¿Somos activistas ciberutópicos?


El ocaso de la sociedad vertical

¿Es éste el último desafío lanzado por la sociedad conectada a la sociedad vertical, adaptarse o morir (adapt or die)? ¿Los síndromes están de moda como en el siglo pasado lo fueran los ismos? ¿Los síndromes son parte funcional de la nueva contracultura conocida como la generación digital? ¿El síndrome del bit cambiado es el ‘nuevo síndrome de china’? ¿Qué son los síndromes de nueva generación y cuál es su función y relevancia en la sociedad conectada? ¿Es éste el mejor de los mundos posibles en la era digital, ‘la sociedad conectada’? ¿Qué fuerzas hacen que seamos activistas del síndrome de ciberutopicos? (…)

Son algunas de las interrogantes y claves para entender los nuevos paradigmas y desafíos de una sociedad hiperconectada. Intentare reflexionar sobre todas ellas, y para nada tendrán el propósito final de pretender resolver su compleja trama en este reducido espacio de reflexiones sobre la sociedad conectada. Quizás también sea porque desconozco las respuestas.

Coincidirán conmigo que todo acontece vertiginosamente fugaz en estos tiempos de bit´s. No existen izquierdas ni derechas en este cosmos. Tampoco los manidos marcos teóricos. No existen posibilidades de instantáneas, tampoco la de photo-finish o radiografía.  La tarea de resolver las infinitas e inestables interrogantes, se la dejo a los sindromedados, seres superiores a mí, cuyo don es la profecía a lo Casandra, los Gurús y a los cyber_blog pony_express.

No es burla, hablo en serio, es la percepción crítica y positiva que tengo sobre nuestro mundo digital feliz, que golpea nuestras puertas… No espero salir indemne del síndrome de ‘rinoceronte’ no quiero ser el único ciudadano que se salve del contagio, como en la obre de teatro del absurdo de Eugène Ionesco.

Procurare ser coherente con mi visión calidoscópica sobre la evolución de la inteligencia binaria. Seguiré dando claves para entender los nuevos desafíos, avatares y paradigmas de la sociedad conectada. También seguiré llamándola contracultura, a toda formas social que choque con los establecido por la sociedad vertical, por ser esta la forma socialmente correcta y aceptada en contra posición al decrepito y defenestrado concepto de cultura marginal o subcultura. Por más que les moleste a los vigilantes de la playa, de la sociedad vertical, lo que nace binario trasciende lo marginal y se sitúa por encima de la sociedad vertical. (…)

Lo que ya no gusta tiene los días contados en la sociedad conectada. Lo que no es funcional y gratificante, pinners, likeable y enchantment, desaparece hasta de los anales de la wikipedia. Serán parte de la papelera de reciclaje de la humanidad conectada, cuya función no es más que la de servir de agujero negro.

Les hablo del concepto de subcultura, como bien la denominaría la antropología clásica. Si consultamos la wikipedia, ésta la describe en términos de ruptura con lo establecido, en términos de filosofía negativa: “…Para referir a lo que está por debajo de la cultura imperante; se prefieren los términos “infracultura” o “protocultura”. “Subcultura” se usa en sociología, antropología y semiótica cultural para definir a un grupo de personas con un conjunto distintivo de comportamientos y creencias que les diferencia de la cultura dominante de la que forman parte. Se trata por lo tanto, de un término partitivo no peyorativo. Toda subcultura implica un sistema de normas y valores de cierta autonomía, aunque sin desligarse de la cultura global…” (Wikipedia)

El concepto de contracultura trasciende por su relevancia en las ciencias sociales, ha pasado de ser una simple descripción de un fenómeno cuasi intelectual, literario, bohemio y progresista, para convertirse en una categoría exhaustiva, rica y compleja, formado parte del cuerpo y léxico de la nomenclatura de muchas ciencias. El concepto de contracultura elevado al rango de categoría en las ciencias sociales.

…“El término contracultura se usa especialmente para referirse a un movimiento organizado y visible cuya acción afecta a muchas personas y persiste durante un período considerable de tiempo…(wikipedia”) Y que opera por debajo de la cultura dominante, en algunos casos underground.

