensaje civilizatorio de la sociedad programada virtual «binaria» (Sociedad hiperconectada) Seguimos siendo parte inalienable de la naturaleza del (ZOO) gobernado por el mercado (productores, vendedores) y demandantes (consumidores o compradores). La máquina disruptiva «aniquila» la división social y del trabajo de los agentes reguladores del mercado (vendedores, productores y consumidores de huesos) de ahí que se hable de paradigma, de un mercado disruptivo. Conocer quien es quien, en un entorno virtual disruptivo es imposible, para  «el mono desnudo» conocedor de realidades tridimensionales.

“El anti-industrialismo romántico, presenta una naturaleza intocada como ideal al que retornar. El impulso fáustico y prometeico de dominar tecnológicamente la naturaleza tridimensional; es un rasgo esencial del ser próximo. En su relación con la naturaleza hay un carácter co-creador” En un mercado disruptivo la naturaleza no compite con el hombre, es la vuelta a ella. El mercado virtual disruptivo, se presenta como nueva naturaleza, sin antagonismos de clase, ni poder.

La neuroeconomia, nos permite seguir especulando sobre las emociones. Si los mercados son emociones no racionales, y los mercados son conversaciones. Por lo tanto, debemos inferir de todo ello, que las conversaciones son irracionales. Disiento de esta aseveración errónea y reiterada; que niega la racionalidad de las emociones. El mercado está regulado por las emociones, sujetas a normas racionales.

“La empatía del griego ἐμπαθής (“emocionado”) es la capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que otro individuo puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra”  Si algo distingue a los humanos de los animales, es su capacidad de expandir el mercado. «Conocer nuevos amigos es ampliar el mercado» Dije amigos, no futuro compradores, ni oferentes.

Si queremos actuar (producir, vender y comprar) en «la sociedad del hipermercado disruptivo», debemos entender la fenomenología del carisma de la sociedad conectada. «La sociedad del mercado disruptivo» sólo es comprensible si aceptamos como paradoja, la convivencia racional con las emociones. «Las emociones son racionales» y sus factores: The enchantment factor and the likeability factor / Huellas del humano binario

(*)    Disruptivo: Es una voz «vocablo» de origen inglés (disruptive) utilizada para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca e inesperada. Se utiliza dicho término en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante (sin importar si dicho cambio tiene una correlación física real)  El concepto cobra relevancia, si observamos los entornos digitales y su impacto disruptivo en un mercado.

“La Sociedad Pasmada” (*)


social network

¡El porvenir está en los huevos!
Es el título de una obra teatro del absurdo del dramaturgo Eugène Ionesco. Pienso que no me vendría mal para describir algunos episodios surrealistas de esta vorágine de cambios extremos. Les quiero hablar de algo tan real como lo virtual lo es hoy sin lugar a dudas. Les hablo del “porvenir de las herramientas de análisis de las redes sociales” el nuevo ¡Boom! de la sociedad hiperconectada. El negocio del análisis y el diagnostico de las redes sociales crece, pero no evoluciona en el sentido esperado de las expectativas y exigencias creadas.

El mercado espera mucho más de las herramientas estadísticas, espera teoría de Diagnóstico vs. Análisis de datos. Está bien la minería de datos, pero siguen siendo datos, que pueden decir muchas cosas, y cruzarse con muchas otras. Pero sin la herramienta adecúala, la información es hipervitaminosis.  La herramienta definitiva debe ser capaz de interactuar con el lenguaje humano, mucho más rápido y flexible. Capaz de infligir, de explicar, e interpretar el significado de los datos obtenidos de la conversación horizontal.

La demanda de herramientas de análisis es la nueva margarita a deshojar de la sociedad hiperconectada. “¡Sirve!, ¡No me sirve!, ¡Sirve!, ¡No me sirve!”… Hasta hoy, no conozco ninguna herramienta de análisis, útil a los fines de la demanda del marketing digital, y de la complejidad del fenómeno cultural y tecnológico.  Una cosa es el acomodo a la cuchara de palo, y otra las exigencias derivadas de la escases. ¡Quizás nos ha vencido la costumbre! Derivada de “la sociedad pasmada”.

