Staple man, el último meme


stapled man

La existencia y hallazgo del ‘hombre grapa’ en las redes sociales y la importancia vital que tienen en la subsistencia de las redes, como sistemas sociales de nueva generación. Son clave en la formación de todo lo que hoy conocemos como sociedad conectada, son los meme o unidad de transmisión cultural mínima, son los nuevos replicantes en expansión…  La hipótesis arriesgada de seres digitales superconductores, seres con conciencia nativa horizontal. El hombre grapa, es la pieza que faltaba al modelo descriptivo del origen de las redes sociales. La descripción clásica de la Antropología, del hombre como ser gregario, como parte de un zoo humano, apegado a impulsos y necesidades sociales animales, innatas y culturales. Ya no satisfacen, ni tienen utilidad y/o continuidad histórica o validez científica alguna…

Los ‘Hombres Grapa’ no son seres engrapados a la sociedad conectada. No es lo mismo que estar enganchado, ser un fans o un Friki, alguien que entra y sale del club sin compromiso de permanencia… El Hombre Grapa, el ‘Staple man’ tiene una función social más allá de la ideología y las tendencias, son nuevos replicantes meme. Son transmisores nativos con alta conductividad en las redes sociales. Son nodos humanos en semejanza a una red distribuida p2p. Sin los seres grapa, los ‘Beings Staple’ no sería posible el fenómeno expansivo de las redes sociales y el de la sociedad conectada como física de lo imposible…

Beings Staple, los seres grapa, vienen a ser lo que para la física, la ‘partícula de Dios’ de la sociedad conectada, la teoría del ‘Bosón de Higgs’. Su descubrimiento y aislamiento del ‘Staple man’ explicaría ese momento de inicio cero de la estructura horizontal de una red distribuida o de círculos sociales. La génesis de la sociedad conectada tiene su origen en la existencia de seres con conciencia nativa. Los ‘Staple man’ han sido invisibles hasta ahora. Su descubrimiento explicaría su disponibilidad y estado y de conciencia nativa de diseño, más alla del azar, o de una física compleja de la superconciencia binaria.

El éxito y durabilidad de una red social no depende del número de miembros registrados (collection)  ¿Por qué, sólo la empatía no es suficiente para mantener la cohesión de una red social?, ¿Qué hace que una red social triunfe y permanezca como valor o activo de la sociedad conectada?, ¿Cuáles son las claves de su éxito?, ¿Cuántos hombres grapa son necesarios para que una red social triunfe o se estabilice?, ¿Cómo reconocer a un hombre grapa en un entorno digital o de red?, ¿Cuál es la utilidad para la humanidad conectada?.

Un hombre grapa es algo más que una pieza de hierro, tal cual la imaginamos, tiene toda la información funcional necesaria y alta conductividad horizontal para el soporte y expansión del sistema, auténticos meme. Un símil que nos ayudaría a entender cómo se estructuran los elementos que forman el universo social, las grapas, son los equivalentes a los postes de madera del viejo telégrafo. Cada poste sería un hombre grapa… Su número seria proporcional al éxito de una red social. La desaparición critica de hombres grapa, crean inestabilidad en la red, independientemente del número (collection)  de miembros registrados o activos. El modelo actual reduccionista con raíces en las ciencias vintage, estándar, sólo explica una pequeña parte de él.

La necesidad de una nueva ciencia comparativa, de una nueva etología humana, se impone como realidad ante nuevos y variados objetos de estudio insospechados en el siglo pasado, el siglo de las ciencias del comportamiento humano y de las ciencias del ‘cubo trasparente’…

Urge una ciencia comparativa de la evolución del hombre, no podemos perder de vista la nueva naturaleza extrañada o enajenada de la parte animal del hombre. La nueva humanidad virtual y sus habilidades nativas e inéditas, invisibles al cubo transparente de las ciencias del comportamiento.  Ya no son válidas la comparativa del comportamiento animal y humano en entornos naturales y urbanos, como constructos de una observación o realidad sesgada de la etología formal del hombre. La descripción antropológica del hombre es inacabada, es incompleta… Sujeta al hombre a un tipo limitado de universo tridimensional de la naturaleza… atrapado en un mundo analógico predecible translucido.

¿Qué información cultural mínima trasporta el meme?, ¿Cuál es la psicología del hombre grapa, del meme?, ¿Este hombre grapa es teórico?, ¿Tiene masa?, ¿Cómo fue el minuto cero de la primera red social exitosa?, ¿Cómo aislar, hacer visible a un meme, a un hombre grapa?…

…En mi laboratorio de medios digitales y ‘Etología Humana Evolutiva Digital’ (WikiLab) realizamos estudios  comparativos de la evolución del comportamiento humano en entornos digitales en la sociedad conectada, o neuro digital… Partimos de modelos de simulación tridimensionales basados en teorías críticas racionalistas como metodología de simulación de los comportamientos socio-digitales neuronales (nodos meme).