Actualmente no podemos decir qué estemos ante movimientos organizados de carácter radical e iconoclasta y underground; más bien ante nuevos modelos de comportamientos funcionales adaptativos y necesarios para la reproducción del sistema de sociedad conectada, producto de la virtualización y ciberorganización de la humanidad horizontal. También como producto de los nuevos modelos tecnológicos y modelos de economía horizontal, long tail y wiki.

Cundo hablo de síndrome, lo hago en términos semiológicos, en cuanto y tanto se componen de: (síntomas y signo) y no estoy, para nada, obligo a hacer pensar en el ámbito de las patologías clínicas clásicas. Porque estas son de otro orden de cosas y calado. Pensar en términos de subcultura es oxidante, caustico y descalificarte para quien lo hace en la sociedad conectada. (Es decir, se castiga con el ostracismo del síndrome ‘unfriend’) Los síndromes de la cultura digital no aparecen paradójicamente por debajo de la cultura dominante, por lo contrario son en sí mismos la cultura dominante y prestigian socialmente a sus practicantes.

En el pasado los síndromes eran manifestaciones marginales de una subcultura o bien de una infracultura basada en valores estratificados y jerarquizados, pertenecientes a grupos o tribus urbanas y élites. Los ismos pertenecen a esta fenomenología corporativista de organización social.

Estamos ante una contracultura virtualizada, dominante y horizontal sin manifiestos, ni fisuras, ni puertas del sol anacrónicas, ni panfletos de sublevación bolchevique, al estilo o modalidad de Stephane Hessel y su manifiesto (indignaos). Todo intento de politizar, banalizar y convertir a la sociedad conectada en un rebaño, movimiento o tribu urbana marginal al estilo los macheteros o las panteras negras, han fracasado, son flor de un día.

Los intentos por recrear y revivir románticamente la forma de protesta urbana de los años sesenta han caducada o extinguido como los mamuts. Lo retro es nostalgia, cuya función es la reafirmación del éxito y reconocimiento de un orden superior, sobre el cadáver de un mundo extinto. Es jugar con el cadáver de nuestro enemigo como un elemento fetiche. Es el último chance, un intento desesperado de revivir avatares fracasados, revoluciones frustradas, utopías abortadas.

Querer ser beatniks, hippie, generación Beat o un Jack Kerouac legendario o una luchadora irrepetible y audaz como Ángela Davis, son parte de los últimos coletazos de la sociedad vertical. El firewall virtual de la sociedad conectada se encarga de cortar todo vestigio de sociedad vertical, todo conato nostálgico, por masivo que sea, todo intento de migrar las viejas formulas verticales y sindicalizadas son inútiles, fútiles y arcaicas.

Síntomas todos ellos de los nuevos tiempos de reorganización social inédita; parte del estuario digital de los nativos digitales o de los excedentes digitales que todo lo soportan. Pienso en la contracultura binaria como continuidad organica positiva de los nuevos avatares de los seres digitales, capaces de emerger y permanecer sobre la cultura dominante, en contra del defenestrado discurso dialectico e histórico hegeliano. También pienso en términos de darwinismo digital en protohumanos y en términos de supeconciencia como motor de la nueva humanidad. Todos estos ‘síntomas y signos’ configuran a los nuevos seres digitales sindromedados.

Es hora de que diferenciemos entre síndrome y tendencia, moda, costumbre y afición. Un síndrome es un rol, funcional. La sociedad conectada y los medios de nueva generación horizontales son uno de los ámbitos importantes en los que se generan y desarrollan roles sociales (síndromes) y estatus sin jerarquizaciones dominantes. Roles honestos y horizontales con ‘The enchantment factor and the likeability factor’. Una sociedad de seres conectados, pos humanidad vertical. O padeces de un síndrome o no eres generación digital y virtual. Quizás quien me este leyendo, sea un neófito digital, por lo tanto padece el ‘síndrome de newbie’. En mi caso padezco el ‘síndrome de Lurker’ (…)

El último de los síndromes en aparecer del que tengo noticias es el de ‘síndrome de piel de zapa’ a lo Honoré de Balzac. Les daré algunas pistas. La sociedad conectada necesita del rol del aducido para mantener el sistema, el precio que hay que pagar está basado en la economía del trueque. Tú me entregas tu ‘viejo avatar’ material (te quito vida) y yo te doy a cambio un nuevo avatar virtual e inmortal. Te quito vida material frustrante a cambio de vida virtual exitosa honesta y horizontal y free.