Quien diga que la información disponible sobre las redes sociales es mínimamente optima; desconoce, e ignora que debe saber sobre los seres conectados, su razón y su humanidad virtual y su estado de conciencia. Desconoce e ignora la fenomenología de un ser empoderado, complejo y activado.

Atrás han quedado las herramientas gratuitas Google de análisis Web. Si la Web ha muerto, tendremos otra deshuesadora de herramientas inservibles. La conversación horizontal se presenta como hecho inalienable e ininteligible  a las propuestas actuales de análisis de redes. El algoritmo colibrí de google (Hummingbird algorithm) no entiende la conversación humana, a lo sumo propone en términos probabilísticos, lo que usted quiso decir. Aprende de otras búsquedas semejantes o parecidas. En realidad es una conversación muda y sorda. Quizás es mejor a todo lo que teníamos antes de la aparición de este algoritmo.

Matar moscas a cañonazos y presumir de a ver dado en la diana, se nos da bien. Hace tiempo que es el método apriorístico por excelencia del marketing invasivo digital (the day “D”) acertar y adivinar en entornos digitales son sinónimos de una misma actividad. A nuestro target se le llega drásticamente por efecto de la onda expansiva. El método es barato pero efectivo.

Se analiza a la sociedad hiperconectada con herramientas importadas de la sociedad vertical desaforada, intrínseca o propia del viejo avatar de la sociedad pasmada. Una sociedad aturdida por los medios de comunicación herméticos misteriosos, una sociedad pasiva, convertida en simple audiencia y/o espectador silencioso. No hemos querido entender que los objetos estudiados ya no están ahí, que no volverán a estar ahí. Tal adscripción y lealtad, le está costando al marketing prestigio y credibilidad profesional. Que las tipologías del consumidor pasmado, no son representativas ni útiles en la actualidad. Que no estamos ante simples cabios del consumidor o estadios temporales modales. Hay que aceptar que ha dejado de existir, el objeto, como sociedad pasmada. Los viejos avatares se alejan, productos del Big Bang en el seno de la sociedad pasmada. Los entornos digitales apenas representan los rastros de la vieja sociedad explosionada por la acción virtual.

El Análisis de redes sociales converge en la ambigüedad de los nodos y se pierde en los enlaces y flujos. Su utilidad marginal, matemática y mecánica, arrastra a las ciencias sociales en sus misterios especulativos. Tratan más de adivinar lo que pasa, que lo que dicen ellas. Por lo tanto, nos perdemos en la masa y en los números. Fueron útiles como descripción espacial de un fenómeno, pero sin marcos teóricos de referencia científica. Lo mismo sucede con el  algoritmo colibrí de Google, en realidad el buscador tratará de saber las intenciones del usuario “user intent”. Basado en una mejora de la comprensión de frases y oraciones. Lo que hace es  tratar de interpretar en su búsqueda: el cómo, el porqué, y el dónde o cuándo, tratando de saber la intención del usuario. Esta y otras combinaciones van a permitir al hegemónico buscador Google tratar de conocer la lógica y posibles cadenas de búsqueda complejas y largas, long-tail. De ahí que se diga que se “parezca” al lenguaje humano.

Ninguna herramienta de análisis y diagnóstico en la actualidad está homologada, por decir algo, a los cambios dictados por la sociedad hiperconectada. La demanda de herramientas  de análisis de nueva generación, será el nuevo boom tecnológico en arribar al mundo de los negocios tecnológicos, y al NASDAQ. Se impone la necesidad de un nuevo paradigma en el conocimiento, y en los métodos de Análisis de redes sociales.

Tribalidad digital vs. Nativo digital.

