“La sociedad Tipp-Ex”


(Del ser cuantitativo al ser cualitativo de la sociedad conectada…)

Esta semana la he estado dedicando en mis tiempos libres a investigar, escribir borradores y reflexionar sobre la relación “sociedad y personalidad” en la sociedad conectada. Es un tema que considero controvertido y esencial, desde su definición como objeto tradicional del cambio social y de investigación; por la afinidad con otras ciencias especulativas que se adjudican desde hace décadas la propiedad sobre la descripción del cambio social. Antropología social, filosofía, sociología, psicología, economía política y ciencia y tecnología… Es amplio el prontuario de especulaciones y especuladores, unos más que otros profundizan en la adivinación, y unos más que otros en la mera descripción fenomenológica del cambio.

Tipp-ex_m_Mom_0

El oficio de Casandra se ha instalado en cada una de ellas… El don de la profecía, el don de Casandra no ha cesado en quienes pretendemos más que describir el cambio social, pretendemos adelantarnos al mismo, a su predicción. (…) De esto y de aquello, van estas reflexiones para este Blog…!!!

…Vivimos instalados en la mayor cruzada cainita conocida por la humanidad occidental. Constituida en formato lobbies o grupos de poder y presión: freak, fanáticos, extraños, extravagantes, estrafalarios, ambiguos e intolerantes, integristas y antisistema. Es parte de “La sociedad Tipp-Ex” Una generación nativa del mundo globalizado, con una percepción reduccionista y mediática de la sociedad como objeto reconfigurable al alcance de cualquiera, producto de la sociedad conectada. ¡Claro está! La sociedad reducida a plataforma a objeto personal, a drivers, a smartphone. La sociedad transformers”, maleable, custom “customize”, editable y observable por todos. ¡Linkable!

Hablamos de seres con conciencia de prosumidores, con la percepción divina de omnipresencia, de ubicuidad y reservorio de la moral y el bienestar social, poseedores de un destino y un mensaje… La percepción integrista de un mundo rectificable al alcance, sobre el cual reescribir a nuestra imagen y semejanza la humanidad. ¡El don del creador instalado! Es la cultura del predicador desnaturalizado, sin líderes; el evangelizador, el zaratustra del siglo XXI horizontal, el vigilante de la playa, con un pincel de corrector de Tipp-Ex. (…)

Es una conciencia anárquica y light, ambigua, reduccionista de la realidad, prístina y encriptado en el mesianismo decimonónico. Pero eso sí, muy funcional para el sostenimiento de la superconciencia horizontal y binaria de la nueva humanidad digital. Hemos pasado de ser una sociedad escrita a una sociedad escribible. De seres cuantitativos unidimensionales, a seres cualitativos horizontales… De ideas sin movimientos, a movimientos sin ideas… ¡No me caso con el Tipp-Ex, ni con el Tippeador de sociedades!

La capacidad instalada de falsa ilusión, en los militantes de la sociedad Tipp-Ex, es directamente proporcional al crecimiento de la masa conectada. La creencia en la extrapolación del bienestar que sufrimos, (disfrutamos) en las redes sociales, hacia el mundo real. De lo virtual a lo real, es algo más que una fuga de bits al mundo real. Es una sensación de placebo y un orgasmo, una sensación nunca vivida por la humanidad de los homínidos superiores. El choque entre modelos, se traduce como sociedad indignada. Cuando lo virtual, se convierte en nuevo avatar, cuando lo virtual supera en horas al mundo real, surge la sociedad en forma de indignación. Un tipo de realidad entra en conflicto con la otra, generando malestar, y un nuevo estado de conciencia horizontal. ¡Una forma evolucionada de antiglobalización! Nacida de los bits. ¡Surge una nueva militancia! Y una cyberorganización de la humanidad conectada.

Dichos roles eran reservorios exclusivos, estuarios de los partidos políticos y de las elites intelectuales, políticas y económicas de la sociedad vertical. La ruptura con la continuidad histórica de la humanidad tal cual la conocíamos y la percibíamos. Es una revolución en frio y silenciosa. Tendrá sus consecuencias, en términos de adaptabilidad radical. La ruptura epistemológica con la dependencia de un mundo dividido en productores, consumidores y meros espectadores, llamadas audiencias. Ya está dejando su impronta, la superconciencia horizontal y binaria. Una nueva evolución de la inteligencia humana, después de la revolución del lenguaje en los homínidos.