“…La participación de los web-actores adquiere importancia superior a la descripción de cualquier nodo físico dentro de una comunidad. Creando su propia comunidad cultural efímera y/o atemporal. Cada web-actor adquiere la personalidad inducida o condicionada por el sistema. Las personas participantes de una comunidad online adquieren formas funcionales y roles arquetípicos que le son útiles al sistema para su subsistencia y mantenimiento de la comunidad virtual” (La rebelión de los Lurkes / Participation Inequality) Blog de Manuel Ponte.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=aZKaMjF9cv4?rel=0&w=560&h=315]

¿Es este el mejor mundo posible de la era digital, ‘la sociedad conectada? Los nativos digitales viven con euforia la virtualización de la humanidad. ¡Placer multiorgásmico dónde los haya! Apuestan por un entierro digno para el homo-sapien, el viejo cazador y exterminador de homo-neandertales. A diferencia del viejo topo, ‘la revolución’ que recorría el mundo, según Marx, también ha cambiado por formulas horizontales y transparentes y al descubierto. Con la virtualización las luchas de clases, es un referente de los viejos conflictos del homo-sapien generador de la vieja humanidad vertical.

Si la pos humanidad conectada, es parte de una nueva humanidad, la del homo_0_1, la del hombre digital o binario. Ello nos obliga a pensar en la posibilidad de que los “genes egoístas de Dawkins”, descubridores del leguaje como acelerador de la evolución de la inteligencia humana; ahora hayan descubierto en la virtualización de la humanidad nuevos instrumentos inéditos para el inicio de una nueva evolución, aun más acelerada que la etapa del desarrollo del lenguaje. Es la tesis que vengo manteniendo en los últimos años de investigación del comportamiento digita y social en la sociedad conectada.

¿Somos activistas ciberutopicos? La adicción a los nuevos medios digitales y la euforia con que se viven y se distribuyen horizontalmente los contenidos y actividades de nuestros avatares en las multiplataforma sociales, despejan cualquier dudada al respecto. Lo que la naturaleza y humanidad vertical y la sociedad te ha negado. Ahora tienes una segunda oportunidad en las redes sociales. Una vida sin complejos, honesta y libre entre iguales, una vida inmortal sin frustraciones y colaborativa. Es el triunfo del hombre asilvestrado, el protohombre volviendo a casa.

Si convenimos que somos el homo_0_1, entonces podemos afirmar que los genes tienen un plan, y han encontrado en la virtualización, el momento de desplegarlo. Sabemos con certeza, que históricamente, dichos planes, han estado latentes en periodo de invernación, su letargo se justifica por la ausencia de mecanismos como el lenguaje y ahora por la virtualización humana, ausentes todas estas capacidades en los homo-sapiens durante muchos siglos. La humanidad conectada sufre nuevamente el síndrome del bit cambiado’ algo o alguien ha hecho que la humanidad cambie la secuencia o valor de un bit por otro, (0_1) para que todo se reinicie. Para que un nuevo plan se despliegue. El plan de una nueva evolución de la inteligencia humana. ¡Quizás sea un fallo inducido y cíclico, pero el síndrome del bit cambiado es recurrente en la historia de la extinta humanidad, tal cual la conocimos.

Cuando hablábamos del ‘síndrome de china’ y lo comparábamos con el del bit cambiado, pretendíamos establecer una correlación en sus fines y no en sus principios. El propósito ideológico de crear una ‘metáfora’ apocalíptica sobre la tecnología es muy conocido en la corta historia de la humanidad. ‘El síndrome del bit cambiado’ no alerta sobre nada, lo que de por sí, ya es un cambio de tendencia en el devenir de la vieja humanidad.