Todos estamos familiarizados con la nomenclatura o terminología digital de nueva generación, producto de la sociedad hiperconectada. El concepto de ‘Nativo Digital’ u homo sapiens digital de Marc Prensky. Es con toda probabilidad un término popular y de libre circulación e interpretación. Podríamos decir positivamente que goza de estatus de vulgaridad estándar.

Se puede ser un nativo digital (nacido después de los ‘80) y adolecer de sus cualidades intrínsecas e innatas, operativas. Para el marketing digital seria vital conocer cuando un ser nativo es OFF o es ON. SI aceptamos al nativo digital como categoría, entonces opongámosle una nueva categoría que surge como oposición necesaria. “La Tribalidad digital” entendida como sociabilidad digital, la habilidad de conversar horizontalmente independientemente de su virulidad. Y la capacidad de hacer amigos y seguidores (Followers) distribuir y compartir; tener vida y personalidad virtual real.

Sin un conocimiento fenomenológico de estos dos arquetipos, o representaciones sociales inéditas para las ciencias sociales y del comportamiento. Estaremos estudiando o analizando a seres inexistentes, o con toda probabilidad a seres evolucionados inteligibles a las técnicas del marketing basado en la sociedad pasmada. El porvenir no estará en los huevos, pero sí, con toda seguridad en el Análisis de las redes sociales y su conversaciones.

( * )   No le sirve a los efectos de este blog, el concepto clásico de ‘sociedad pasiva’. Adolece del contenido necesario descriptivo del aducido. Una sociedad sólo puede ser aducida si es pasiva. Pero el concepto en sí, no habla de los síntomas de la sociedad, expuesta a los medios de comunicación tradicionales. Cuando mucho ofrece el símil de estado catatónico terminal.

El estado de sociedad pasiva, es un estado postraumático, producto y consecuencia de estar expuesta la sociedad al vórtice de los medios de comunicación de masas durante décadas. La Sociedad Pasmada ofrece un concepto más amplio a la sociología. Habla de síntomas, antes que de las consecuencias, de interacción emocional, de frustraciones y de enajenación del instinto primario animal.

La interacción humana debe ser entendida como base biológica de nuestra conducta. La realidad analógica no permitía la continuidad evolutiva que significo el desarrollo del lenguaje. La sociedad habría entrado en un estado de “standby” inútil para la programación de la máquina de supervivencia, el hombre. La conversación horizontal ha devuelto a los homínidos nuevamente a la senda de la evolución. El homínido extrañado de su condición, nunca se sintió pasivo ante la hegemonía analógica. Antes se sintió impresionado, aturdido, vacilante, pasmado.
…/…

Las siete leyes del *Tinkerer factor


think-outside-the-box

Cada vez que se escribe o se habla de nueva historia sobre los inicios y prolegómenos de un invento, o modelo de negocio tecnológico exitoso en la sociedad conectada. Se cumplen Siete leyes conocidas y fabuladas ¡hasta ahora! Primera ley: Todo innovador de éxito tiene un origen pobre o pertenecer a la clase media, y no esta emancipado de sus padres. Segunda ley: Condición necesaria de un innovador, disponer de un sótano, o un garaje o residencia universitaria (el entorno nativo). Tercera ley: Tener compañeros de estudio como socios. Lo que aumenta la probabilidad de éxito de un nativo innovador. Cuarta ley: Factor sorpresa. El resultado del invento e innovación debe ser accidental, por necesidad imperiosa, diferente a lo buscado. Quinta ley: El objetivo del invento es para divertirse entre amigos, lejos de la idea de negocio. Sesta ley: No haber terminado, en algunos casos, los estudios superiores, y no hablar más idiomas que el inglés. Séptima ley: La aparición de un mecenas en la historia. El ángel inversor, las hadas de la cenicienta. Advertencia: Si usted no reúne estos requisitos, por favor no lo intente. Porque hay creencias estúpidas que hay que obedecer (OBEY)

