El factor Tora! Tora! marketing


¿CON3CTA2 O ATRAPA2?

¿CON3CTA2 O ATRAPA2?

Según el profesor y Coaching del Tao de los líderes, John Heider, el «Tao» es un principio; Y lo cito textualmente por su valor reflexivo «Si un principio se puede definir, no es Tao» «Tao es un principio. La creación sin embargo, es un proceso. Eso es todo lo que hay: principio y proceso, cómo y qué» y cito más «Tao significa, cómo ocurren las cosas, cómo funcionan las cosas. Tao es el principio esencial de la creación. Tao es Dios»

En la sociedad hiperconectada el marketing se enfrenta a un nuevo desafío, el conocimiento horizontal, o la construcción de modelos virtuales horizontales, no visibles, pero sí perceptibles. (En la realidad virtual no existe lo trasversal, ni lo tangible) El fenómeno lo he llamado «Factor Tora! Tora! Tora! Marketing» El mensaje encriptado, del nuevo marketing, solo es perceptible cuando ya lo tenemos encima. Poco margen o ninguno para la reacción. La tarea es aislar el mensaje «aislar a Dios». Hasta ahora hemos ido a remolque. Reconocer y separar «principio y proceso» son las tareas del marketing de nueva generación. Reconocer la existencia de un proceso y luego su principio, en realidad, deja muchas víctimas en la sociedad del mercado.

Las iniciativas y herramientas del marketing actual, nacen, crecen y se reproducen socialmente en las redes sociales; responde a iniciativas horizontales «commons» Recibimos sus impactos muy temprano, y reaccionamos los profesionales del marketing, muy tarde. Tora! Tora! Tora! Es el éxito del marketing commons. Hasta ahora somos incapaces de reconocer un solo principio, antes de recibir sus efectos. Se entiende por bien común un concepto complejo, que abarca o tiene aplicación o relevancia para las ciencias sociales. En realidad los grandes avances en el marketing social media, provienen de la actividad «Creative Commons» no en un sentido literal, pero semejante.

Tora! Tora! Tora! Marketing, define una actitud, un síndrome y un complejo, que afecta la actividad profesional del marketing actual. El cómo concebirlo y estudiarlo e incluso a qué nivel se aplica, nos darán ventajas. No hay detrás nada místico, ni revelador. El marketing de nueva generación está abocado al descubrimiento de las leyes de la sociedad hiperconectada y sus aportaciones del mundo «Creative Commons» a la ética del mercado y sus aportaciones al método.

Es el título de una película del género épico sobre la segunda guerra mundial «Tora! Tora! Tora!» El nombre proviene de la expresión “Tora, tora, tora”, el código utilizado por la Armada Imperial Japonesa para anunciar el éxito en obtener el factor sorpresa en el ataque a “Pearl Harbor” en la segunda guerra mundial. La observación pedagógica de las guerras y sus batallas, han dirigido el marketing Vintage, hasta nuestros días. Los mercados eran entendidos como escenarios de guerra y sus campañas. Se avanzaba sobre el cadáver de nuestros competidores.

Hoy es difícil entender e imaginar el marketing y la publicidad como colaborativo, amigable, sin agresiones ni víctimas. El marketing «crowdsourcing» es inconcebible,  porque niega todo lo aprendido. Los profesionales del marketing y la publicidad han perdido su poder de influencia sobre los hábitos de consumo. Reacciona ante los cambios, tarde y mal. La profesión se ha desprestigiado en los entornos digitales. Los expertos en marketing y publicidad, son víctimas sorprendidas por los bombardeos indiscriminados de un mercado que ha tomado el control. Cuando descubrimos un «proceso» es porque estamos a remolque; porque hemos sido alcanzados por su metralla.

El humor a veces es un mecanismo que nos permite avizorar el entorno. Y me refiero a lo extremista que suelen ser mensajes, como éste, que no tiene desperdicio: “Un joven solicita en una red social un consejo. «Tengo un problema muy grande. Mi padre está condenado a cadena perpetua por asesinato. Mi madre nos abandonó cuando éramos muy pequeños. Mis dos hermanas son prostitutas. Mi hermano trabaja en publicidad. Ahora he conocido a la mujer de mis sueños y quiero ser totalmente sincero con ella, pero ¿Cómo le puedo contar lo de mi hermano?»

El Factor Tora! Tora! Tora! Marketing. Introduce un nuevo enfoque radical, más allá del «Punk Marketing» pionero del declive de los expertos del marketing, no así, del marketing como actividad «científica», moleste a quien le moleste. El trasvase de la actividad de la mercadotecnia y la publicidad a la sociedad hiperconectada y empoderada, ha vaciado los modelos verticales «auténticos arsenales» y los escenarios de guerra, simples maquetas Vintage.

