¿Conectados pero solos?


¿Volver al modelo social analógico?

La psicólogo y sociólogo del MIT, Sherry Turkle publicó recientemente el libro “Alone Together” en el que analiza con gran agudeza y sagacidad, cómo la tecnología da forma a las relaciones modernas. Un ensayo sobre la sociedad conectada, intitulado: ¿Conectados pero solos? Nos plantea un problema existencial recurrente, la necesidad de una nueva evangelización de la humanidad, entendida como modelo de resistencia ante la deshumanización del hombre conectado. La descripción imaginaria de un panorama desolador del porvenir del hombre desclasificado por las computadoras. Este sentimiento creciente de pánico ha llegado para quedarse una vez más entre nosotros.

Cuando un científico social, analiza la sociedad a través de la problemática de sus hijos, no está haciendo ciencia, está siendo Madre o Padre protector. Quizás sea válido como ejercicio narrativo de una novela Pulitzer. El reduccionismo social de formular y entender el cambio social a través de lo circunstancial y singular de nuestro entorno social y familiar, es una trampa tan peligrosa y desproporcionada como el cepo dentado para un Oso.

…Todo ello me recuerda el siglo XVIII. Los anarquistas pretendían detener el tiempo apedreando los relojes de las catedrales, símbolos del progreso y de la estética dominante de la riqueza y el poder terrenal. La impotencia y la indignación a través de la historia siempre ha genera irracionalidad, e incontinencia verbal. Así como los tubérculos en un alambique destilan etanol (alcohol) con su goteo continuo y persistente mientras se mantengan las condiciones materiales iniciales del proceso químico. En definitiva, lo volátil termina siendo nuevamente líquido, pero no es ya la misma cosa. Separar es el mensaje social por excelencia del pánico… Las metáforas deberían ser como las aspirinas, tener efectos relajantes inmediatos sobre las cefaleas sociales.

El integrista positivo.
El modelo integrista “positivo” de Turkle, sugiere el advenimiento de una nueva clase de objetores de conciencia necesarios, sobre la sociedad conectada y su nuevo avatar (daños colaterales). La idea irrumpe como debate y reclamo, un llamado al orden y la sensatez. Y advierte de los peligros de jugar con valores inherentes e intrínsecos a la humanidad del hombre. La falsa creencia recurrente de un hombre inmutable en el tiempo. ¡Salvemos o ‘Liberen a Willy’! Es el mensaje de salvar a la especie humana de las cyber maquinas deshumanizadoras. En el fondo existe un mensaje romántico e irreflexivo en el modelo integrista positivo del discurso de Sherry Turkle.

A medida que esperamos más de la tecnología, esperamos menos de los demás. Sherry Turkle.
Percibir el entorno digital como realidad alienante o excluyente, sentirse ajeno a todo lo influyente; puede ser una perversión, y la excepción a la norma. Todo proceso evolutivo por naturaleza tiende a la resistencia al cambio, es parte de la selección natural no ponderada. En la estampida social, los inventarios están a la orden del día, todo es medido y juzgado en términos nostálgicos de valores perdidos. Hasta ahora no conocemos, o no hemos ponderado el equilibrio de ambas fuerzas antagónicas. Quizás las respuestas a las raíces a este problema, posiblemente las encontremos haciendo un poco de “Surfing” en Sigmund Freud, y su ensayo ‘el malestar en la cultura’, por citar a un clásico un vintage.

Todo discurso sobre la cyberorganización de la humanidad y la sociedad conectada, derivan en fenomenológico del conocimiento de un hombre evolucionado no reconocible, y su nuevo avatar.  Hablo del hombre biocultural, de las relaciones entre la biología humana y la cultura. Lo virtual como nueva extensión biológica del hombre; como hecho social novedoso. Y los entornos digitales como nuevos paradigmas para las ciencias sociales, como entorno cultural. El concepto de hombre como género humano recogido por las ciencias hasta ahora, describen a un ser que ha dejado de existir. Un ser humano geométrico, gobernable y predecible, con todas sus aristas ordenadas y paralelas en diferentes planos, ‘hombre paralelepípedo’. Es el fin del hombre idealizado por el humanismo, el fin de los ismos y sus escuelas deterministas seculares…

La reformulacion del concepto de hombre surge como nueva necesidad científica. Las ciencias humanas y su rol protagónico para tratar de identificar las características de la especie humana, han dejado de funcionar. Describen a un ser humano que ya no existe, no se le localiza ‘in situ’. Las actuales habilidades virtuales del hombre y su nuevo avatar, como ‘homo digital’, ‘homo virtual’, ‘homo binario’, ‘homo conectado’; son evidencias bioculturales desconocidas y alejadas de la Antropología filosófica clásica del hombre de Max Scheler. Ese hombre ‘yace’ en los libros, junto a dos o más tercios de la humanidad y sus ‘ismos’…

El dilema entre lo biocultural y lo suprabiológico se expanden alejando sus posiciones, una de la otra, como los planetas en el universo. Ello produce malestar en la cultura heredada… Hemos pasado de estar en modo vertical ‘unidimensional’ físico, a modo horizontal pluridimensional virtual multitasking, y con conciencia crossumer. De ser huésped de la simetría bilateral del hombre, descrito como avatar físico por Leonardo da Vinci en el renacimiento. A un hombre asimétrico virtual rico en bits y omnipresente en el universo digital.