Lo virtual, configura un mundo de nuevas realidades y avatares, un muevo modo de producción emotivo ‘awesome’. Así como una nueva dependencia de relaciones universales horizontales. Lo político, lo jurídico, lo moral, y la propiedad, cobran una nueva idea y dimensión del orden de las cosas. “El ser social, ya no condiciona la conciencia social de los individuos”. El mundo material, como reproducción del orden social, es decir, la estructura material ya no condiciona el mundo de la superestructura. El orden imperante como justificativo del mundo, ha volado por los aires. La sociedad virtual desmonta y dinamita el orden como mundo vertical y lo desmitifica como razón, como personalidad social del individuo, sujeto del ser social. Lo virtual como motor de la historia digital. (…)

El materialismo histórico, pareciera que ya no encontrara, al sujeto histórico. Un siglo de predica y dogma de dominio marxista en las ciencias sociales esta por expirar, por cumplir sus plazos. Estamos ante una nueva fenomenología del conocimiento, aun por describir. Quizás Herbert Marcuse, fue quien nos acercó más a una descripción objetiva del cambio social. En términos de sociedad y personalidad. A mi entender, Para Marcuse, la dialéctica se puede dar de formas inversas. Puede darse en ambos sentidos, tanto desde el sujeto dominado, como del lado del ser social como dominador material, como racinalidad tecnológica.

“…No sólo es racional adaptarse sino razonable y conveniente porque no hay escapatoria personal. No hay lugar para la autonomía “y las diversas funciones de la razón convergen en el mantenimiento incondicional del aparato” (Herbert Marcuse).

¿Cómo llegó a constituirse esta racionalidad tecnológica en el pasado, en sistema de dominio? … Según Marcuse la sociedad industrial avanzada ha quedado integrada en ellas, como todas las dimensiones de la existencia humana en una sola. Para Marcuse: El individuo había sido anulado por la sociedad… “la sociedad unidimensional habría integrado todos los opuestos… habría eliminado toda oposición radical aislándola en sus filas. Para preservar el statu quo…

Aunque para Marcuse, el “poder de la maquina” es sólo poder humano almacenado. El hombre perteneciente a esta sociedad, es un hombre unidimensional, es un ser cuantitativo cuya meta es el consumo, cuyas necesidades están falseadas por la sociedad vertical… Para conseguir eliminar esta “personalidad” como miseria de este devenir. Sería preciso denunciar la irracionalidad de esta civilización vertical, de este sujeto histórico, como personalidad alienada y alienante, como sociedad y personalidad. (…)

La sociedad conectada, como nueva personalidad dominante, ha roto con el viejo modelo de personalidad vertical, del mundo almacenado como sociedad unidimensional, como falsa realidad. La irracionalidad de su irracionalidad, el ciclo de este devenir como miseria, encuentra resistencia en la sociedad horizontal, la sociedad conectada. La sociedad virtual, como negación del hombre unidimensional integrado en un modelo de personalidad cuyas metas y miserias son el consumo y la pasividad. ¡Seres en sí, y no para sí…!

“Si el problema no es la técnica, sino el sistema que ha universalizado su lógica, entonces la salida no es oponerse al progreso técnico, sino a los intereses que subyacen a ese progreso, que en el capitalismo como “sociedad vertical”, se reduce a la acumulación de capital. El interés principal no es el progreso de los seres humanos en libertad y felicidad, sino el progreso en la dominación…” (H. Marcuse)

La sociedad Tipp-Ex como afición, “get a hobby” como estilo de vida digital en las redes sociales y en los blogs son las partes más visibles de un estado protosocial en eclosión. La disgregación del hombre cuantitativo, del hombre unidimensional mracusiano, producto de la racionalidad tecnológica. Alcanza su madurez racional, como miseria de la historia. La sociedad horizontal es un estadio superior de la historia vertical o quizás el principio del final de dicha historia. La sociedad del individuo en red, desmonta y denuncia como hobby, como sociedad Tipp-EX a la unidimensionalidad del hombre. Es el triunfo del individuo a la racionalidad de la humanidad vertical. Hemos pasado de las ideas sin movimiento al movimiento sin ideas. ¡Get a hobby!