Este factor introducido por la sociedad hiperconectda, es desconocido en su principio, no así, su proceso. Seguimos sin poder aislar su letal principio «Dios» El creador no es visible para las herramientas ideológicas del marketing, como tampoco es visible la gravedad cuando vemos caer una manzana. Es un experimento visible a la razón y u hecho experimental universal. Pero no por ello válida para el racionalismo crítico, según Hegel. Las fuerzas que operan son invisibles a la razón no científica.  Todo conocimiento alguna vez se ha enfrentado a tales paradojas. Hoy el Marketing y la Publicidad han cedido su protagonismo histórico, para estar a remolque de la sociedad hiperconectada.

La posible solución al desafío del  «Factor Tora! Tora! Tora! Marketing» está en adelantarnos al factor sorpresa de los cambios. El cielo será de quienes prevean los ataques, y no de quienes respondan a ellos, en una suerte de acto reflejo de defensa y sumisión. En un escenario de mercado disruptivo, la respuesta es «crowdsourcing», ser parte del invasor y no el invadido. Actualmente no disponemos de herramientas, no intrusivas, que nos introduzcan en la gran conversación horizontal, que son los mercados «tesis del Manifiesto Cluetrain» La conversaciones horizontales se han convertido en un anatema (maldición) del marketing y la publicidad. No por reconocer la importancia capital «social media como paradigma» y las redes sociales, resolvemos nuestras deficiencias de conocimiento del medio.

La ilusión del saber inmediato

El nuevo desiderátum del (marketing y la publicidad) es alcanzar una fisura que nos permita ir más allá de la evidencia virtual aplastante de sus efectos. El marketing y la publicidad se generan social y horizontalmente, son creaciones colaborativas «Commons» populares. La profesión va a remolque. Recibe sus impactos (sus bombas) para enterarnos del cambio de paradigma, mal y tarde.

Extasiados y afectados por la evidencia de «la ilusión del saber inmediato» de la humanidad hiperconectada y virtual. Vivimos descompensados, más tiempo en lo virtual «natural» que en el mundo real «material». La cyberorganización de la humanidad ha afectado nuestro parking de objetos inamovibles, de los humanos, los viejos monos, conocidos hasta hace muy poco como audiencias inertes, publico objetico. Entiendo que sobre fenomenología social, los expertos del marketing, se encuentran extrañados de su medio, los objetos fijos, las estadísticas, los targets y las leyendas urbanas.

Quizás el mundo material relacional, ya no se encuentra allí, como espacio reconocible real, o espacio psicosocial de los homínidos evolucionados hacia a otras capacidades inéditas en la «ZOOna de confort» de los humanos. Se evoluciona dentro del mercado, fuera de él no hay oxígeno. Es la imposibilidad a renunciar a nuestra naturaleza de animales del mercado. Al final, los mensajes seguirán estando encriptados e impermeables para la mayoría de los profesionales adictos al método Vintage de los objetos experimentales e inamovibles. Las viejos target materiales de audiencias y espectadores y público objetivo, se han volatizado.

Anuncios

La Máquina Disruptiva (*)


ROBOT SOCIAL MEDIA
La sociedad del mercado «Disruptivo» (*)

Un economista y filósofo clásico del siglo XVII, usando su reconocido sentido común dijo “Nadie nunca ha visto a un perro «Canis lupus» cambiar equitativamente y deliberadamente  con otro perro un hueso por otro. Adam Smith” Hemos construido una sociedad basada en esta supuesta superioridad moral innata, créanme, y falso corolario del impulso civilizatorio del hombre (el canje racional voluntarista sin contraprestaciones, «trueque» a veces altruista; pertenece al catálogo de las vanidades falsas del hombre).

Reflexionemos sobre esta idea, basada en la observación racional del «sentido común», tan propia de la teoría economía clásica de Adam Smith. Como muchas otras derivadas del razonamiento empírico de su tiempo. Analicemos que ideas subyacen a este aserto popular: «El perro es el mejor amigo del hombre» En realidad estamos condicionando la supuesta amistad. El mensaje implícito es: Siempre que este «Canis lupus» no tenga pensamiento racional, y además que no sea nuestro competidor en el mercado. (La obediencia y la sumisión serán los mejores aliados del «Canis lupus», postrarse a los pies como Odalisca al Sultán)

El mensaje está claro; este es el comportamiento social «ideal» esperado en el hombre civilizado, para todo el ZOO. Pero que ha cambiado en la sociedad hiperconectada con respecto a estos supuestos ¿Esta sociedad es una sociedad versionada, o quizás una sociedad inédita del mercado? ¿El sentido común como motor de la historia, sigue siendo una maquina bien aceitada?  Dicho sentido «común» no resuelve las tenciones y conflictos generados en el mercado.