Cómo evitar el gueto online
La película ‘Wall-E’ de Pixar, que cita a modo de ejemplo en su blog ‘Mars Dorian’ sobre el peligro al que se ve avocada la actual cyberhumanidad, o “Cómo evitar el gueto online” y las consecuencias irreversibles de seguir sus designios sin oponer resistencia a la uniformidad digital, y su nefasta hiperdependencia. Son los mismos síntomas, y las mismas fiebres de Sherry Turkle. Son mensajes recurrentes, muy conocidos por la humanidad.

Las distopías son interesantes predicciones perturbadoras sobre el futuro de la humanidad, representan la antítesis de las utopías felices con visos de realidad. Las historias así contadas sobre experiencias y dramas personales y emotivos del pasado reciente, o del porvenir como amenaza latente, tienen sus frikis y su encanto. Las historias así contadas, si recordamos, se convirtieron en artículos muy demandados, en ‘Best Selling’ y en clásicas técnicas publicitarias del “Magazine Selecciones Reader’s Digest” de los años 60’ y los 70’. “Estamos configurados para ser alarmados y llamados a la yihad…”

También podemos llamar al modo vertical, modo de conciencia colectiva fragmentada. Y al modo horizontal, modo de superconciencia unificada o prosumidora. La división del trabajo social de Emile Durkheim y sus categorías sociológica de ‘trabajo mecánica’ y ‘trabajo orgánico’, derivan de la observación de un hombre fragmentado. Esta descripción es un ejemplo de conciencia colectiva fragmentada, conciencia vertical. La ‘Conciencia Virtual’ es un epifenómeno de la sociedad conectada, así como el empoderamiento objetivo de los seres conectados con respecto a la sociedad vertical y su entorno hostil.

…Creía que entraríamos en Internet y lo que aprenderíamos dentro nos ayudaría a mejorar nuestra vida fuera, que nuestras experiencias digitales enriquecerían nuestra vida real, pero siempre entrando y saliendo de ella. No entendí que el futuro consistiría en vivir constantemente en simbiosis con un ordenador encendido: el móvil. Sherry Turkle.
La ciencia como filosofía popular.
Los valores y creencias de las personas tienden a dar forma a su entorno social. En ello le va la felicidad y la vida. Tendemos a vivir en barrios que reflejan nuestras propias predisposiciones ideológicas y demografía, y nuestras redes sociales virtuales en Facebook, Twitter y Google+ no son diferentes. Como resultado, generalmente terminamos hablando con personas que son como nosotros. Es la primera ley en cumplirse de una red social.

Los antropólogos y sociólogos a menudo utilizamos los términos, ‘echo chambers’ o ‘caja de resonancia’ para referirnos a una persona o grupo de ellas que están totalmente de acuerdo con todo lo que otra persona dice. A veces somos como los caracoles o moluscos, con la casa y el barrio de nuestras ilusiones y preferencias a cuestas. Buscamos un entorno custonizable que se adapte a nosotros, a diferencia del pasado vertical del hombre, extrañado o expulsado de la caverna.

Recuerdan aquello de, ‘te adaptas o te adaptamos’. Era un cartel preventivo, una ‘ley no escrita’ coercitiva, en los espacios sociales que solíamos visitar. Muy parecido al primitivo mensaje romano aparecido en Pompeya ‘Cuidado con el perro’. En ambos casos nos sentíamos intimidados. Estábamos avocados a tomar riesgos.

En parte, el éxito de una red social, entre muchos otros, es su capacidad de personalización del barrio, entendido como modelo de liberación. Antes el barrio nos modulaba y adaptaba inexorablemente a través del cartel preventivo, ‘sine qua non’, sin el mensaje, era imposible vivir en él. Ahora nosotros customizamos el barrio, nuestras experiencias y nuestro avatar. Nosotros sobrescribimos el cartel, somos autores y prescriptores del mensaje, e influyentes como nunca antes lo fuimos en la prehistoria digital.

Para algunos la sociedad conectada es un “ghetto online opresor” un retroceso, que constriñe el libre albedrío del hombre, y del cual hay que huir de vez en cuando. En el mundo desarrollado tomamos la categoría de “ciudadanos consumidores”. Una categoría y una formula imposible desligar la una de la otra. Somos ciudadanos porque somos consumidores, y se es consumidor porque se es ciudadano. La sociedad conectada rompe los enlaces verticales del ciudadano atado al consumo pasivo del Edén de los carteles preventivos y coercitivos.

Veamos una ventaja irrefutable: Cuando hablamos del momento cero de la verdad, “ZMOT” hablamos del principal logro del ciudadano consumidor como cliente. El momento cero de la verdad es cuando un cliente, antes siquiera de considerar a una compañía, marca o servicio, investiga por su cuenta (principalmente a través de internet), para decidir si avanza hacia el siguiente paso. Son las primeras impresiones, y donde comienza el proceso de compra. Huir de este proceso de evangelización de la sociedad conectada, no hará que seamos más libres fuera del “ghetto online”, Podemos escribir mucho y poco, sobre ventajas y desventajas de la sociedad conectada como visión claustrofóbica del futuro, como distopía, o como utopía de una protosociedad feliz olvidada por la humanidad.