Parte (I)

El activismo quotes sayings. De los aseos públicos a las redes sociales.


De los aseos públicos a las redes sociales!, quotes sayings

La sociedad conectada necesita el cartel perfecto, como el Almuecín el versículo ideal en la mezquita. Las frases hechas, los mensajes y las paráfrasis digitalizadas y compartidas en las redes sociales son nuestra chatarra digital ‘scrapbooking’. Quizás todos somos náufragos en busca de salvación. Un Quotes es una cita, un mensaje en forma de cartel. ¡Al final!, es un mensaje en una botella de bits,tratando de ser rescatada de nuestro Timeline.

El activismo quotes sayings

El activismo, quotes sayings: Dependencia o síndrome del cartel, del poster escrito. Es una de las tendencias más virales que se recuerden desde la creación de las redes horizontales (redes sociales). Un gran descubrimiento para el zoo de los homínidos de la sociedad conectada, herederos de los mensajes escritos en ‘el muro’ reflejo de las cuevas de Altamira. La tendencia o activismo de la paráfrasis, el parafraseo, el pensamiento light, la reflexión portátil, desechable, unisex, ecologista, antisistema, anarquista, geek, guay y pet lover.

Son nuestros bisontes fetiches y prehistóricos, textos asaeteados como bisontes y garabateados. Y sobre todo si los podemos pegar en las paredes ‘Timeline’ de nuestra caverna de forma digital, binaria. El activismo de los mensajes sanforizados a prueba de golpes, es elástico y no encoje, triunfan en las conversaciones del mundo conectado y existen para todos los gustos. Citas, arrancadas como tubérculos de sus autores, y pensamientos en formato Zip y copy/paste, buscando nuestra gloría viral. Un reconocimiento personal, improbable e imposible de alcanzar en nuestra frustrante humanidad vertical, ahora convertida en una larga cola de conexiones y conversaciones infinitas (The Long Tail) de la conversación de los prosumidores.

Nada que ver con los movimientos contraculturales de los años 60 y la evasión del LSD. Aquí no hay protesta de artillería pesada; todo es light, todos podemos ser un Cohn-Bendit, y tener nuestro propio mayo francés. Además, tener nuestro propio graffiti digital, ¡Bueno!, prestado. Son nano-mensajes, intenciones, manifiestos, pensamientos, refranes, sueños, cuitas y deseos emocionales recortables, estéticos e instantáneos. ‘Un perfecto diván digital’. Algo más que simples mensajes linkables compartidos y distribuidos horizontalmente en busca de aceptación y de respuesta. En definitiva, un ascenso al nuevo avatar del ‘Legionario Digital sin diván’ de la sociedad conectada del activismo ¡Quotes sayings! (…)

También podemos encontrar otros referentes o símiles, no tan lejanos, atávicos y primarios: Hablo de la recreación de los muros del burgo medieval y los pin-board de piedra, ahora en formato bits, como soporte para el cartel del gremio, la proclama, el slogan heráldico, la pertenencia a la marca del señor medieval. A lo Martín Lutero, fijando carteles en la puerta de la iglesia de Wittenberg, las noventa y cinco tesis de la reforma protestante. ¡Claro!, porque no tenía un ‘Timeline’ un perfil en Facebook.

La pared de una red social delimita los amigos y fija territorio, linderos para seguir funcionando en nuestra tribu virtual personalizada para darle sentido a nuestras vidas, un norte, un eslogan y una bandera. Un grito primario y silencioso, un mensaje escrito con tipografías vario pintas, esparcidas al mundo, ‘el Quotes’ un nano-manual de instrucciones de cómo funcionamos en nuestro Timeline. De esta arcilla binaria estamos hechos.