Si nos apoyamos en el pensamiento clásico del sentido común (Vintage) para analizar el comportamiento humano y su «acción social» en la social media. Nos encontraríamos nuevamente como monos desnudos «Desmond Morris». El comportamiento disruptivo observado en la social media, no reconoce el sentido «común» como regla y motor de la historia. Lo disruptivo es el patrón de comportamiento manifiesto (dueña del hueso) e imperante en todos los órdenes sensibles a los sentidos.

En realidad siempre hemos actuado cónsonos con nuestra animalidad (ZOO), como el perro descrito por Adam Smith.  Un hueso por otro, sin una contraprestación mejorada, no es posible, ni en la vida de los humanos. No se necesita ser un animal racional moral, para negarnos  a cambiar el hueso, o lo que ya tenemos asegurado. El comportamiento altruista es la opción menos probable a la negociada. (Es la ley que posibilita y regula el mercado) «El mercado ha actuado como un elemento aceleraste de la evolución humana».

La social media se ha convertido en «la máquina disruptiva» La fenomenología del mundo virtual genera bienes y servicios (huesos) que no poseemos  físicamente, que forman parte de una nueva realidad fáctica, intangible e irreales para las ciencias clásicas. «La sociedad hiperconectada cambia huesos por otros que no posee; pero que siente como propios». La social media genera empatías virtuales (emociones) likeables compartidas y distribuidas horizontalmente con costes cero.  (Compartir hueso es una ley virtual) Primera ley disruptiva del mercado: «El hueso es parte de la naturaleza de los entornos digitales» .(Nueva realidad).

El estado natural de “las cosas y su sentido” en los entornos digitales es el mercado de los bienes disruptivos «la ruptura» Lo disruptivo configura y regula un nuevo paradigma para economía. También es el mensaje civilizatorio de la sociedad programada virtual «binaria» (Sociedad hiperconectada) Seguimos siendo parte inalienable de la naturaleza del (ZOO) gobernado por el mercado (productores, vendedores) y demandantes (consumidores o compradores). La máquina disruptiva «aniquila» la división social y del trabajo de los agentes reguladores del mercado (vendedores, productores y consumidores de huesos) de ahí que se hable de paradigma, de un mercado disruptivo. Conocer quien es quien, en un entorno virtual disruptivo es imposible, para  «el mono desnudo» conocedor de realidades tridimensionales.

“El anti-industrialismo romántico, presenta una naturaleza intocada como ideal al que retornar. El impulso fáustico y prometeico de dominar tecnológicamente la naturaleza tridimensional; es un rasgo esencial del ser próximo. En su relación con la naturaleza hay un carácter co-creador” En un mercado disruptivo la naturaleza no compite con el hombre, es la vuelta a ella. El mercado virtual disruptivo, se presenta como nueva naturaleza, sin antagonismos de clase, ni poder.

La neuroeconomia, nos permite seguir especulando sobre las emociones. Si los mercados son emociones no racionales, y los mercados son conversaciones. Por lo tanto, debemos inferir de todo ello, que las conversaciones son irracionales. Disiento de esta aseveración errónea y reiterada; que niega la racionalidad de las emociones. El mercado está regulado por las emociones, sujetas a normas racionales.

“La empatía del griego ἐμπαθής (“emocionado”) es la capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que otro individuo puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra”  Si algo distingue a los humanos de los animales, es su capacidad de expandir el mercado. «Conocer nuevos amigos es ampliar el mercado» Dije amigos, no futuro compradores, ni oferentes.

Si queremos actuar (producir, vender y comprar) en «la sociedad del hipermercado disruptivo», debemos entender la fenomenología del carisma de la sociedad conectada. «La sociedad del mercado disruptivo» sólo es comprensible si aceptamos como paradoja, la convivencia racional con las emociones. «Las emociones son racionales» y sus factores: The enchantment factor and the likeability factor / Huellas del humano binario

(*)    Disruptivo: Es una voz «vocablo» de origen inglés (disruptive) utilizada para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca e inesperada. Se utiliza dicho término en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante (sin importar si dicho cambio tiene una correlación física real)  El concepto cobra relevancia, si observamos los entornos digitales y su impacto disruptivo en un mercado.