Las tecnologías no sólo están cambiando lo que hacemos, sino también lo que somos…y especialmente las móviles, ya que incluso duermen con nosotros. Sherry Turkle.
Asombrosas paradojas nos deja la sociedad conectada. Acostumbrados asistimos a un nuevo capítulo del nacimiento de una contracultura, pero sin autor, sin Theodore Roszak. La resistencia y denuncia de la sociedad conectada o sociedad digital horizontal, pero sin la puerta trasera del LSD de la evasión psicodélica del mundo real. Es el síndrome del huésped revotado; rebota en esta, y en cualquier otra sociedad. Es el cuento de hadas de Hans Christian Andersen. La princesa y el guisante. No importa cuántos colchones pongamos unos sobre otros, siempre notaran la hortaliza bajo los mullidos colchones.

Qué difícil es, a veces, mantener un discurso ascético, pero quien quiere ser impoluto y purista en la era de la sociedad conectada, más cerca del hedonismo que de la contemplación. Hay cosas que ya no se llevan, como los pantalones campana, las plataformas, los peinados a lo afro, y los Radio Cassette; también las ideas terminadas en ismo. El mudo versionado ha entrado en una dinámica o en modo beta infinito, como el software.

El someter al diván del psicólogo a la sociedad conectada, es hacer trampa. “La sociedad enferma” es una definición en sí mismas excluyente, responden antes, a valores y dogmas ideológicos de encaje y engranaje social, y cultura del miedo, qué a planteamientos científicos. Si te alejas del mundo real, el de las posibilidades materiales, necesitas el confort del diván. Fabular e imaginar no son canciones de John Lennon, ambas opciones suelen salir caras en sociedad…

¿El humanismo como firewall?
El enfoque humanista de la psicología de los años ´60 y ´70, fue un recurso contra el “malware” del cientifismo imperante y radical heredado del siglo XIX. “La supremacía metodológica de las ciencias formales y naturales sobre otros campos de la investigación tales como ciencias sociales o humanidades” Wikipedia.

Este enfoque humanista de la psicología de Turkle, al igual que los cruzados templarios, sale al rescate de la naturaleza del hombre. Piensa que la sociedad y el progreso tienen la capacidad de cambiar dicha naturaleza y condición. Podemos represar y represaliar los valores culturales, pero no la naturaleza del hombre. No por represar el agua de un río cambiamos la naturaleza. En todo caso el curso del río y su destino. Algo muy parecido dijo el poeta Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”

Acudir al humanismo como último un “firewall” es más un síntoma, que un recurso retórico. El humanismo tiene un anclaje social dogmático, difícil de huir de él, y de refutarlo. Es como el azúcar glass sobre los postres tristes. Hay cosas que por mucho glasseado tengan encima no dejan de ser toscos y tristes.

El humanismo como filosofía fue un logro como aportación al conocimiento integral del hombre. No por ello queda fuera de toda revisión y análisis. Creo que sigue siendo válido pero sujeto a desfibrilación dogmática. El humanismo y el carbono están presentes como átomos en el hombre. Separarlos el uno del otro, sería como separar de la sustancia agua, el hidrógeno y el oxígeno.

Cada vez más gente se cuestiona si tiene sentido estar conectado y disponible 24 horas al día. Las mejores mentes de mi generación pasan el 90% de su tiempo de trabajo contestando e-mails. ¿Te das cuenta de la pérdida intelectual que eso supone? Llevamos solo 15 años conviviendo con Internet, seguimos en pañales en cuanto a nuestra existencia tecnológica, por eso confío en que aún cambiará muchas veces nuestra forma de relacionarnos con la tecnología. Sherry Turkle.

¿Conectados pero solos?
¿Conectados pero solos?

Resuelto el problema del marketing viral*


modelo del grupo seminal

Científicos del ejército norteamericano de West Point copian partes de mi teoría sobre el hombre grapa en las redes sociales, el “Staple Man” cuyo hallazgo anuncie en este medio, y prometí difundirlas en un libro de pronta aparición. El descubrimiento y aislamiento del elemento grapa, en una red social es el equivalente a la molécula de dios, o Bosón de Higgs. La sola presencia de uno o más de estos elementos grapa en una red social, dada su alta conductividad y virulidad nativa, garantizarían el éxito y expansión de una red social, más allá del mensaje. Me complace el reconocimiento de la comunidad científica a mi trabajo de investigación sobre la sociedad conectada, cuyo marco teórico emanan del Darwinismo digital, la Antropología digital y la Etología humana digital.

“La noticia aparecida en el Blog MIT Technology Review, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y en la prestigioso blog de “Cornell University.” Anunciaba el hallazgo: “Investigadores militares estadounidenses de West Point, resuelven el problema fundamental del marketing viral. Unos teóricos de las redes que trabajan para el ejército de Estados Unidos han resuelto cómo identificar el pequeño grupo “seminal” de personas capaz de difundir un mensaje por toda una red. The Physics arXiv Blog 18/09/2013.”

Estos científicos han llegado a conclusiones muy parecidas, a las planteadas por mi teoría del ‘elemento grapa’. Han encontrado una manera de identificar y aislar al ‘grupo semilla’ que, cuando se infectan, o contagian, puede difundir un mensaje a través de toda una red altamente distribuida. Y dicen, además, que se puede hacer rápidamente y fácilmente, incluso en redes relativamente grandes. […]

Estos científicos logran identificar al pequeño grupo viral responsable, (grupo seminal) pero no su naturaleza, ni su cultura. Desestiman las condiciones y partes necesarias de la interacción social de un grupo. No buscan aislar al elemento nativo presente y necesario en todo proceso de ignición o fisión viral. Qué hace singular a un grupo seminal, y si se pueden crear grupos semilla artificiales, conociendo el mecanismo, la génesis binaria.