Queda demostrado, por ahora, que la persecución de un objetivo final idealizado lleva al fracaso. Si creemos en las leyes de factor chapuza (Tinkerer Factor) entonces podemos entender, ‘que no entendemos nada’, esta sería la conclusión lógica y objetiva sujeta a la investigación formal, al pensamiento purista y exquisito de las ciencias de la escuela de negocios, o a la parodia más descarnada. Algo se nos escapa indefectiblemente al conocimiento y al sentido común, tan reivindicativo en todo manual de negocios. También podría ser una Octava ley del éxito la ausencia de experiencia de los innovadores (fase beta). Todas ellas contradicen cualquier retórica protagonista hasta ahora de las prestigiosas escuelas de empresa. Todas ellas orientadas al formalismo vertical, a la reproducción objetivada y refuerzo de un modelo de negocio agotado.

El perfil idealizado del innovador tradicional, especie de grabado a buril o retrato a plumilla de ‘Benjamin Franklin’. Es una reproducción, quizás un reflejo aparente de una realidad vertical que funcionó muy bien en entornos industriales predigitales. La nueva realidad ya no encuentra su reflejo en la continuidad de la historia vertical del innovador industrial. La ruptura epistemológica con el modelo y con el retrato, tiene desorientado, quizás paralizado y con afasia mental a los teóricos continuistas.

La vieja humanidad ya había pasado antes por estos peages. El más conocido fue el trauma dialéctico entre dogmáticos y teóricos defensores del viejo y nuevo orden emergente, Geocentrismo vs. Heliocentrismo. Siempre que se cuenta una historia del pasado se habla de la caída de una civilización, de un imperio. Tenemos que plantearnos por necesidad la tercera vía alternativa al movimiento. La humanidad virtual fuera de cualquier eje histórico y representativo del orden natural.

El éxito de un modelo de negocio, ya no depende de un eje formal y centralizado en el método; es más bien un ‘constructo’ de difícil asimilación para los no nativos digitales, depende más de las emociones, la inteligencia y la creatividad. Está más cerca de las emociones y la horizontalidad que del método heliocéntrico de la verdad y las reglas fijas.

El hombre renacentista, iluminado, o enciclopédico. Ya no se le espera, es un ser devaluado, incapaz de producir valor añadido a la sociedad conectada. Se abre un nuevo storage de seres desconectados, piezas de un modelo obsoleto, descontinuado en espera de su desguace. Se impone el conocimiento en ‘fase beta’ el conocimiento versionado, capaz de ser ‘linkeado’ y enganchado (engaged) horizontalmente a la sociedad conectada, la sociedad de las emociones compartidas y distribuidas.

El conocimiento personal almacenado, es un “conocimiento inútil” parafraseando el título de un libro de Revel. El conocimiento así atesorado no es ya útil para nadie, y se pierde con la muerte. Es arrastrado hasta la tumba en su decadente final. Sin beneficiar a nadie, salvo al ego. La mente virgen cobra relevancia y valor de uso con funciones modulares nativas mínimas para la conectividad total, es una mente virtual amigable, útil como ‘nodo’ recetor y conductor horizontal del conocimiento y las emociones, en entornos virtuales. La información y el conocimiento con acceso disponible a la nube. “The enchantment factor and the likeability factor / Huellas del humano binario”.

El desafío aquí planteado, a las escuelas de negocios y empresa, y al marketing en general. Es saber interpretar las señales que emanan en tropel de la sociedad conectada y virtual. El desiderátum, está en obedecer (OBEY) el mandato derivado de la nueva evolución, o bien perecer por deficiencia o por exceso de información inútil.

(*) El Chapucero (a veces conocido como el Terrible Chapucero) es un personaje ficticio, un supervillano que aparece en los cómics de Marvel Comics. El personaje tiene un don casi sobrehumano de genio en ingeniería, capaz de inventar gadgets sofisticados de nada más que piezas de repuesto que quedaron de aparatos domésticos ordinarios. (Wikipedia)

“La utilidad marginal de la privacidad”


Data mining

Es difícil contribuir y asistir a un debate de ideas y pasiones con posiciones intransigibles e irrenunciables, con verdades absolutas y tan obesas como el dogma… La blogosfera ha contribuido  positivamente a la infoxicación del debate sobre, “privacidad, sí vs. privacidad, no”. Moros contra cristianos! El blog elevado a la categoría de púlpito, o el minbar musulmán de la arenga.