El Instancidio de un NASDAQ


El retorno de los dragonesTiempos de Dragones NASDAQ

“Instagram, es mío, sólo mío… mi tesoooro…” El INSTANCIDIO, pasara a los anales de la historia, no como un concepto, sino como una categoría dentro de las ciencias económicas y sociales. El Instancidio es el caso FaceBook. Cuando una empresa alcanza su maza critica, una cantidad mínima de personas necesarias para que un fenómeno concreto tenga lugar (su independencia). Ésta desafía a la masa, a su propia naturaleza y origen, en términos de resistencia, de elasticidad de dicha demanda. Es el falso reflejo de que ya se tiene el control. Dicho comportamiento, agresivo y voraz, de una empresa online, en contra de los intereses consuetudinarios de la sociedad conectada, es un suicidio por capítulos. Por ahora, las demás redes sociales, se presentan como bienes sustitutivos.

INSTANCIDIO / Facebook, el nuevo rico, desafía a la sociedad conectada. Después del pelotazo, se ha convertido en un ser huraña y posesivo, irreconocible, provocador y prepotente.  El poder se lo permite. ¡Está claro!  Quizás quise decir, que nosotros se lo permitimos. La sociedad conectada, la sociedad horizontal, hemos alimentado al ogro y su superlativo ego de estrella de cine. Lo digo sin paliativos, ni eufemismos encubridores. La realidad, se nos presenta, una vez más, como paradoja. Saturno devorando a sus hijos…

Los comportamientos pre-digitales, o proto-digitales, no son valores aceptados por la sociedad conectada. Dichas prácticas residuales de la sociedad vertical, cainista y corporativista; son formulas anidadas, pertenecientes  al pasado empresarial reciente de occidente. El monopolio, el oligopolio, la competencia y los lobbies, las sanciones y los castigos, de quien ostenta el poder. Son las vergüenzas del pasado cercano. La sociedad vertical huye de ellos como la paja al fuego.

Con este cambio, Instagram, oficialmente, pretende atraer a los usuarios hacia los recién creados perfiles aunque, la compra por parte de Facebook, nos haga pensar en estrategias más agresivas, encaminadas a “no favorecer” a Twitter con información de sus perfiles de usuarios. Dejando en la estancada a sus fieles avatares, incrédulos ante esta ventajosa posición de dominio o privilegio.

La era de los dragones, está tratando de sobrevivir sobre el fango de su aletargada agonía.  Impidiendo que se reinicie la máquina de la historia y se cierre su sangriento capítulo,  de sociedad vertical, el “Shark Tank” El estanque del paleolítico superior, donde una especie de humanoide, el Homo Sapiens, se convirtiera en el mayor depredador y aniquilador de la especie Neandertal hasta su total extinción del planeta.

Las practicas, Retro y Vintage a modo de filtro, ejercidas por una empresa online del índice Nasdaq, sombre la sociedad conectada, son repudiadas en las redes sociales. Solo hay que escuchar el malestar instalado. Los grandes lagartos, ahora evolucionados y adaptados a los entornos digitales. Tratan de organizar la sociedad conectada a modo de “Shark Tank”.  La pelea de los grandes Dragones y Tiburones por los filtros photograficos, a expensas de los usuarios, tratados como meros espectadores, damnificados de Twitter y FaceBook.  Un triste espectáculo que tendrá sus consecuencias en las redes. (…)

Ana Bulnes lo explica en su blog a su manera: “…Solo faltan Amazon y Apple para que esta nueva guerra desatada esta semana se incluya a todos los gigantes de la industria tecnológica. Se trata de la guerra de los filtros fotográficos y en ella están metidas Facebook, Twitter, Google y Yahoo! Todas ellas (menos Facebook, que va en cabeza) tienen un mismo objetivo: desbancar a Instagram del trono del reino de los filtros. La guerra acaba de empezar a encarnizarse.

Las primeras hostilidades llegaron entre Instagram y Twitter. Ambas habían mantenido una relación cordial de interés mutuo a lo largo de los años (Instagram lograba difusión por Twitter, Twitter visitas), pero después Facebook compró Instagram y la buena relación desapareció. Ahora Instagram quiere ser algo más que una App, quiere tener presencia web. Y para eso que las fotos se pudieran ver directamente en Instagram suponía un obstáculo. ¿Conclusión? Fuera integración con Twitter“   (…)

Barack Obama a lo Che Guevara


¿Rebelión en las filas históricas del Copyright?

Shepard Fairey, artista urbano, ‘Street Art’

Podemos demostrar que somos los autores de una obra, no así, sus creadores. Porqué crear, lo que es crear, es un atributo exclusivo de los “dioses”. Nosotros los homínidos, cuando mucho, lo único que podemos hacer son obras derivadas. Pretender crear de la nada (Ex nihilo) es imposible para un humano. Cualquier teoría sobre la capacidad de autogénesis del hombre es ciencia ficción. Toda obra del hombre, su progreso y su accenso social, son obra derivada, bien, por recreación o imitación, transformación, modificación o adaptación. ¡No hay más! (…)

¡Y Dios creo al hombre a su imagen y semejanza! (Génesis1:26). ¡Somos obra derivada! Es una sentencia que aparece en la cosmología de todas las religiones a lo largo de la civilización. En conclusión, los homínidos somos obra derivada, lo que podría estar detrás de nuestra limitación o acceso a la creación. Cualquier intento por parecerse a los dioses pasa por un pacto desesperado a lo “Fausto”, con poderes y fuerzas desconocidas.