Ni el peso, ni el vínculo social de las partes con el todo son reveladas. Se habla de la estructura matemática del grupo y su función, pero no de las leyes que la estructuran siendo estos elementos bilógicos binarios. Y no se habla en el estudio de la cohesionan como fuerza colaboradora, capaz conducir la naturaleza social ferina plurarquíca de la red social.

El estudio se basó, a mi entender, en la imagen o registro gráfico de los eventos observados, especie de Photo finish de varios evento pasados, de una acción viral ejecutada sobre varias redes sociales, redes altamente distribuidas. No sabemos si fueron observados en tiempo real. La observación estadística describe el epicentro del mensaje “viral” y las relaciones y acciones entre grupos y las relaciones e interacciones de los grupos más activos en una red distribuida.

Los investigadores lo que han hecho es encontrar la manera de identificar a un subgrupo de actores, que si se le envía todo el mensaje, debe difundirlo a toda la red. Grupo semilla. Pero no están seguros de que sean estos mismos actores, los integrantes de futuras acciones virales. “De ser así, no sabemos nada” Se conoce la fuerza de un grupo semilla. Pero no la calidad viral del grupo en el tiempo. Tampoco la escala de velocidad de respuesta en cada grupo observado. ¿Qué hace al grupo semilla altamente conductor, e inductor de energía potencial necesaria en toda acción viral?

“Toda arquitectura de red es una estructura de poder latente” Identificar la composición diferencial de todos los actores de un grupo ‘seminal’, nos acercaría a la identificación y aislamiento del elemento o ‘elementos grapa’. Un elemento grapa en un ‘grupo seminal’, es aquel elemento o elementos capaces de enriquecer al grupo seminal, independientemente de su orientación ideológica. No sabemos identificar por ahora cómo entra, pero tampoco el por qué permanece engrapado en el grupo. “El valor del elemento grapa, no es el cómo se sujeta en el grupo, sino a quienes sujeta.” ¿De dónde emana su fuerza y su conciencia?

Cuál es el umbral crítico del elemento grapa en una red. Cuál es el grado o capacidad cognitiva del elemento grapa. Inteligencia interpersonal según la teoría de las inteligencias múltiples” de Howard Gardner, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra. Los primatólogos llevan tiempo observando la teoría de Howard Gardner, en grupos de primates, llegando a reconocer la valides universal de la teoría de las inteligencias múltiples, observadas en los humanos y en algunas familias de primates.

El amplio espectro de posibilidades que se abren de aquí en adelante, son inconmensurables. Pienso en la utilidad para la sociedad conectada, la economía, la política y la social media, así como también, por lo visto hasta ahora, para usos militares por el control del espacio virtual, son inéditos. La existencia y aislamiento del elemento grapa como aportación científica, posibilita nuevos escenarios socio-económicos, lo convierten en la principal herramienta estratégica hallada hasta ahora para el uso y manejo científico de las redes sociales y su rentabilidad.

La fenomenología de las redes sociales, no pueden ser un enigma, o un espacio para las especulaciones estadísticas y de resultados, como ha venido sucediendo hasta ahora. Demasiada ‘gimnasia y magnesia’ vertidas y ventiladas sobre la sociedad conectada y su descifrado a lo código Da Vinci (infoxicación o infobesidad). El volcado o “vertido” estadístico en una infografía, especie de modelo pedagógico de la social media, no resolverá las incertidumbres que se ciernen sobre la sociedad digital, entendida como misterio. En términos fenomenológicos se abre un nuevo cambio de paradigma sobre la sociedad conectada su ciencia y su metodología. Lo social media fue la parte física visible del cambio de paradigma entre medios tecnológicos, hasta ahora, entre la social media y medios de comunicación de masas.

(*) http://www.technologyreview.es/blog/post.aspx?bid=359&bpid=29700

Google vs. Death


Time, Google vs. Death

La carrera por las patentes se ha convertido en una novela de ciencia ficción por entregas, nada despreciable al género, ni a la prosa de Isaac Asimov, o Ray Bradbury. Superan a la más elaborada y exitosa de las ficciones contemporáneas. La penúltima de las patentes más inverosímiles y desconcertantes del millenium fue, sin lugar a dudas, la del Genoma Humano, objeto del deseo para las multinacionales. Ahora se abre un nuevo debate, o un dilema existencial y filosófico sobre la búsqueda de la inmortalidad, la última frontera. (Extender la vida y retrasar la vejez son metas alcanzables en la actualidad por la humanidad a corto plazo. Ello ya nadie lo discute. Un debate aplazado por los homínidos como seres racionales. Quizás estéril, quizás ético, económico, religioso o quizás filosófico. El pacto fáustico sustentado por la leyenda, literatura y el arte, convertido en tecnología punta.  Patentar la muerte (Death) puede ser un buen negocio para Google.