Dividimos la realidad y a las probabilidades de los hechos y los objetos visibles e invisibles en dos grandes “cubos” diferenciados por su nivel de trasparencia. El cubo trasparente donde sucedes y se registras los comportamientos visibles y altamente probables. Y el cubo negro, no translucido; un espacio o cuerpo a través del cual pasa la luz, pero que no deja ver sino confusamente lo que hay detrás de él. Un espacio para las especulaciones arriesgadas, especulativas. Un espacio cuántico de predicciones racionalistas…

No nos van bien las evidencias semánticas o representaciones formales de la realidad… La caja negra arroja más luz al conocimiento, que siglos de ciencias de lo formal, de lo evidente, solo explican lo heliocéntrico, una práctica muy extendida al conociendo científico de las ciencias sociales y la antropología…

Al final todos funcionamos con la caja, con el cubo negro a cuestas, guardándola distancia y las diferencias con el cubo negro del racionalismo crítico. La humanidad y en particular el hombre, tienen dos niveles de interpretar el mundo, la percepción consciente del mundo como lo real, y la percepción inconsciente del mundo como realidad extrañada, codificada… (…)

Apropósito de la memética, de esta debo decir o señalar que tiene importantes defensores, como la psicóloga Susan Blackmore y el filósofo cognitivo Daniel Dennet, que la estiman como una expresión más del ‘darwinismo universal.” Por otra parte, me gustaría citar a la doctora Susan Blackmore  por sus asombrosas conclusiones y similitudes con mis hallazgos: “…Los referentes ya no son los padres y los parientes. Y ahora, con los medios de comunicación masivos la transmisión memética ha adquirido aún más fuerza si cabe. Otras personas son sumideros de memes. Al no relacionarse no transmiten sus memes y los condenan a la extinción…”  “Son muchos biólogos y científicos los que se niegan a aceptar la posibilidad de que un nuevo replicante haya surgido entre nosotros.”

(edición Kindle/amazon)

“La sociedad Tipp-Ex”


(Del ser cuantitativo al ser cualitativo de la sociedad conectada…)

Esta semana la he estado dedicando en mis tiempos libres a investigar, escribir borradores y reflexionar sobre la relación “sociedad y personalidad” en la sociedad conectada. Es un tema que considero controvertido y esencial, desde su definición como objeto tradicional del cambio social y de investigación; por la afinidad con otras ciencias especulativas que se adjudican desde hace décadas la propiedad sobre la descripción del cambio social. Antropología social, filosofía, sociología, psicología, economía política y ciencia y tecnología… Es amplio el prontuario de especulaciones y especuladores, unos más que otros profundizan en la adivinación, y unos más que otros en la mera descripción fenomenológica del cambio.

Tipp-ex_m_Mom_0

El oficio de Casandra se ha instalado en cada una de ellas… El don de la profecía, el don de Casandra no ha cesado en quienes pretendemos más que describir el cambio social, pretendemos adelantarnos al mismo, a su predicción. (…) De esto y de aquello, van estas reflexiones para este Blog…!!!

…Vivimos instalados en la mayor cruzada cainita conocida por la humanidad occidental. Constituida en formato lobbies o grupos de poder y presión: freak, fanáticos, extraños, extravagantes, estrafalarios, ambiguos e intolerantes, integristas y antisistema. Es parte de “La sociedad Tipp-Ex” Una generación nativa del mundo globalizado, con una percepción reduccionista y mediática de la sociedad como objeto reconfigurable al alcance de cualquiera, producto de la sociedad conectada. ¡Claro está! La sociedad reducida a plataforma a objeto personal, a drivers, a smartphone. La sociedad transformers”, maleable, custom “customize”, editable y observable por todos. ¡Linkable!

Hablamos de seres con conciencia de prosumidores, con la percepción divina de omnipresencia, de ubicuidad y reservorio de la moral y el bienestar social, poseedores de un destino y un mensaje… La percepción integrista de un mundo rectificable al alcance, sobre el cual reescribir a nuestra imagen y semejanza la humanidad. ¡El don del creador instalado! Es la cultura del predicador desnaturalizado, sin líderes; el evangelizador, el zaratustra del siglo XXI horizontal, el vigilante de la playa, con un pincel de corrector de Tipp-Ex. (…)

Es una conciencia anárquica y light, ambigua, reduccionista de la realidad, prístina y encriptado en el mesianismo decimonónico. Pero eso sí, muy funcional para el sostenimiento de la superconciencia horizontal y binaria de la nueva humanidad digital. Hemos pasado de ser una sociedad escrita a una sociedad escribible. De seres cuantitativos unidimensionales, a seres cualitativos horizontales… De ideas sin movimientos, a movimientos sin ideas… ¡No me caso con el Tipp-Ex, ni con el Tippeador de sociedades!