El litigio, a modo de vendetta, de la poderosa Associated Press (AP) contra el artista urbano del graffiti Shepard Fairey, me tiene consternado, pienso que es arbitrario, invidente y fuera de los tiempos que corren de sociedad conectada y de la ciberorganización de la humanidad. La persecución judicial del reputado artista del ‘Street Art’ y diseñador grafico, por violación de derechos de autor, copyright, por el uso sin autorización de la foto de Barack Obama, propiedad de (AP).

Esta nueva escalda de acometidas ejemplificantés de escarmientos y vendettas judiciales, son el preludio a nuevo marco o cruzada contra los infieles del copyright. Ello nos tiene que aleccionar a todos, sobre las viejas practicas de los derechos de autor y sobre los años venideros de luces y sombras de héroes y villanos, que se ciernen sobre la sociedad horizontal, la sociedad postvertical.

El retrato de Obama a lo Ché Guevara y a lo Marilyn Monroe, fue realizado por el popular artista Shepard Fairey, conocido o reconocido icono del arte callejero, el arte urbano, ‘Street Art’. Su retrato de Barack Obama con la leyenda “Hope” fue utilizado por el actual presidente de los Estados Unidos durante su campaña presidencial. La obra forma parte actualmente de la colección de retratos de la National Portrait Gallery del Museo Smithsonian de Washington (USA)

Para mostrar su apoyo a la campaña de Barack Obama, en Los Angeles, California, el artista del Street Art’ Shepard Fairey creó un collage compuesto de serigrafías a gran escala, con los colores blanco, rojo y azul de la foto del candidato a presidente de los Estados Unidos de América. Al cartel lo llamó esperanza (Hope)

Sus efectos fueron inmediatos y virales. ‘Trending topic’. Los organizadores de la campaña se dispusieron a imprimir los carteles y pegatinas del retrato artístico de Obama ‘Hope’. Y los fervientes partidarios ‘fans’ del candidato Obama, no tardaron en colgar en sus páginas web una versión descargable del diseño para diferentes medios de reproducción y soportes gráficos y souvenir. Las ciudades, pronto se llenaron de camisetas, insignias, y poster del ‘SuperStar’. Así la esperanza (Hope) y el (Progress) se había convertido en la imagen más reconocible de la campaña del candidato, hoy presidente Barak Obama. Un autentico icono para el pop art, a lo Marilyn Monroe y Ché Guevara.

Me costaría mucho imaginar a Alberto Korda, autor de la fotografía más famosa del mundo sobre el Ché Guevara, demandando al artista Jim Fitzpatrick por la obra derivada de dicha fotografía. La representación artística en formato de la serigrafía, del Ché y posterior símbolo e icono del pop-art, patrimonio popular e histórico, un clásico. Como tampoco podríamos hacerlo con el fotógrafo George Barris, que retrato al ‘sex simbol’ de las décadas de los 50 y60 Marilyn Monroe. Pienso que no eran hombres de demandas, si de realidades históricas, como artistas. Que sepamos Barris nunca demando a Andy Warhol por el uso derivado de la fotografía del símbolo sexual de los ´60. Los tres compartieron gloria, Barris, Marilyn, Warhol.

Marilyn Monroe, Angela Davis, Bob Marley, Billie Holiday, John Lennon, Mao Tse-Tung, Malcolm X, El Ché, Truman Capote, Mandela, Mick Jagger, Rosa Parks, Gandhi, Frida Kahlo, Los Beatles, Teresa de Calcuta y Jesucristo… Entre muchos otros iconos que se convirtieron en musas del ‘Street Art’ y el pop-art de los años 60 y 70 del siglo XX hasta nuestros días. En la era de la sociedad conectada, también asistimos a una nueva generación de artistas callejeros como Shepard Fairey, Bansky, y de musas como Barak Obama, para el disfrute de artista del Street Art y el Pop Art.

Existe una semejanza historica razonable, entre las leyes del Copyright del Siglo XXI y la ley seca (prohibición) de 1920 en Estados Unidos de América. Y es el ridículo y el esperpento, el fracaso y la marginalidad. La sociedad conectada encuentra barreras a su naturaleza, cercados de espinos, en unas leyes extemporáneas y alejadas de la nueva realidad basada en la sociedad tecnológica y conectada, de prosumidores y nativos digitales.