La supeconciencia binaria de la sociedad conectada devela los mecanismos de la evolución de la inteligencia humana y en tiempo real. Jamás los humanos habíamos podido hacerlo, el disertar sobre la evolución de inteligencia humana, cual reality show se tratase. Los síndromes son manifestaciones funcionales caracterizadas por (síntomas y signos) Cundo hablo de síndrome, lo hago en términos semiológicos como sistema regulador. ‘Los síndromes como objetos cargados de sentidos, como sistemas de significación y lenguaje binario’…”Los síndromes de la cultura digital no aparecen paradójicamente por debajo de la cultura dominante, por lo contrario, gozan y son en sí mismos la cultura dominante y prestigian socialmente a sus Acólito o practicantes…” (Blog de Manuel Ponte)

La exposición prolongada de los humanos a la digitalización y conectividad del medio social o virtualización del mundo real, genera en cada individuo conectado (nodo) ‘síntomas y signos’ manifestaciones todas ellas de reorganización y de surgimiento de nuevos roles inéditos y funcionales útiles a la nueva humanidad conectada, síntomas y signos reconocidos como síndromes. (…) Bienvenidos a la galaxia Gutenberg, ¡Ah, disculpen!. Esa ‘era’ la aldea de Mcluhan. Quise decir la galaxia de los seres digitales y del activismo ciberutopico o lo que es lo mismo la sociedad conectada. Todo el tiempo les he estado hablado y divagando sobre el mismo tema con diferentes nombres y adjetivos. La polémica está servida, ciberutópicos vs ciberescépticos y demás seres de la fauna en vías de extinción. (…)

(…) La exposición prolongada de los humanos a la digitalización y conectividad del medio social o virtualización del mundo real, genera en cada individuo conectado (nodo) ‘síntomas y signos’ manifestaciones todas ellas de reorganización y de surgimiento de nuevos roles inéditos y funcionales útiles a la nueva humanidad conectada, síntomas y signos reconocidos como síndromes reguladores y necesarios por la sociedad hiperconectada.Una evidencia más del síndrome del bit cambiado.

(II) El asilvestrado digital ‘el nuevo estadio del hombre’


Esta reflexión viene motivada por mi deseo de compartir, con ustedes, autenticas emociones derivadas de mi avatar virtual. No, no son los efectos psicodélicos del LSD!, Tampoco sufro de una depresión de accesos melancólicos como la padecida por el filósofo, Louis Althusser. Les confieso que sólo son, los efectos secundarios de un Happy Pinning!


El ratón de hojalata, o ‘la cucaracha metálica’, con estas metáforas o figura retórica, solía llamar a esos libros y autores olvidados y escurridizos a la luz, que se resistían a mi memoria de joven libertario. Ratones de hojalata escondidos como seres indeseados, por los rincones de la inmensa biblioteca de mi padre; solían aparecer de vez en cuando y desaparecer por largos periodos. Pero cada vez que lograba tropezar, o más bien, atrapar alguno de ellos nuevamente ya no lo soltaba hasta leerlo; el placer resultaba ser más intenso que la primera vez. (…)

En estos días he podido revivir, más que rememorar, esos momentos olvidados, que creía haber perdido en un viaje sin retorno por la vida vertical. La red social de Pinterest me ha permitido de forma virtual, rencontrarme con los propagadores de plagas, los ratones de hojalata y otros objetos escurridizos a la memoria y al tiempo (…)

Sabemos con certeza, que en entornos virtuales el ser digital, siempre sigue el camino más sencillo y el más lógico y el más primario de su humanidad; un retorno reconciliador con sus estados más proto-sociales. Lo atávico podemos atribuirlo a la expresión de un gen que habría quedado inactivo en algún momento de la historia filogenética de la especie humana.

Estoy convencido de haber resuelto una parte importante del comportamiento de los ‘meme’ sobre la nueva sociedad horizontal. Los ‘meme’ pueden estar detrás del mito fáustico del conocimiento ilimitado, quizás hemos resuelto en la era digital el mito y el conflicto entre el animal y el hombre por alcanzar la felicidad perdida de sus proto-lenguajes.