He sacado la siguiente ecuación del capítulo titulado, la minería de datos, del libro (Staple Man. “La partícula de Dios”) para contribuir con el debate sobre la ‘intimidad robada’ y la importancia de la minería de datos para la expansión de la humanidad virtual […] En entornos virtuales, la utilidad del uso de la privacidad disminuye en una proporción directamente inversa al número de seres digitales conectados. A mayor número de individuos conectados, la utilidad de este valor vertical desciende, se vuelve inestable. Conspira contra la salud del sistema de sociedad horizontal, y del estado de superconciencia… ¡Aviso a los legionarios del orden natural de las cosas!

Tengo una extraña sensación sobre el concepto de “privacidad y su relevancia para la era digital” y la idea recurrente de que éste concepto de valor se está desplazando, se mueve. En realidad todo depende del lugar o punto de observación ideológica de cada individuo. Si viajamos en un vehículo y miramos por las ventanas, el paisaje se moviliza o se desplaza como fotogramas, en una suerte de realidad cambiante y continua. Lo mismo sucede cuando el sujeto observador esta fuera del vehículo en marcha. Ambos perciben el movimiento como ajeno a ellos. El que se desplaza siempre es el otro… Toda ideología que se precie de ello, es una teoría del movimiento, una interpretación acomodada geocéntrica vs. heliocéntrica. Es una lucha por detener el aberrante movimiento del otro. ¡Resistencia al cambio! Un mundo nuevo no puede ser parido sin dolor.

Cuando alcanzamos el estado de conciencia y conocimiento sobre quien es el que se mueve tenemos un conflicto, un problema con el mundo real, generamos malestar con nuestras ideas de ruptura con el sistema imperante del movimiento, ideas disfuncionales, con las partes y con el todo de la sociedad. No hayamos encaje, lo que nos obliga como primates a luchar por el espacio en entornos de selección natural.

En la medida que somos seres conectados y horizontales aumentan las probabilidades de compartir nuestra idea del movimiento y aliviar tensiones. Las ideas compartidas con otros “web actores” que las puedan modificar, descargar, completar, e incluso mejorar y criticar, enriquecer en forma de contenidos, de valor horizontal. ¡La sociedad conectada es una sociedad subversiva aliada del movimiento!

…Google ha adquirido la patente del “Eye tracking” para su Project Glass, basado en el seguimiento de los ojos. Realidad aumentada head-mounted display. Está llamado a convertirse antes de salir al mercado, en la herramienta de marketing y publicidad más poderosa, ambiciosa y prometedora, hasta ahora inimaginable por el ser humano; el pago por publicidad mirada, se convertirá en la publicidad más testada y rentable del mundo,…

Se nota mi estado de euforia, y no es para menos. ¡Padezco irremediablemente del Síndrome de Stendhal! Ante tanta belleza tecnológica cualquiera desfallece… Se acabaron los días secos, las largas crisis de identidad, “la noche de la iguana”, los inventos no rentables y románticos y/o rocambolescos del marketing de campaña y de guerra, del ‘disparen y averigüen después’. Al fin surge algo que puede funcionar. ¡Aleluya!… “Olvidemos todo lo que hemos leído sobre marketing” “Olvidemos todas las reglas que nos enseñaron sobre Marketing y publicidad” Han quedado inservibles, obsoletas como las tarjetas perforadas de IBM” ¿Quién las recuerda?.