Enséñame tu eslogan ‘Quotes sayings!’ y te diré quién eres. Al mejor estilo de la heráldica medieval. Seres en busca de estandartes que flameen por nosotros. La pertenencia a la tierra al sustrato más atávico. Todos llevamos en nuestros bolsillos una morada, un puñado de tierra como el conde Drácula, viajando con nosotros allá donde vayamos, un símbolo de pertenencia, de recuerdo, de inmortalidad a donde ir a descansar. Hoy un puñado de bit por tierra, ciber organizados en nuestros bolsillos, sustituidos por telefonía móviles y pendrives, como diría McLuhan, el gurú de los medios de comunicación ‘como extensiones del cuerpo humano’.

Miles de millones de carteles con mensajes, en el pin-board de la humanidad virtual. Citas cual esporas, cuyo objetivo es fecundar, una cápsula del tiempo en busca de ser despertada, engrosando ‘la masa crítica’ el gran capital de la humanidad conectada, la superconciencia binaria. Todos los carteles con mensajes sirven al mismo fin, la construcción de una nueva humanidad, de un nuevo avatar de la inteligencia humana. (…)

El muro de los lamentos de los hebreos, acumula mensajes y pensamientos en forma de etiquetas, bidireccionales, de cada hombre con Dios. No constituye una red distributiva, una red horizontal social. En el muro hebreo ‘pin-board-hebreo’ funciona de la siguiente manera: Todos los nodos, hombres, se conectan con un solo nodo, Dios. Y Dios nodo, se conecta con todos los nodos hombre. Pero cada uno de los nodos hombres, en el muro hebreo, no puede comunicarse a través del pin-board-hebreo, con los demás nodos hombres. Dios es el único proveedor de la comunicación.

Las posibilidades que abre la sociedad conectada al hombre conectado. Superan el conflicto de Dios nodo y el Hombre nodo. Ahora los seres conectados gozan de una humanidad menos dependiente y vertical de la intermediación de Dios con él y entre los hombres entre sí. Ahora los ‘Quotes sayings’ fluye sin intermediación entre los seres conectados, producto de una nueva conciencia binaria. (…)

Me pregunto, si no estamos siendo testigos de una etapa anal de la nueva humanidad conectada, caracterizada por ahora, por el juego con nuestros ‘scrapbooking’, restos de nuestra humanidad vertical. Jugando con todo aquello que en el Edén del mundo real nos estaba prohibido alcanzar o realizar. En la sociedad conectada virtual podemos recrear y ser lo que queramos como prosumidores y dueños de nuestra marca personal, de nuestra propia creación virtual. ¿Cómo será la siguiente etapa de esta humanidad conectada? ¿Que la caracterizará?, ¿Cómo será nuestro nuevo rol digital, después de jugar con todos los tótem y excrementos del mundo real? ¿Cuándo dejaremos atrás el activismo, quotes sayings, nuestros scrapbooking? ¿Quién no ha tenido alguna vez, en su vida conectada su quotes and sayings, “El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra”.? (…)

Mi libro recomendado hoy es:

Ética digital en tiempos de Google, ¡God! Resumen a modo de prolegómeno (I)


Ética digital en tiempos de google. el gran desafio

Ética digital en tiempos de Google, ¡God!

Este post no pretendo hablar acerca de la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal, al mejor estilo de Gottfried Leibniz. Tampoco explicar la existencia del mal y justificar la bondad de Dios, es decir (la Teodicea) Nada más lejos de todo ello. Hablare de lo omnipotente de Google en particular, y dejare por ahora de lado, a otros iluminados de la Génesis de la era digital, llámense Facebook u otros.
(…)
[youtube http://www.youtube.com/watch?v=srW_B2lcfE8&w=560&h=315]

Empecemos por los profetas modernos del desastre y del ‘Apocalypse Now’ de los años `70! Como precedentes al desafío planteado, en la actualidad, por la sociedad conectada, la sociedad horizontal, desafío lanzado a las naciones, los estados y las personas, por los nativos digitales.

A diferencia del ‘Desafío Americano’ de Jean Jaques Servan-Schreiber, donde nos alertaba, en un ataque de histeria chauvinista, de la invasión silenciosa a Europa por parte de los poderes fácticos de la industria y la tecnología norteamericana. Han pasado 44 años de refutaciones históricas. El nuevo determinismo de la sociedad conectad es: te adaptas o te adaptamos. Tú eliges! En contra posición abierta al inventemos nosotros.