El Copyright es posiblemente hoy, como realidad historica, una aberración, un reducto prehistórico para la sociedad digital, un obstáculo, una pieza arqueológica de museo; y se hace más evidente y patente en las persecuciones sumarias, a rabiar, contra el arte y los artistas, en una huida hacia delante.

Es paradójica la relación Arte y Copyright. Hagamos historia: El reclamo a la protección de los derechos de propiedad de las obras de los artesanos, fue un clamor reivindicativo durante algunos siglos, por parte de los artesanos y gremios, hoy conocidos como artistas. Fueron conquistas y motores en su tiempo del desarrollo de la sociedad pre-digital.

Son los mismos de ayer, pero evolucionados, con una nueva supeconciencia motora de la sociedad conectada y digital.  Los que hoy reclaman una visón más amplia y menos restrictiva de los usos y abusos del Copyright contra la sociedad conectada y virtual;  productores de una nueva humanidad.

Señores cruzados del siglo XXI. Associated Press (AP) and company. No por negar la realidad o cerrar los ojos al mundo, éste va a dejar de cambiar. Los tiempos de vengadores (Avengers) son para las historietas de comic. El mensaje escuece y duele: ¡Hope! ¡Obey!

Shit Girls Say (Tonterías que dicen las chicas)


“Shit Girls Say”, Es una divertida serie de YouTube, al estilo de las grandes comedias y series de TV de los años ´60. Sin cortapisas ideológicas o de género, una obra a lo YouTube, sin inhibiciones. ¡El Bollywood de la sociedad conectada tomando forma! Sin sospechas, sin juicios corporativos de indignados adocenados al estilo del guion de “Doce hombres sin piedad, el guion de un linchamiento legal” ¡Sin Boicots! La sombra de nuevos cambios y nuevos lenguajes es demasiado larga y grande, para que alguien o algo se atreva a cuestionarlas. Allí donde la coacción reinaba, el éter digital lo disuelve todo en sociedad horizontal, en sociedad conectada, honesta y libre.

Cada día cuesta más asimilar el final del abc de las cosas, las cosas explicadas y amordazadas de sentido común, entendidas como lógica funcional, como mundo real vertical, como mundo aparente y necesario. El abc de las cosas verticales se disuelve en el” éter digital”. Los días del bosque frondoso que veíamos al despertar a travéz de nuestra ventana particular. Ha cambiado, ahora el bosque estorba, nos parece que es un obstáculo más en la construcción de nuestro nuevo avatar, como seres conectados, digitales. ¡Seres poseedores de una nueva superconciencia binaria!

Algo ha pasado sin darnos cuenta y con nocturnidad, en la sociedad conectada. Quisiéramos conocer cuantas más veces ha estado sucediendo, ese algo por descubrir. Por qué de esta invidente incapacidad de los seres verticales para descubrir su presencia y sus leyes, donde la haya. Newton descubrió leyes invisibles debajo de un manzano que pertenecía a ese bosque de la ventana personal.

Los nuevos modelos de negocio y los seres virales y/o animales binarios, las cosas que triunfan en las redes y en la sociedad conectada. Responden a leyes que están situadas fuera del bosque, al otro lado del muro verde del camuflaje. ¿Se ha levantado la veda, y se ha instalado la barra libre, todo corre por cuenta de YouTube? (…)

“Shit Girls Say” (Tonterías que dicen las mujeres) es un ejemplo de cómo lo trivial, lo anecdótico, lo intrínseco a la sociedad y a la personalidad tienen interés y audiencia popular y difusión viral. Son parte del consumo diario. Son productos reclamados con alta demanda y con “likeability factor” que emanan de una nueva conciencia de pertenencia a la sociedad digital virtual, la sociedad del “enchantment factor” producto de una humanidad conectada.

En mis post, trato de extender la conciencia sobre el advenimiento de la evolución de la inteligencia humana y de una superconciencia. De explicar los conceptos de likeability factor” y de “enchantment factor” como motores de esta nueva humanidad. Son los motores de la historia de la sociedad conectada. La historia del hombre virtual es la historia de su likeability y enchantment.