La plataforma social de Pinterest, es la nueva generación de redes sociales y cumple perfectamente con las premisas de mi tesis sobre el retorno binario: En entornos digitales, la respuesta de los ‘meme’ son inversamente proporcionales a los avances tecnológicos de los ‘mass media’ A mayor desarrollo tecnológico y complejidad de los entornos digitales, menor es la complejidad de las relaciones sociales y de los individuos en las redes (donde la simplicidad triunfa). Lo más avanzado tiene una respuesta ‘atávica’ más primitiva en nuestros reconciliadores ‘meme’. Cada vez son más las evidencias de un cambio evolutivo y acelerado de la inteligencia humana en forma de avatar. The enchantment factor and the likeability factor, como motores de la nueva humanidad digital; se encuentran en plena expansión producto de una nueva conciencia binaria. Un nuevo estadio del hombre asía ‘el asilvestrado digital’ (…)

Para la sociedad predigital, ‘el que mira para atrás se desnuca’, deja por lo tanto de ser funcional e importante para el consumo y la producción (se le llama despectivamente artista). El mirar atrás, tiene connotaciones negativas en la cultura dominante, un cuestionamiento supra-biológico. No es extraña, la existencia de un repertorio refranero como reflejo de la sabiduría popular. La ideología mecánica vertical, reproductora y aleccionadora, marca el camino de socialización y la dirección ha seguir a la tribu, de ahí, la resistencia al cambio. ‘Mirar hacia atrás es de perdedores’, ‘hacia atrás, ni para agarrar impulso’, dicen. La sociedad virtual está poniendo en riesgo la continuidad del conocimiento inútil y reproductivo. Las comunidades virtuales se están asilvestrando, Las nuevas relaciones virtuales, sin restricciones verticales, triunfan. Ni los vigilantes de la playa, podrán detener la vorágine digital. Aunque traten por la fuerza de regresarnos al mar, cual ballena varada en la orilla. Sabrán que tienen los días contados. A pesar de las leyes SOPA y la escalada censorship en internet. ‘El intento inédito, por reeditar y aplicar la teoría de las ventanas rotas’, a los seres digitales asilvestrados, será fútil, como el vuelo de Ícaro.

La mediocridad cundo llega, llega en forma de ideología, es un huéspedes que se instala para siempre, es un bien social y funcional, es un vehículo de transmisión del conocimiento como falsa conciencia. Su función es la reproducción del sistema y del mundo material como formas originarias y justificadas a través de leyes naturales. Es difícil romper sus ciclos, acaso imposibles. Su gran éxito ha sido la estabilidad histórica de la humanidad vertical y del conflicto como fórmula dialéctica de reafirmación.

¿Pero qué pasa cuando una hipótesis racionalista contradice la realidad, se atreve a ver dentro de la caja negra y formula sus hipótesis?. ‘Esa ballena es difícil de regresarla al mar’ Comparto con Richard Dawkins la tesis sobre la naturaleza de la existencia del hombre. “El hombre es una maquina creada por los genes” Deduzco de ello, la naturaleza individual del hombre, en contra posición a la tesis del hombre gregario, del cual nos hablan las ciencias exactas, como parte de su naturaleza y difundida verticalmente por la ideología mecánica vertical.

Auguste Comte. En su obra ‘Curso de filosofía positiva’ (1830-1842). Expone la Ley de los tres estadios… Nos anuncia con gran entusiasmo: “creo haber descubierto una gran ley básica, ‘nos dice’ a la que se halla sometida la inteligencia con una necesidad imposible de variar” (…) Realmente el tiempo se ha encargado de refutarlo. La aparición de una nueva realidad virtual, de una conciencia virtual, como forma de conocimiento. Ha dado al traste con las categorías imposibles de variar, según palabras del filosofo Comte.

Cada una de nuestras principales concepciones, cada rama de nuestros conocimientos pasa necesariamente por tres estadios teóricos diferentes, según Comte. El estadio teológico, o ficticio; el estadio metafísico, o abstracto; el estadio científico, o positivo… Habría que añadirle otro estadio, El estadio virtual o protosocial del asilvestrado digital… No pretendo reescribir los tratados de filosofía positiva. Solo contribuir a ilustrar y a entender la nueva dimensión del hombre, ausente o invisible para los filósofos de la humanidad vertical. Quizás así, podamos entender la invisibilidad de la inteligencia virtual de los humanos a través de la historia. No habiendo las condiciones necesarias para manifestarla los ‘meme’ en su estado latente.