El fundador de Google y CEO Larry Page, anuncia la creación de “Calico” un laboratorio de bioingeniería para extender la vida humana, y resolver los problemas del diseño defectuosos del hombre desde su creación, el envejecimiento, y la caducidad como problema. No hablamos de utopías, ni de distopías apocalípticas. Hablamos de ‘business to business’  de simples inventos como en su día fue el telégrafo y la máquina de vapor. La carrera

¡Se escuchan propuestas! Los seres conectados en Fase Beta (β) es el modelo ideal de la inmortalidad de los seres digitales, seres conectados full time, en fase de prueba, sin terminar, y así hasta la eternidad. El creador de la maquina no puede fallecer. Sería un contrasentido tener un valor de uso ‘finito’ al de la máquina universal. La tarea asignada en la era google, la era de las paradojas y los paradigmas, está en buscar “el algoritmo de la vida” […]

¿Podemos patentar partes de la naturaleza?, ¿Es lícito? ¿Descontados por ahora, Dios y el Diablo por la cyber-humanidad en el nuevo pacto Fáustico. Con quién pactamos de ahora en adelante? La vida y la muerte son los dos pilares del poder. El control político y social que se ejerce sobre ambos por parte de la sociedad política, mantienen el orden y la cohesión. El devenir histórico de la humanidad se cementa y se explican en el equilibrio sobre la vida y la muerte. “Yo doy la vida, yo doy la muerte…”. Así  hablan los dioses. La vida y la muerte como recursos económicos siempre han estado ahí, son parte de la teoría del “Diseño inteligente” Ahora convertidos en la lucha por el control del mercado.“Denme una palanca, un punto de apoyo y moveré el mundo” ¡y lo patentare!

Staple man, el último meme


stapled man

La existencia y hallazgo del ‘hombre grapa’ en las redes sociales y la importancia vital que tienen en la subsistencia de las redes, como sistemas sociales de nueva generación. Son clave en la formación de todo lo que hoy conocemos como sociedad conectada, son los meme o unidad de transmisión cultural mínima, son los nuevos replicantes en expansión…  La hipótesis arriesgada de seres digitales superconductores, seres con conciencia nativa horizontal. El hombre grapa, es la pieza que faltaba al modelo descriptivo del origen de las redes sociales. La descripción clásica de la Antropología, del hombre como ser gregario, como parte de un zoo humano, apegado a impulsos y necesidades sociales animales, innatas y culturales. Ya no satisfacen, ni tienen utilidad y/o continuidad histórica o validez científica alguna…

Los ‘Hombres Grapa’ no son seres engrapados a la sociedad conectada. No es lo mismo que estar enganchado, ser un fans o un Friki, alguien que entra y sale del club sin compromiso de permanencia… El Hombre Grapa, el ‘Staple man’ tiene una función social más allá de la ideología y las tendencias, son nuevos replicantes meme. Son transmisores nativos con alta conductividad en las redes sociales. Son nodos humanos en semejanza a una red distribuida p2p. Sin los seres grapa, los ‘Beings Staple’ no sería posible el fenómeno expansivo de las redes sociales y el de la sociedad conectada como física de lo imposible…

Beings Staple, los seres grapa, vienen a ser lo que para la física, la ‘partícula de Dios’ de la sociedad conectada, la teoría del ‘Bosón de Higgs’. Su descubrimiento y aislamiento del ‘Staple man’ explicaría ese momento de inicio cero de la estructura horizontal de una red distribuida o de círculos sociales. La génesis de la sociedad conectada tiene su origen en la existencia de seres con conciencia nativa. Los ‘Staple man’ han sido invisibles hasta ahora. Su descubrimiento explicaría su disponibilidad y estado y de conciencia nativa de diseño, más alla del azar, o de una física compleja de la superconciencia binaria.

El éxito y durabilidad de una red social no depende del número de miembros registrados (collection)  ¿Por qué, sólo la empatía no es suficiente para mantener la cohesión de una red social?, ¿Qué hace que una red social triunfe y permanezca como valor o activo de la sociedad conectada?, ¿Cuáles son las claves de su éxito?, ¿Cuántos hombres grapa son necesarios para que una red social triunfe o se estabilice?, ¿Cómo reconocer a un hombre grapa en un entorno digital o de red?, ¿Cuál es la utilidad para la humanidad conectada?.

Un hombre grapa es algo más que una pieza de hierro, tal cual la imaginamos, tiene toda la información funcional necesaria y alta conductividad horizontal para el soporte y expansión del sistema, auténticos meme. Un símil que nos ayudaría a entender cómo se estructuran los elementos que forman el universo social, las grapas, son los equivalentes a los postes de madera del viejo telégrafo. Cada poste sería un hombre grapa… Su número seria proporcional al éxito de una red social. La desaparición critica de hombres grapa, crean inestabilidad en la red, independientemente del número (collection)  de miembros registrados o activos. El modelo actual reduccionista con raíces en las ciencias vintage, estándar, sólo explica una pequeña parte de él.

La necesidad de una nueva ciencia comparativa, de una nueva etología humana, se impone como realidad ante nuevos y variados objetos de estudio insospechados en el siglo pasado, el siglo de las ciencias del comportamiento humano y de las ciencias del ‘cubo trasparente’…

Urge una ciencia comparativa de la evolución del hombre, no podemos perder de vista la nueva naturaleza extrañada o enajenada de la parte animal del hombre. La nueva humanidad virtual y sus habilidades nativas e inéditas, invisibles al cubo transparente de las ciencias del comportamiento.  Ya no son válidas la comparativa del comportamiento animal y humano en entornos naturales y urbanos, como constructos de una observación o realidad sesgada de la etología formal del hombre. La descripción antropológica del hombre es inacabada, es incompleta… Sujeta al hombre a un tipo limitado de universo tridimensional de la naturaleza… atrapado en un mundo analógico predecible translucido.