Se tienen o no se tienen estos factores, “Ser, o no ser, es la cuestión, morir; dormir. He ahí el dilema”, la tragedia eterna de Hamlet, en forma de proto-sociedad. Es el bucle de Möbius deslizándose una vez más, que se repite hasta el infinito. Una historia de la humanidad en constante bucle y aprendizaje de un mundo que muere y otro que sueña. De ahí la universalidad de Hamlet, y la obra de William Shakespeare. ¡En mi modesta opinión! (…)

Filosofar sobre internet y el mundo conectado, pareciera que no son dignos ni materia y/o objeto de especulación y estudio filosófico y las ciencias. En el pasado, fueron cuestionadas las artes plásticas y la literatura y las ciencias en su conjunto. Las cosas mundanas y ordinarias de la vida urbana y rural eran vulgares. No eran dignas de ser elevadas a los altares de la cultura y las ciencias del mundo vertical. Era el triunfo de lo excelso sobre lo cotidiano y vulgar.

En la pintura sólo un “loco” como Vincent van Gogh, se atrevió convertir los objetos vulgares en dignos para el arte, cucharas, zapatos, camas, plato de comida, sillas. Eran su particular “Fluxus” lo que disuelve el arte en lo cotidiano. También en la literatura encontramos este comportamiento “Especie de Fluxus” en Víctor Hugo y en Honoré de Balzac, y su obra La Comedia Humana, deslastrándola del abc de las cosas. Lo urbano, los objetos y la vida de la gente miserable (pobre y vulgar) eran también historias dignas de ser contadas, materia prima para la literatura universal. Y no olvidemos el pop-art como ha elevado lo marginal popular y la sociedad de consumo, a categoría de arte.

El abc de las cosas ha dejado de funcionar en la sociedad conectada. ¡El motor de la historia vertical! su relojería perfecta, su diseño y simetría vertical aun ofrecen episodios de resistencia. Los mecanismos o detonantes de su disfuncionalidad han sido invisibles como las leyes de Newton. El Fluxus histórico disuelve una vez más, lo vertical en lo cotidiano, lo pedagógico abc en humanidad digital, binaria y horizontal. Desarticulando sus ciclos históricos de pedagogía autocrática de lo excelso, el “fine art” del mundo vertical.

Libro: Shit Girld Say / Tonterías que dicen las mujeres

Cuando era CEO, feliz e indocumentado


Confesiones de un CEO ante “el final del Software”Marc Benioff salesforce.com

Quien teme a Marc Benioff? (Who’s Afraid of Marc Benioff?) La pregunta se contesta por sí misma. Temer, lo que es temerle, le tememos todos porque representa el cambio radical y sin anestesia sobre nuestras empresas tal cual las conocemos. Y todo ello, sin simetrías posibles, sin plazos progresivos, sin atajos o entidades abstractas del pasado retórico fabulador del CEO.

Sin neones de ‘EXIT’ que nos guíen en la oscuridad. ¡Temerle le tememos todos! Es hora de la autocrítica; hemos sido chicos malos, muy malos e indocumentados durante mucho tiempo. Le tememos todos como relegados de la evolución de la inteligencia humana de la sociedad conectada, salvo por excepción los nativos digitales y algunos pocos “no nativos digitales y camaleónicos” (…)

Las propuestas vanguardistas y de ruptura de Marc Benioff, “el animal digital por excelencia” contra las prácticas verticales off-line y de control y gestión de la cartera de clientes y sus relaciones con la empresa; constituyen un lance y un desafío sin precedentes al mundo en blanco y negro del control total vertical de la empresa, ‘mal llamada posmoderna’. ¡Duró, lo que duró! Benioff es considerado como el líder de lo que él ha denominado “El final del Software,” el modelo que reemplazaría el actual software empresarial tradicional.

La conversión sobre la conversión ha sido muy corta y dura, hemos pasado de la cultura del software, la iglesia de los gurús TIC. A una nueva realidad la del “El final del Software,” El desafío ha demostrado a corto plazo, que lo multiusuario y las aplicaciones de computación de nube han democratizado la información y mejorado la entrega de beneficios inmediatos y en la reducción de riesgos y costos. “El final del Software,” siguen apeando a miles de empresas de la selección evolutiva de un mundo conectado; como nunca antes había sucedido en la historia reciente.

‘Hemos sido chicos malos’… Son tiempos de una nueva evangelización del rol CEO. Tal desafío y la naturaleza del cambio en ciernes, nos tiene asustados o acorralados a los CEO del mundo vertical, el mundo de las cosas de Peter-Pan, ‘el país de nunca jamás’ se desvanece como un azucarillo en la saliva de la conversación horizontal de las redes sociales, persona a persona, (p2p) relaciones entre iguales y honestas “la sociedad conectada” vertebradora de una nueva sociedad de iguales.