Las fronteras se han diluido en la era digital, como azucarillos, afortunadamente. A pesar de los focos de resistencia o restos de nacionalismo integrista, en el seno de Europa, y España en particular. El modelo europeo de Servan-Schreiber, hace tiempo, ha saltado por los aires; el intento fallido, de preservar a Europa como un santuario, de islas Galápagos, ha fracasado históricamente. Existen focos underground de fans en la Europa del 2012, eslabones perdidos en formato de anti-todo, nihilistas residuales.

…Una psicosis colectiva recorre Europa, atrapada en una especie de capsula del tiempo. Los custodios, de un puñado de “genes protegidos” como el secreto de la formula de la CocaCola. Se rebelan contra la sociedad de la libre circulación de personas, ideas, mercancías y capitales. Contra la integración Global.

Radicales, ensimismados en el integrismo talibán salvador de los modelos de vida medieval. Atrapados en su propia y delirante cosmogonía, de un supuesto pasado virtuoso y deseable a cualquier precio. Ésta visón opera en sentido contrario de las agujas del reloj histórico, y sirve de leitmotiv, a la teoría más extravagante del Caos. La respuesta está en el inicio de todo.

Quizás estemos ante complejos disfrazados de cultura, religión y tradición folk, enfrentados ante un mundo globalizado y conectado, ante un estado de conciencia colectiva que invade todos los espacios, hasta los más inimaginables. Los nuevos Rangers, rezagados a la selección de la nueva evolución de la inteligencia humana son incapaces de seguir el paso, de la nueva humanidad. Representan un llamado atávico a la nación a la lengua, a la hoja de ruta. Al final solo les quedara el mensaje romántico de: “Escarbemos sin cesar por debajo de los adoquines, así podremos encontrar la playa perdida, la playa salvadora, de la tribu originaria de nuestros ancestros” Una especie de neo-hippies antropológicos en plena era digital. (…)

La visión de las consecuencias de una ‘humanidad virtual’ y de una nueva ética del trabajo del hombre conectado, determinan un nuevo ser social. Una nueva orientación histórica que remplaza la valides del conocimiento universal, como esencia tradicional de la verdad del mundo material. En contra posición a lo virtual y la generación de una nueva conciencia, planteada como superconciencia conectada. No se asusten no voy a proponer en este largo post, un tratado de revisión Ontológica, o fenomenológica del conocimiento. Para nada. Sólo he sentido la necesidad de puntualizar el paradigma que se nos plantea en tiempos de Google. A la hora de hablar de una nueva humanidad conectada y de una ética del trabajo conectado. Y los nuevos desafíos. (…)

Google es inevitablemente nuestro referente empírico, el modelo más visible, más omnipresente y omnipotente de la tecnología de la sociedad conectada. Podemos decir, qué ha reseteado en pate la humanidad. Realmente no hemos sabido como actuar, solo seguir sus designios, como seres conectados; como se tratase del gran creador del gran plan, del diseño divino. En todos los órdenes de nuestra vieja y agotada vida vertical, lo hemos sufrido todos en términos positivos.

Hoy configura una gran superconciencia binaria, capaz de generar un nuevo malestar en la cultura (FREUD). El viejo modelo freudiano basado en la objetivación del mundo real ‘Superyó’ por el Yo hombre. Ahora adquiere una nueva instancia, lo virtual, la sociedad virtual o realidad virtual como manifestación del mundo conectado. Capaz de resolver en parte el conflicto del Ello con lo cultural, en la superconciencia virtual de los humanidad conectada. (…)

‘Ars longa, vita brevis’, el arte como producto del trabajo, es duradero, la vida es breve, (Hipócrates) En el mundo digital, donde habitan las paradojas, la vida y las obras resultan eternas, como la criogenización de Walt Disney. No hay arte eterno sin vida eterna en la red… es la máxima de esta era digital. Es la consecuencia de una humanidad virtual y de una nueva ética del trabajo del hombre conectado sin precedentes en el viejo avatar de los homínidos superiores, los homo sapiens, En definitiva somos “monos” monos superiores, con un lenguaje sofisticado y una estructura social compleja. Ahora configurada en código fuente. (¿Qué diría Freud a esta nueva instancia de realidad?