¿Qué información cultural mínima trasporta el meme?, ¿Cuál es la psicología del hombre grapa, del meme?, ¿Este hombre grapa es teórico?, ¿Tiene masa?, ¿Cómo fue el minuto cero de la primera red social exitosa?, ¿Cómo aislar, hacer visible a un meme, a un hombre grapa?…

…En mi laboratorio de medios digitales y ‘Etología Humana Evolutiva Digital’ (WikiLab) realizamos estudios  comparativos de la evolución del comportamiento humano en entornos digitales en la sociedad conectada, o neuro digital… Partimos de modelos de simulación tridimensionales basados en teorías críticas racionalistas como metodología de simulación de los comportamientos socio-digitales neuronales (nodos meme).

Dividimos la realidad y a las probabilidades de los hechos y los objetos visibles e invisibles en dos grandes “cubos” diferenciados por su nivel de trasparencia. El cubo trasparente donde sucedes y se registras los comportamientos visibles y altamente probables. Y el cubo negro, no translucido; un espacio o cuerpo a través del cual pasa la luz, pero que no deja ver sino confusamente lo que hay detrás de él. Un espacio para las especulaciones arriesgadas, especulativas. Un espacio cuántico de predicciones racionalistas…

No nos van bien las evidencias semánticas o representaciones formales de la realidad… La caja negra arroja más luz al conocimiento, que siglos de ciencias de lo formal, de lo evidente, solo explican lo heliocéntrico, una práctica muy extendida al conociendo científico de las ciencias sociales y la antropología…

Al final todos funcionamos con la caja, con el cubo negro a cuestas, guardándola distancia y las diferencias con el cubo negro del racionalismo crítico. La humanidad y en particular el hombre, tienen dos niveles de interpretar el mundo, la percepción consciente del mundo como lo real, y la percepción inconsciente del mundo como realidad extrañada, codificada… (…)

Apropósito de la memética, de esta debo decir o señalar que tiene importantes defensores, como la psicóloga Susan Blackmore y el filósofo cognitivo Daniel Dennet, que la estiman como una expresión más del ‘darwinismo universal.” Por otra parte, me gustaría citar a la doctora Susan Blackmore  por sus asombrosas conclusiones y similitudes con mis hallazgos: “…Los referentes ya no son los padres y los parientes. Y ahora, con los medios de comunicación masivos la transmisión memética ha adquirido aún más fuerza si cabe. Otras personas son sumideros de memes. Al no relacionarse no transmiten sus memes y los condenan a la extinción…”  “Son muchos biólogos y científicos los que se niegan a aceptar la posibilidad de que un nuevo replicante haya surgido entre nosotros.”

(edición Kindle/amazon)

La lateralidad de las redes sociales…


Reveladas y conocidas nuevas evidencias sobre la lateralidad de las emociones en las redes sociales; nos obliga a retrotraernos a viejas y no tan viejas teorías sobre la lateralidad de los “objetos” en el cosmos y en la humanidad de los objetos verticales y sus limitaciones históricas… “El filósofo alemán Immanuel Kant, fue uno de los primeros en discutir sobre la lateralidad de algunos objetos, sobre su “orientación”, sobre la naturaleza de los objetos “derechos” e “izquierdos”. Y se preguntó por estas cosas dentro de su preocupación por demostrar que el espacio es absoluto.

the enchantment factor and the likeability factor

También ello me obligó a recordar a M. Gardner y The Ambidextrous Universe, (Izquierda y Derecha en el Cosmos) es el libro de Martin Gardner acerca de temas relacionados con la simetría y la asimetría en la cultura humana, en la ciencia y en el universo… “El problema de Ozma” planteado por Gardner, es un problema derivado de la percepción de la humanidad vertical, a mi entender… El desconocimiento de una humanidad virtual, falsea e invalida el problema de Ozma, como dilema e incógnita científica. Introduce una nueva variable al problema de Ozma. La percepción en entornos digitales o binarios introduce un nuevo orden binario comprensible y universal a considerar…. (…)

Richard Davidson y William Irwin, (The Functional Neuroanatomy of Emotion and Affective Style) Cuanto mayor es el peso relativo de la parte izquierda del cerebro en una persona, más refiere ésta emociones positivas, como son la dicha, el entusiasmo, la energía, etc. Y viceversa: quienes exhiben mayor actividad en la parte derecha experimentan emociones negativas. La Internet y en especial la sociedad conectada están posibilitando el desarrollo inédito, acelerado del lado izquierdo del cerebro humano. Una revolución sin precedentes para los humanos, y una revelación para las ciencias a partir de la consideración de la humanidad como, humanidad virtual, como sociedad conectada.

Hace un año publique en este blog algunas evidencias sobre la evolución de la inteligencia humana en entornos digitales: hable sobre la sociedad conectada, y sobre los motores de la historia de esta nueva humanidad digital. Decía: “…Para ser un humano binario hay que estar dotado de al menos dos factores claves dominantes. El factor de encantamiento y el factor de gustar y compartir emociones. “The enchantment factor and the Likeability factor” son dos factores de una misma ecuación que está revolucionando el mundo real, y que tienen su origen en el mundo virtual y horizontal, el de las marcas personales y los nuevos avatares.

Ahora conocemos más sobre tales evidencias, ya no tan especulativas. ¡Reales!. Sobre todo conocemos el lugar, el encaje, el espacio donde opera, y donde se alojan como ‘capital binario’, como peso relativo en el cerebro humano entre hemisferios. Internet y los entornos digitales nos hacen más felices como seres conectados. El factor “enchantment y el Likeability son manifestaciones de una misma realidad, son extensiones del lado izquierdo del cerebro dónde anidan las emociones positivas como la felicidad. El problema de Ozma, si lo planteamos a una escala y dimensión humana como el cerebro, entenderíamos la lateralidad de las emociones como motor de la sociedad conectada y universal.  La reagrupación de los bits neuronales en entornos digitales y su expansión como superconciencia binaria, como masa crítica.