¿Cómo operan estos modelos evocativos latentes, del comportamiento originarios contenidos en nuestros ‘meme’? Tengo una teoría al respecto, de la cual ya he hecho referencia en el anterior post de este blog: Los ‘meme’ son retroalimentados o eclosionados por una masa crítica necesaria, ‘la superconciencia binaría’, capaz de producir la unidad necesaria o el grado de información para la expresión de estos ‘meme’. Hablo de unidad de información en términos de Gúgol información digital y virtual. El ser protobinario o proto digital (the protobinary being) es un estadio superior al ‘ser digital’ La filosofía positiva desconocía el hecho del conocimiento y la conciencia virtual latente en los humanos, como parte necesaria y productora de la superconciencia binaria y de la sociedad horizontal de lo que trata este articulo o post, la sociedad de los Happy Pinning!.

El asilvestrado digital, es un estadio atávico de superconciencia, producto de la exposición al medio digital por largos periodos de tiempo, un proceso de reversión ideológica del mundo vertical. La exposición al medio, posiblemente, ha despertado los ‘meme’ reconciliadores con nuestros estados más primarios en busca de la felicidad perdida.

Estamos ante un lenguaje atávico, que es preciso entender, si se quiere conocer el significado del nuevo estadio de hombre: asilvestrado digital. Diría Fromm, sobre nuestro nuevo avatar de seres virtuales y conectados, que somos, como en nuestros sueños, creadores de un mundo en el que el tiempo y el espacio y la coacción, que limitan todas las actividades de nuestro cuerpo, carecen de poder. El mundo vertical, así, se convierte en el nuevo desgüesadero de la evolución de la inteligencia humana.

“La vida inteligente sobre un planeta alcanza su mayoría de edad cuando resuelve el problema de su propia existencia”. Richard Dawkins

  Escalando El Monte Improbable  Escalando El Monte Improbable, RICHARD DAWKINS  En defensa de la felicidad

(I) La sociedad de los pinners. Do not worry be happy pinning


He descubierto una nueva fórmula más de ser feliz en las redes sociales; me encuentro en un estado de euforia pre-orgásmica, equiparable a lo que debió sentir el proto-humano en la caverna frente a su primer ‘Pinterest rupestre’. Sabemos muy poco de la naturaleza virtual del hombre, Sin embargo, sabemos con certeza, que en entornos virtuales siempre sigue el camino más sencillo y lo más lógico y lo más primario de su humanidad. La nueva red social de los pin-actores, el nuevo verbo “pin” de los futuros happy pinning, es la sociedad de los pinnners. La simplicidad triunfa en las relaciones sociales de los nuevos medios. ‘no te preocupes sé feliz pinteando “Do not worry be happy pinning”

Hágase el verbo… y el verbo se hizo PIN. La nueva red social ‘Pinterest’ es el nuevo agujero negro de internet “Los datos son de escándalo: más de 12 millones de usuarios en un año (primera red social en conseguirlo tan rápido), un promedio de tiempo en la página de 72 minutos por usuario frente a los 45 minutos de Facebook, más tráfico directo que Google+, Linkedin y Youtube juntos y una asombroso grado a la hora de compartir ‘pins’ (así se llaman sus publicaciones) que alcanza el 80% mientras que sólo un 1,4% de los ‘twitts’ son retwitteados”. “Do not worry be happy pinning” Desde el primer día de relaciones no he podido escapar a sus encantos. Estos días he reflexionado y escrito bajo sus efectos. He aprendido de ella más sobre mi nuevo avatar que en los últimos 15 o 20 años de mi vida digital. (…)

l primer scrapbooking social

Los ‘meme’ pueden estar detrás del mito fáustico del conocimiento ilimitado, Quizás, hemos resuelto en la era digital, el mito y el conflicto entre el animal y el hombre por alcanzar la felicidad. Bertrand Russell el filósofo analítico, perteneciente a la mega papelera de reciclaje virtual de la era digital, ofrece una serie de claves, algunas más convincentes que otras, para superar ese estado de infelicidad del hombre en la era vertical. En la obra: La conquista de la felicidad, 1930 de B. Russell. Trato de resolver y explicar el conflicto, en términos antropológicos, sociológicos y ‘difusos’. Desconocía, las propuestas del mundo digital y la humanidad virtual de los seres digitales.