Las técnicas conocidas basadas en recetas de estrategias y tácticas del marketing, a modo de cacería furtiva y reclamo en busca del mayor número de capturas o presas; el camuflaje, los perros de presa, la escopeta y el silbato de reclamo para patos y ciervos, y los prime time, son ya ciencia vintage. Historia de un esfuerzo marcado por la tragedia de Sísifo. El impulso de la evolución de la inteligencia humana, las ha dejado varadas como cachalotes en las arenas del siglo XX. Una sola herramienta las ha echado abajo, y desclasificado. El

“Eye tracking Marketing”, es el invento que supera a la más extravagante e inimaginable novela de ciencia ficción.

Se abren espacios insospechados a las más abyectas de las distopías posibles, y a las más esperanzadoras profecías de un mundo perfecto.  Trasgredidas todas las fronteras de la bizarra creencia de la inviolabilidad ‘de la privacidad personal en la red’. Queda la última trinchera de las trincheras; la resistencia en formato de moralina victoriana de la era digital. ¡La solución final! Todo régimen totalitario busca una solución a la resistencia y a las ideas emergentes, y las eleva a la categoría de ciencia moral necesaria para salvar el orden.

Sembrar los entornos digitales de banderitas rojas de la privacidad, de cubículos cerrados, especies de hangouts verticales de la intimidad, es arar en el mar. ¡Un esfuerzo inútil a toda regla! La fortaleza de la sociedad conectada depende de la horizontalidad y fluidez de los ‘Seres Dato’, y sus avatares. Así como de sus dos motores de expansión nativos, the enchantment factor and the likeability factor, las huellas del humano binario. Sembrar árboles invertidos con el follaje oculto baja la tierra para cubrir sus vergüenzas. ¡Con migo no cuenten los nuevos cruzados de la moral y la educación.

El “Adiós a las armas” de Ernest Hemingway, es un buen epitafio para el marketing vertical y del ‘social media formal’ de la pedagogía nunca inacabada del bloger, en busca del código Da Vinci, de la sociedad vertical, percibida como sociedad encriptada. Los intentos por descifrar a los ‘web actores’ y sus comportamientos tan inestables como TNT.

La sociología del cambio social y la Antropología cultural en la red, no encuentra marcos teóricos ni científicos que expliquen los cambios y las conductas y los hechos de los seres virtuales… Encarnados, explicados a rabiar en el retrato histórico recurrente de la humanización del hombre vertical. El humanismo es un determinismo histórico que no resuelve el problema de la evolución de la inteligencia humana. El hombre virtual como nueva realidad, como paradigma de la sociedad conectada, como sujeto generador de historia, o de posthistoria. Es un elemento de la ecuación del cambio, clave para descifrar la nueva realidad virtual.

La sociedad conectada es percibida como sociedad sobrecomunicada y spameada. A pesar de todo ello, las plataformas sociales y de contenidos no encuentran como hacerse rentables. El estar educados en la humanidad vertical es un déficit en los entornos virtuales. El salto evolutivo entendido como desafío planteado a la humanidad, es algo más que una brecha generacional. Es un paradigma insalvable para muchos emprendedores cegados por los viejos modelos del marketing vertical.

“Las actuales tecnología como extensiones  del cuerpo humano” hacen realidad la tesis de McLuhan, el medio es el mensaje; t ¿Es posible estar en todos lados y nada?” Las Google Glass inician un camino sin retorn he eye tracking advertising, ahora fusionado en uno, el medio y el mensaje. El pago por publicidad mirada, es la perfección y la piedra filosofal del marketing en entornos virtuales, o una carrera de obstáculos morales y éticos sobre la
privacidad  como idea insalvable. Son los últimos reductos o elementos de dignidad por salvar. ¡El efecto orquesta del Titanic!

La intimidad es parte de la dignidad humana y afecta sólo a la propia persona. A diferencia de la controvertida confidencialidad y/o privacidad ésta es un valor más amplio, de libre albedrio de las personas e instituciones, sujeta al cambio de usos culturales y normas afines a intereses sociales y políticos. La elasticidad de esta norma genera sinergias vitales para la sociedad conectada. El, es mío solo mío, ¡I love me’ es un comportamiento de código error 404, “Not Found”