Todo intento por reconstruir y/o recrear la aventura de la evolutiva del cerebro humano, termina en narración, en historia novelada de un puzle incompleto, como la secuencia del genoma humano; que hasta no hace mucho, se nos antojaba imposible de completar. Herbert Wendt es el cronista indiscutible del estudio de los pueblos y de sus relaciones, socio-culturales, naturaleza, cultura y humanidad e historia. Es el autor de EMPEZÓ EN BABEL.

Crónica novelada de la historia del origen de las razas, difícil de olvidar… “Los prehistoriadores buscan huellas de los tiempos pretéritos en otras capas de la tierra: los antropólogos examinan cráneos, formas del cabello y grupos sanguíneos; los historiadores de la cultura reconstruyen las migraciones de pueblos prehistóricos; los expertos en arte tratan de explicar las pinturas rupestres casi desaparecidas; los biólogos investigan el origen de los pueblos; a ellos se suman psicólogos, historiadores de las religiones, genetistas, sociólogos y folkloristas” (…)

Podríamos decir, parafraseando el título del libro “Empezó en Babel”  Lo mismo sobre la virtualidad en el cosmos, Todo empezó a la izquierda del cerebro humano, es la crónica de la aventura de la sociedad conectada, capaz de refutar el problema de Ozma…

No hablamos, ni es un simple planteamiento de grados y/o ejes cartesianos de un plano, de grados positivos y negativos en el espacio…  Quizás estemos hablando de una predisposición natural de los bits en el cerebro humano como lenguaje… De una organización binaria de la humanidad  y del universo. Lo que haría posible la comunicación digital entre otras formas inteligentes en el cosmos. La comprensión del convencionalismo humano de la lateralidad en el cosmos, “izquierda y derecha” se resuelve en lo virtualidad como eje y lenguaje universal entre vidas inteligentes…  ¿Posible solución al problema de Ozma…?

El libro recomendado de esta semana:

Martin Gardner, ¡ajá! Paradojas que hacen pensar

(…)

“La sociedad Tipp-Ex”


(Del ser cuantitativo al ser cualitativo de la sociedad conectada…)

Esta semana la he estado dedicando en mis tiempos libres a investigar, escribir borradores y reflexionar sobre la relación “sociedad y personalidad” en la sociedad conectada. Es un tema que considero controvertido y esencial, desde su definición como objeto tradicional del cambio social y de investigación; por la afinidad con otras ciencias especulativas que se adjudican desde hace décadas la propiedad sobre la descripción del cambio social. Antropología social, filosofía, sociología, psicología, economía política y ciencia y tecnología… Es amplio el prontuario de especulaciones y especuladores, unos más que otros profundizan en la adivinación, y unos más que otros en la mera descripción fenomenológica del cambio.

Tipp-ex_m_Mom_0

El oficio de Casandra se ha instalado en cada una de ellas… El don de la profecía, el don de Casandra no ha cesado en quienes pretendemos más que describir el cambio social, pretendemos adelantarnos al mismo, a su predicción. (…) De esto y de aquello, van estas reflexiones para este Blog…!!!

…Vivimos instalados en la mayor cruzada cainita conocida por la humanidad occidental. Constituida en formato lobbies o grupos de poder y presión: freak, fanáticos, extraños, extravagantes, estrafalarios, ambiguos e intolerantes, integristas y antisistema. Es parte de “La sociedad Tipp-Ex” Una generación nativa del mundo globalizado, con una percepción reduccionista y mediática de la sociedad como objeto reconfigurable al alcance de cualquiera, producto de la sociedad conectada. ¡Claro está! La sociedad reducida a plataforma a objeto personal, a drivers, a smartphone. La sociedad transformers”, maleable, custom “customize”, editable y observable por todos. ¡Linkable!

Hablamos de seres con conciencia de prosumidores, con la percepción divina de omnipresencia, de ubicuidad y reservorio de la moral y el bienestar social, poseedores de un destino y un mensaje… La percepción integrista de un mundo rectificable al alcance, sobre el cual reescribir a nuestra imagen y semejanza la humanidad. ¡El don del creador instalado! Es la cultura del predicador desnaturalizado, sin líderes; el evangelizador, el zaratustra del siglo XXI horizontal, el vigilante de la playa, con un pincel de corrector de Tipp-Ex. (…)

Es una conciencia anárquica y light, ambigua, reduccionista de la realidad, prístina y encriptado en el mesianismo decimonónico. Pero eso sí, muy funcional para el sostenimiento de la superconciencia horizontal y binaria de la nueva humanidad digital. Hemos pasado de ser una sociedad escrita a una sociedad escribible. De seres cuantitativos unidimensionales, a seres cualitativos horizontales… De ideas sin movimientos, a movimientos sin ideas… ¡No me caso con el Tipp-Ex, ni con el Tippeador de sociedades!