A pesar de ser un filósofo de la papelera de reciclaje, podemos recuperar para el racionalismo crítico, ciertas propuestas metodológicas, de las cuales hace tiempo hago mías, por su poder ontológico: Él creía que la principal tarea del filósofo era clarificar las proposiciones más genéricas sobre el mundo y eliminar la confusión. Russell adoptó un tipo de “monismo neutral”, sosteniendo que la diferenciación entre el mundo material y el mental era, en su análisis final, arbitraria, y que ambos pueden reducirse a una esfera neutral. La sociedad virtual, que por supuesto él desconocía. El nuevo avatar de la humanidad y la redención de un nuevo hombre el ser digital.

Los ‘meme’ ¿unidades del inconsciente colectivo? El gran desafío, planteado por Richard Dawkins, sobre las bases biológicas de nuestra conducta, nos deja el campo abierto para la especulación, ‘el divertimento’ y la aportación científica; sobre las teorías de la difusión cultural, la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una generación a la siguiente. Los ‘memes’ según Dawkins, se dan en un amplio campo de variación, se replican a sí mismos por mecanismos de imitación y transmisión de cerebro a cerebro y engendran un amplio ‘espectro de copias’ que “subsisten en diversos medios” (…)

Contamos actualmente, con avances conceptuales con respecto a la evolución del conocimiento humano, aportados por distintas corrientes de pensamiento y en particular del racionalismo critico popperiano. Y todas, coincidentes con la teoría innatista del conocimiento. Desde las más simple de las teorías, hasta la más elaborada y compleja, como la de David Deutsch, y su interpretación, o lo que él denomina la hipótesis del multiverso, que es una de las cuatro ramas de la teoría del todo.

¿Estamos por primera vez en capacidad de formular una teoría global sobre la evolución del conocimiento humano? A través de la aportación teórica de las diferentes disciplinas científicas y filosóficas, sobre el conocimiento innatista del hombre. Las condiciones objetivas y materiales están dadas, diría un marxista. Si nos propusiéramos, a través de los nuevos medios digitales; trabajar en abierto, colaborando, aportando y distribuyendo emocionalmente, con ideas racionalistas e hipótesis arriesgadas, sobre los ‘meme’ en la era digital. La formula wiki, puede resolver esta y otras incógnitas sobre el conocimiento y el innatismo digital. (…)

Mi tesis es la siguiente: En entornos digitales, la respuesta de los ‘meme’ son inversamente proporcionales a los avances tecnológicos de los ‘mass median’ A mayor desarrollo tecnológico y complejidad de los entornos digitales, menor es la complejidad de las relaciones sociales de los individuos en las redes (donde la simplicidad triunfa). Lo más avanzado tiene una respuesta más primitiva en nuestros reconciliadores ‘meme’. Hace años sugerí el siguiente enunciado o principio del retorno binario. Ya que de su aplicación se obtiene una notable simplicidad ontológica, del fenómeno de la sociedad digital. Es una propuesta arriesgada, a la reiterada presencia fenomenológica de hechos pre-tribales en las redes sociales, como la aparición manifiesta de formas de comunicación originaria y primaria de los primeros homínidos.

“A medida que la complejidad tecnológica digital, avance culturalmente, produce la unidad necesaria o el grado de información necesario para la expresión de nuestros replicadores ‘meme’, contenidos en nuestros genes y expresados en forma de protosociedad, reconciliadora con nuestro pasado.” Lo “protosocial” la sociedad pre-tribal en los entornos sociales son recreaciones de nuestros estados originarios o de nuestra primitiva humanidad y reflejo de los ‘meme’.