El futuro está escrito en código fuente; formaremos parte de un conjunto de líneas de texto insignificantes para la gúgol información, contenida en el nuevo computador universal. Un duro golpe, sin duda, para el ego del hombre y la humanidad vertical. Si somos código fuente, nuestras vidas como seres conectados, serán ejecutables, programables, likeables, receteadas, y distribuidas socialmente por las redes.

Las personas fallan, desgraciadamente según evidencias históricas. Las computadoras no fallan; la humanidad binaria, como resultado de nuestra vida conecta, será perfecta. Un mundo “Nietzscheano” donde los computadores serán perfectos, los humanos tal vez mejorables y solo tal vez. Un mal augurio.? Teoría de ‘la supercomputadora’,  el hombre ha muerto’, más alla del bien y del mal’ ¿De que estamos hablando, quizas de una desquiciante distopía del siglo? (…)

No seamos ingenuos, no hablamos del desquiciado nihilismo de Nietzsche, o de la teoría del superhombre. A pesar de estar hablando de cosas que en sus partes tienden a parecerse, no así en el todo. Marquemos distancias y procuremos ser sensatos y cuerdos. Según el co-fundador de Google Sergey Brin, el hombre es algo que debe ser superado, no es perfecto; Quizá en el futuro podamos introducir una pequeña versión de Google en el cerebro imperfecto del hombre. Es decir mejoraremos al hombre. Declaraciones de Brin en el libro de David Vise ‘La Historia de Google’ 2005.

También Larry Page, cofundador de Google, en otra conferencia en Londres 2006, preguntó: ¿Por qué no podemos mejorar el cerebro del hombre? Estamos, en Google trabajando en serio sobre una Inteligencia Artificial. Queremos superar las limitaciones físicas del hombre. Muy coincidente con el pensamiento de Nietzsche: ‘¿Porque el hombre es un «ocaso» y un «puente» que debe conducir al ‘Übermensch’ Al superhombre! Estas afirmaciones son dignas de reflexión, no están sacadas de contexto.

Las novedosas prácticas gerenciales de Google muestran cómo su modelo de administración y de innovación puede servir de ejemplo y norma de sociedad horizontal… Todos conocemos sus avances tecnológicos y sus éxitos, de ello se desprenden una nueva forma de entender los negocios y una nueva ética del mercado y del trabajo. Un nuevo avatar para la humanidad conectada. (…)

Los nuevos paradigmas invaden el ámbito dogmatico del que nos hablara, hace años, David Noble, en su magnífico libro: ‘La Religión de la Tecnología’. Hoy, el ascenso del human_0_1, el hombre binario, el ser digital, despojado de su humanidad política, de su avatar vertical; genera un conflicto en términos de malestar cultural (Freud). ¿Seremos testigos por primera vez, en tiempo real de asistir a un nuevo pacto social Rousseauniano?

La historia horizontal de la sociedad conectada, no sigue necesariamente, los mismos escalones, los mismos designios, no tiene que seguir el viejo modelo de sociedad. Su configuración no responde a parámetros del mundo real. La historia como verdad objetiva no la sustituye.

La sociedad conectada, como reafirmación necesaria de su ser social, la remplaza en términos de supervivencia evolutiva; en términos de conducta biológica, los genes no tienen que repetir la historia, la superan. Pienso que es lo que diría: Richard Dawkins, sobre la evolución de nuestra conducta biológica, ahora conectada.

Rousseau: “Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general; y cada miembro es considerado como parte indivisible del todo.” Algún parecido con la realidad, de una red social, es pura coincidencia retorica y falsa.

En las redes sociales no se cumplen estas máximas teóricas. Lo virtual cada vez más se deslinda de lo real e histórico, no responde a la naturaleza como esencia tradicional de la verdad del mundo material; no es un reflejo de ella. ¿Estamos, inexorablemente ante un nuevo desafío de la sociedad conectada, la sociedad horizontal: a la las naciones, a los estados y las personas?  (…)

La Religión de la Tecnología  Ética digital en tiempos de google. el gran desafio  La Historia de GOOGLE / David Vise