El síndrome de Peter Pan, nos afecta a cientos de miles de empresas, que vemos envejecer, lo que creíamos eterno, nuestro modelo de relacionarnos con nuestros actuales clientes y de futuro. La empresa en entornos digitales, no nativas, tienen una esperanza de vida muy corta. El oxigeno de sus mercados, se nos antojan encriptados, herméticos, impermeables a los viejos modelos del País del nunca jamás, la sociedad vertical. Los nuevos prosumidores han creado anticuerpos al viejo modelo vertical y son inmunes a la vieja parafernalia del “Yo y mi empresa, mi empresa y yo” ¡Despierten CEOs las empresa ya no son vuestras, sólo el capital! (…)

Las propuestas de Marc Benioff, son esperanzadoras para los mercados, significan algo más que un cambio en la gestión de los clientes. Tendríamos que hablar en términos de “Génesis” del punto cero, la tecla ‘reset’, el punto de no retorno, al modelo vertical de empresa off-line. “Es el creador del término: plataforma como servicio.

Marc Benioff, Es el pionero en implementar un CRM en nube, una gestión de relaciones con clientes. Y en la actualidad su plataforma en nube se extiende a la plataforma en nube ‘salesforce.com’, permitiendo a los clientes crear sus propias aplicaciones en la arquitectura de la empresa, o en la salesforce.com” en nube “. Buscar, conseguir y mantener clientes es vital para toda empresa. “Salesforce” es una herramienta de gestión de relaciones con clientes.

“A diferencia de las teorías de marketing masivo, la filosofía CRM nos dice que tratemos a los clientes uno a uno, que conozcamos sus necesidades y gustos individuales y que tengamos en cuenta su historial de compra para atenderlo de la mejor manera posible. “ , “Salesforce” se acerca cada vez más hacia el ideal de un ser humano que como fuerza a través de una red social, reescribiria la historia de la nueva empresa como sociedad conectada. ¡Sales force’s dream!

Volvemos a las tesis catequistas del Manifiesto Cluetrain, un llamado a la acción, para todas las empresas que operan en lo que se sugiere como mercado con nuevas conexiones sociales, “los mercados son conversaciones”. ¡No olvidemos! Los clientes de nueva generación son entes empoderados y con conciencia de su poder…

Algunas cosas de nuestro pensamiento CEO pertenecen al imaginario vertical muy arraigado a nuestro ADN y a las escuelas de negocios ‘Business Schools XL’ Nuestro gran handicap y nuestra peor pesadilla es la sociedad conectada de la última década. Realidad, que se me antoja hermenéutica y encriptada. La búsqueda desesperada de la piedra filosofal, capaz de revelar los misterios de la sociedad conectada y salvar al gremio CEO, su ciencia, su física y su alquimia, no han dado sus resultados. Quizás “El final del Software,” sea esa el principio y el final de la búsqueda de la piedra filosofal. ¡No bromeo!

El temor de los CEO, a ser relegados de la evolución, a no poder tomar el último tren de la historia horizontal, deja sus huellas en cada una de las convocatorias y/o conferencias profesionales y foros, libros y demás periquitos o “juegos de abalorios” y blogs. ‘El efecto pecera’, de observador impávido, ausente, de estar aislados de la historia de los entornos digitales, de ver todo a través de las paredes trasparentes de la pecera; deja su impronta en los discursos y ponencias de naturaleza gaseosa como el ‘helio’.

Como todos sabemos, el helio es un gas noble y CEO e  inerte ‘no reacciona’ es un gas incoloro e inodoro y no se congela, entre otras de sus propiedades está la de insuflar discursos, ecléticos y efectistas, capaces de expandirse como todos los gases y desaparecer sin dejar huella. Las expectativas ante las constantes novedadeslos de lanzamientos a lo Sputnik, configuran escenarios y limites al conocimiento de los CEOs expulsados del paraíso, dónde las cosas crecían solas, eran ingenuas y parecían inmutables en el tiempo.  Los CEO éramos felices e indocumentados, ¡Qué tiempos aquellos!.

Behind the cloud, Marc Benioff

Marc Benioff (Salesforce)

…“ Marc Benioff se describe a sí mismo como un “estudiante de Steve Jobs”. Algunos creemos que es más que eso, pues ha sido uno de los primeros en darse cuenta de la potencialidad que tenía la computación en la nube y ha propuesto ‘El Fin del Software’. Multi millonario y acreedor de una reputación y galardones que lo elevan a la categoría de promesa para los años venideros de la tecnología, su objetivo actual está puesto sobre las redes sociales y la social media en general. Hace poco escribió un best-seller que recomiendo leer, Behind the Cloud, donde cuenta la historia del suceso de Salesforce. También filántropo, la revista Fortune lo nombró una de las 50 personas más inteligentes en la tecnología.” (…)

Posdata: Gracias a “GABO”, Gabriel García Márquez por prestarme un titular tan sugerente para mi blog. (Cuando era feliz e indocumentado)