La capacidad instalada de falsa ilusión, en los militantes de la sociedad Tipp-Ex, es directamente proporcional al crecimiento de la masa conectada. La creencia en la extrapolación del bienestar que sufrimos, (disfrutamos) en las redes sociales, hacia el mundo real. De lo virtual a lo real, es algo más que una fuga de bits al mundo real. Es una sensación de placebo y un orgasmo, una sensación nunca vivida por la humanidad de los homínidos superiores. El choque entre modelos, se traduce como sociedad indignada. Cuando lo virtual, se convierte en nuevo avatar, cuando lo virtual supera en horas al mundo real, surge la sociedad en forma de indignación. Un tipo de realidad entra en conflicto con la otra, generando malestar, y un nuevo estado de conciencia horizontal. ¡Una forma evolucionada de antiglobalización! Nacida de los bits. ¡Surge una nueva militancia! Y una cyberorganización de la humanidad conectada.

Dichos roles eran reservorios exclusivos, estuarios de los partidos políticos y de las elites intelectuales, políticas y económicas de la sociedad vertical. La ruptura con la continuidad histórica de la humanidad tal cual la conocíamos y la percibíamos. Es una revolución en frio y silenciosa. Tendrá sus consecuencias, en términos de adaptabilidad radical. La ruptura epistemológica con la dependencia de un mundo dividido en productores, consumidores y meros espectadores, llamadas audiencias. Ya está dejando su impronta, la superconciencia horizontal y binaria. Una nueva evolución de la inteligencia humana, después de la revolución del lenguaje en los homínidos.

Lo virtual, configura un mundo de nuevas realidades y avatares, un muevo modo de producción emotivo ‘awesome’. Así como una nueva dependencia de relaciones universales horizontales. Lo político, lo jurídico, lo moral, y la propiedad, cobran una nueva idea y dimensión del orden de las cosas. “El ser social, ya no condiciona la conciencia social de los individuos”. El mundo material, como reproducción del orden social, es decir, la estructura material ya no condiciona el mundo de la superestructura. El orden imperante como justificativo del mundo, ha volado por los aires. La sociedad virtual desmonta y dinamita el orden como mundo vertical y lo desmitifica como razón, como personalidad social del individuo, sujeto del ser social. Lo virtual como motor de la historia digital. (…)

El materialismo histórico, pareciera que ya no encontrara, al sujeto histórico. Un siglo de predica y dogma de dominio marxista en las ciencias sociales esta por expirar, por cumplir sus plazos. Estamos ante una nueva fenomenología del conocimiento, aun por describir. Quizás Herbert Marcuse, fue quien nos acercó más a una descripción objetiva del cambio social. En términos de sociedad y personalidad. A mi entender, Para Marcuse, la dialéctica se puede dar de formas inversas. Puede darse en ambos sentidos, tanto desde el sujeto dominado, como del lado del ser social como dominador material, como racinalidad tecnológica.

“…No sólo es racional adaptarse sino razonable y conveniente porque no hay escapatoria personal. No hay lugar para la autonomía “y las diversas funciones de la razón convergen en el mantenimiento incondicional del aparato” (Herbert Marcuse).

¿Cómo llegó a constituirse esta racionalidad tecnológica en el pasado, en sistema de dominio? … Según Marcuse la sociedad industrial avanzada ha quedado integrada en ellas, como todas las dimensiones de la existencia humana en una sola. Para Marcuse: El individuo había sido anulado por la sociedad… “la sociedad unidimensional habría integrado todos los opuestos… habría eliminado toda oposición radical aislándola en sus filas. Para preservar el statu quo…

Aunque para Marcuse, el “poder de la maquina” es sólo poder humano almacenado. El hombre perteneciente a esta sociedad, es un hombre unidimensional, es un ser cuantitativo cuya meta es el consumo, cuyas necesidades están falseadas por la sociedad vertical… Para conseguir eliminar esta “personalidad” como miseria de este devenir. Sería preciso denunciar la irracionalidad de esta civilización vertical, de este sujeto histórico, como personalidad alienada y alienante, como sociedad y personalidad. (…)

La sociedad conectada, como nueva personalidad dominante, ha roto con el viejo modelo de personalidad vertical, del mundo almacenado como sociedad unidimensional, como falsa realidad. La irracionalidad de su irracionalidad, el ciclo de este devenir como miseria, encuentra resistencia en la sociedad horizontal, la sociedad conectada. La sociedad virtual, como negación del hombre unidimensional integrado en un modelo de personalidad cuyas metas y miserias son el consumo y la pasividad. ¡Seres en sí, y no para sí…!

“Si el problema no es la técnica, sino el sistema que ha universalizado su lógica, entonces la salida no es oponerse al progreso técnico, sino a los intereses que subyacen a ese progreso, que en el capitalismo como “sociedad vertical”, se reduce a la acumulación de capital. El interés principal no es el progreso de los seres humanos en libertad y felicidad, sino el progreso en la dominación…” (H. Marcuse)

La sociedad Tipp-Ex como afición, “get a hobby” como estilo de vida digital en las redes sociales y en los blogs son las partes más visibles de un estado protosocial en eclosión. La disgregación del hombre cuantitativo, del hombre unidimensional mracusiano, producto de la racionalidad tecnológica. Alcanza su madurez racional, como miseria de la historia. La sociedad horizontal es un estadio superior de la historia vertical o quizás el principio del final de dicha historia. La sociedad del individuo en red, desmonta y denuncia como hobby, como sociedad Tipp-EX a la unidimensionalidad del hombre. Es el triunfo del individuo a la racionalidad de la humanidad vertical. Hemos pasado de las ideas sin movimiento al movimiento sin ideas. ¡Get a hobby!

Parte (I)