¿Cómo operan estos modelos evocativos de comportamiento originarios contenidos en nuestros ‘meme’? Tengo una teoría al respecto: Los ‘meme’ son retroalimentados o eclosionados por una masa crítica necesaria, ‘la superconciencia binaría’, capaz de producir la unidad necesaria o el grado de información para la expresión de estos ‘meme’. Hablo de unidad de información en términos de Gúgol información digital y virtual. El ser protobinario o proto digital (the protobinary being) es un estadio superior al ‘ser digital’ de Nicholas Negroponte, y sus predicciones, acertadas, sobre la aparición de la era digital de los seres ‘being digital’. Una aportación más sobre los avances de la sociedad digital y las relaciones sociales, en términos antropológicos y de evolución de la inteligencia humana. (…)

Han coexistido en el pasado predicciones e intentos por resolver el misterio de las comunicaciones colectivas inconscientes o psíquicas de los flujos de información entre sociedades distantes. Desde las aportaciones de Jung, Erich Fromm, McLuhan, Giacomo Rizzolatti y Umberto Eco, por citar lo más conocido y popular, como la ‘Belén Esteban’. Hace tiempo, Umberto Eco, señalaba que `desde hace varios decenios circula la teoría según la cual los medios de comunicación no siempre crean opinión, sino que refuerzan la que ya circula’ La cuestión es, ¿cómo se desarrollan y transmiten estos flujos de ideas?, ¿por qué razón se adueñan rápidamente de amplias capas de la población, incluso a miles de kilómetros de distancia, de manera relativamente independiente de los medios de comunicación, como señala Eco? (…)

Sin embargo sostengo como crítico racionalista del s.XXI, que el malestar en la cultura, que sostenía Freud, puede tener un origen en los ‘meme’ de Richard Dawkins: La teoría dialéctica de la existencia de una lucha entre cultura y deseo sexual. Es decir: “Mientras la cultura intenta instaurar unidades sociales cada vez mayores, restringe para ello el despliegue y la satisfacción de las pulsiones sexuales y agresivas, transformando una parte de la pulsión agresiva en sentimiento de culpa” (Wikipedia).

En la era de la sociedad digital del nuevo humanismo virtual, el conflicto, parece resolverse, gracias a la aparición del ser protobinario, capaz de reclamar y reconstruir un espacio virtual libre de conflictos de la sociedad vertical, descrita por Sigmund Freud. Los reguladores culturales ya no ejercen, ya no operan; la nueva síntesis dialéctica, ha resuelto al parecer dicho conflicto. En las redes sociales, propias de los entornos virtuales, los seres digitales, parecen ser mucho más felices y más primarios y menos socializados verticalmente. Una sociedad más gratificantes y menos restrictiva tiene un existo viral de difusión de la “caverna”, que ya conocemos. El de las redes sociales.

El fenómeno lo podemos describir, a través de un continuum, donde los valores positivos y negativos parten de cero, donde los valores positivos son la socialización de los individuos y los negativos sus estados de animalidad. A medida que los valores positivos aumentan, es mayor la socialización y apego a la sociedad vertical y ‘mayor el malestar en la cultura’. Lo contrario resulta al retroceder en la escala, al acercarnos a cero, o avanzar en términos de valores negativos por la escala. Al aumentar los valores negativos, avanzamos hacia nuestra animalidad (estado feral o ferino del hombre). Hablamos de proto sociedad de los ‘meme’. Capaces de reproducir nuestros estados primarios de felicidad en la caverna, el hombre asilvestrado.

‘Para superar ese peligro de la deshumanización del hombre contemporáneo. Erich Fromm, dice que se debe vencer la enajenación, debe vencer las actitudes pasivas y orientadas mercantilmente que ahora lo dominan (sociedad vertical) y elegir en cambio una senda madura y productiva. Debe volver a adquirir el sentimiento de ser él mismo (protohombre) y retomar el valor de su vida interior (proto vida). También, parece ser que la era digital, de los seres binarios y proto-sociales, resuelve este conflicto y espero poder disertar sobre el tema en posteriores posts (…) this will continue!. (…)

  Russel, desconocia la virtualidad del hombre

LINKS de interes:

http://pinterest.com/manuelponte/

http://comunica2punto0.files.wordpress.com/2012/02/guia_rapida_pinterest.pdf

http://www.unazonageek.com/2012/02/que-es-pinterest-y-como-iniciarse-en.html