La capacidad instalada de falsa ilusión, en los militantes de la sociedad Tipp-Ex, es directamente proporcional al crecimiento de la masa conectada. La creencia en la extrapolación del bienestar que sufrimos, (disfrutamos) en las redes sociales, hacia el mundo real. De lo virtual a lo real, es algo más que una fuga de bits al mundo real. Es una sensación de placebo y un orgasmo, una sensación nunca vivida por la humanidad de los homínidos superiores. El choque entre modelos, se traduce como sociedad indignada. Cuando lo virtual, se convierte en nuevo avatar, cuando lo virtual supera en horas al mundo real, surge la sociedad en forma de indignación. Un tipo de realidad entra en conflicto con la otra, generando malestar, y un nuevo estado de conciencia horizontal. ¡Una forma evolucionada de antiglobalización! Nacida de los bits. ¡Surge una nueva militancia! Y una cyberorganización de la humanidad conectada.

Dichos roles eran reservorios exclusivos, estuarios de los partidos políticos y de las elites intelectuales, políticas y económicas de la sociedad vertical. La ruptura con la continuidad histórica de la humanidad tal cual la conocíamos y la percibíamos. Es una revolución en frio y silenciosa. Tendrá sus consecuencias, en términos de adaptabilidad radical. La ruptura epistemológica con la dependencia de un mundo dividido en productores, consumidores y meros espectadores, llamadas audiencias. Ya está dejando su impronta, la superconciencia horizontal y binaria. Una nueva evolución de la inteligencia humana, después de la revolución del lenguaje en los homínidos.

Lo virtual, configura un mundo de nuevas realidades y avatares, un muevo modo de producción emotivo ‘awesome’. Así como una nueva dependencia de relaciones universales horizontales. Lo político, lo jurídico, lo moral, y la propiedad, cobran una nueva idea y dimensión del orden de las cosas. “El ser social, ya no condiciona la conciencia social de los individuos”. El mundo material, como reproducción del orden social, es decir, la estructura material ya no condiciona el mundo de la superestructura. El orden imperante como justificativo del mundo, ha volado por los aires. La sociedad virtual desmonta y dinamita el orden como mundo vertical y lo desmitifica como razón, como personalidad social del individuo, sujeto del ser social. Lo virtual como motor de la historia digital. (…)

El materialismo histórico, pareciera que ya no encontrara, al sujeto histórico. Un siglo de predica y dogma de dominio marxista en las ciencias sociales esta por expirar, por cumplir sus plazos. Estamos ante una nueva fenomenología del conocimiento, aun por describir. Quizás Herbert Marcuse, fue quien nos acercó más a una descripción objetiva del cambio social. En términos de sociedad y personalidad. A mi entender, Para Marcuse, la dialéctica se puede dar de formas inversas. Puede darse en ambos sentidos, tanto desde el sujeto dominado, como del lado del ser social como dominador material, como racinalidad tecnológica.

“…No sólo es racional adaptarse sino razonable y conveniente porque no hay escapatoria personal. No hay lugar para la autonomía “y las diversas funciones de la razón convergen en el mantenimiento incondicional del aparato” (Herbert Marcuse).

¿Cómo llegó a constituirse esta racionalidad tecnológica en el pasado, en sistema de dominio? … Según Marcuse la sociedad industrial avanzada ha quedado integrada en ellas, como todas las dimensiones de la existencia humana en una sola. Para Marcuse: El individuo había sido anulado por la sociedad… “la sociedad unidimensional habría integrado todos los opuestos… habría eliminado toda oposición radical aislándola en sus filas. Para preservar el statu quo…

Aunque para Marcuse, el “poder de la maquina” es sólo poder humano almacenado. El hombre perteneciente a esta sociedad, es un hombre unidimensional, es un ser cuantitativo cuya meta es el consumo, cuyas necesidades están falseadas por la sociedad vertical… Para conseguir eliminar esta “personalidad” como miseria de este devenir. Sería preciso denunciar la irracionalidad de esta civilización vertical, de este sujeto histórico, como personalidad alienada y alienante, como sociedad y personalidad. (…)

La sociedad conectada, como nueva personalidad dominante, ha roto con el viejo modelo de personalidad vertical, del mundo almacenado como sociedad unidimensional, como falsa realidad. La irracionalidad de su irracionalidad, el ciclo de este devenir como miseria, encuentra resistencia en la sociedad horizontal, la sociedad conectada. La sociedad virtual, como negación del hombre unidimensional integrado en un modelo de personalidad cuyas metas y miserias son el consumo y la pasividad. ¡Seres en sí, y no para sí…!

“Si el problema no es la técnica, sino el sistema que ha universalizado su lógica, entonces la salida no es oponerse al progreso técnico, sino a los intereses que subyacen a ese progreso, que en el capitalismo como “sociedad vertical”, se reduce a la acumulación de capital. El interés principal no es el progreso de los seres humanos en libertad y felicidad, sino el progreso en la dominación…” (H. Marcuse)

La sociedad Tipp-Ex como afición, “get a hobby” como estilo de vida digital en las redes sociales y en los blogs son las partes más visibles de un estado protosocial en eclosión. La disgregación del hombre cuantitativo, del hombre unidimensional mracusiano, producto de la racionalidad tecnológica. Alcanza su madurez racional, como miseria de la historia. La sociedad horizontal es un estadio superior de la historia vertical o quizás el principio del final de dicha historia. La sociedad del individuo en red, desmonta y denuncia como hobby, como sociedad Tipp-EX a la unidimensionalidad del hombre. Es el triunfo del individuo a la racionalidad de la humanidad vertical. Hemos pasado de las ideas sin movimiento al movimiento sin ideas. ¡Get a hobby!

Parte (I)

La Rebelión de las masas y su nuevo avatar


Breve historia de la indignación

(Historia breve de la indignación)

Primero Dios creo al hombre a su imagen y semejanza, y las mujeres se indignaron. Fuimos expulsados del paraíso y nos indignamos. Caín asesinó a su hermano, y nos indignamos. Dios nos condeno, hasta el final de los tiempos, ha tener que ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente. Y desde entonces no hemos parado de estar indignados.

Aristóteles nos puso en el centro del universo, y Galileo, Copérnico y Kepler, nos bajaron del centro de la creación. Y volvimos ha estar indignados. Cuando Charles Darwin deposito en nuestras conciencias vírgenes, dudas razonables, sobre nuestro posible origen: Afirmaba el naturalista: (humanos y monos) descendemos de un antepasado común “¿Monkey?”. La revelación nos hizo caminar en cuatro patas, nos obligo una vez más descender del árbol de la ignorancia. Entonces fue cuando nos convertimos en los primeros indignados del siglo XIX. Hoy nuevamente caminamos la misma senda, sentimos que volvemos a bajarnos del árbol como monos desnudos; diría el propio zoólogo Desmond Morris.

Ignacio Wert, ministro de educación del Reino de España, ordeno a reeducar a los habitantes de una región del noreste de España, antigua “Lacitania”, tierra de tribus iberas; a formarse en igualdad de oportunidades, condiciones, derechos y libertades que garantiza la constitución. A excepción de la republica independiente de IKEA, que está exenta de ser Españolizada. Y volvimos a estar indignados. Si París era una fiesta, lo de Cataluña ¡Ni te cuento!

Para los evolucionistas la historia de la indignación tiene otro recorrido y explicación biológica y psicológica: El malestar en forma de indignación siempre ha estado conviviendo con nosotros, desde que la evolución nos hiciera bajar de los arboles y caminar en dos patas, y desde esa, no hemos parado de correr. Y fuimos los primeros bípedos indignados, por tener que correr para poder comer y no ser comidos o devorados.

En otras palabras, no somos consientes de nuestra caótica naturaleza, la cultura establece un orden de prioridades, un estado de normalidad, un estado de “falsa conciencia”, necesario para establecer el estado de armonía (Llamado orden) Construido sobre la explosiva naturaleza psicológica del hombre. Cuando se rompen estos equilibrios resurge nuestra latente naturaleza de seres indignados.

En la sociedad digitalizada y conectada, son más probables los estados de histeria colectiva y viral. La permeabilidad y exposición a la infoxicación de las instituciones y la cultura abierta en canal, crea un malestar, un escozor, en forma de indignación.

Adquirimos la conciencia, o tenemos la percepción objetivada de que somos factores de cambio, como bien lo somos en la red. Deseamos extrapolar nuestro dominio y estado de felicidad, como sociedad virtual horizontal, conectada y libre (Free) hacia el mundo real. Importar nuestro avatar digital al mundo material y vertical. El choque de realidades inversas, crea la mayor fusión conocida por la sociedad vertical. La infoxicación tiene la mala costumbre de producir indigencia cultural e indignación. “Denme un churro y un punto de apoyo y moveré el mundo”. ¡Un indignado!

La emulación a los grandes movimientos de masas de la historia resiente, son resultados aditivos de la confluencia de dos realidades diametrales y opuestas, como consecuencia de la sociedad conectada, capaz de reeditar los estados más proto sociales de la humanidad vertical, percibida como fracaso. Son los hijos de la red, que siente el llamado a la resistencia contra el sistema. El nuevo pasquín, el nuevo manifiesto de los infoxicados: Indignados y Frikis del mundo uníos. ¡Indignaos! (Indignez-vous!) de Stéphane Hessel (…)

Manuel Eduardo Ponte Ferreiro