¿Quién le teme a Marx?


el capital de Marx y la papelera
Carta a un discípulo

Estimado, me preguntas sobre la papelera de reciclaje virtual de la sociedad conectada. Me preguntas sobre una red semántica algo así como de que están hechos los mecanos de los mitos urbanos… Te recuerdo que hasta hace muy poco existía la creencia científica basada en la leyenda extravagante, extraña del cordero vegetal de Tartaria. Los antiguos griegos fueron los primeros en tener la loca idea de que podría crecer un cordero de la tierra, con un tallo atado a su ombligo. Hasta bien entrado el siglo XVIII, se afirmaba en los libros de ciencia y en las universidades tal existencia, confundida con la paleo-creencia Hindú del origen de la planta del algodón…

¿Por qué Marx no puede ser Marxista? ¡Y me lo preguntas ahora! Ha pasado tanto tiempo de óxido y cenizas arqueológicas de las ideas… que los restos de ADN de las cosas materiales e inmateriales están esparcidas e irreconocibles en sus restos biológicos… Como marxistologo que he sido (estudioso del marxismo), y no como marxista de Groucho Marx… Interpreto en tu pregunta un origen antropológico, entre el mito y los antiguos mantras. Marx, marxista es una interpretación sesgada, no basada en los textos de Marx. Tampoco se desprende de una alambicada interpretación sibilina, exquisita, o revelación hermenéutica de sus tesis. En sus libros no hay textos sagrados, hay ciencia, hay materialismo dialéctico como método de análisis… Te puede gustar el método o no, cuestionar sus resultados, pero sigue siendo ciencia… ¿En qué contexto dijo Karl Marx -No soy marxista? Aún podemos hablar sin histerismo. ¡Espero, espero que sí!. Ni encasillamientos sobre Karl Marx. ¡Por supuesto que sí!. Compartamos o no sus ideas, su filosofía y su ciencia política. Marx y Engels, se enfrentaron a los determinismos históricos y a los encasillamientos políticos y dogmáticos de la Internacional Socialista, donde cohabitaban con sus enemigos más acérrimos por el control del mercado de las ideas y la política… Negando el dogma mayor del Marx, marxista: De ahí la diatriba, si era o no Marx, marxista. Marx no era marxista, ¡Marx era tan marxista como: Igual que Cristo no era cristiano, ni Freud freudiano.

Ello no implica renunciar a su “ideología” concepto que tengo bien encomillado, cuando diserto sobre Karl Marx, todo lo contrario: Además hay que tener cuidado con el concepto de ideología elevado al trámite de categoría urbana… Es un concepto con el cual solemos dispara fácil y acertar poco. El marxismo es ‘la ciencia que denuncia a las “ideologías” como encubridoras de la verdad’, como creadoras de falsa conciencia. El marxismo se presenta así mismo desde sus escritos, como ciencia y filosofía dialéctica y filosofía de la historia… Léase todo sobre la plusvalía del conocimiento y sus aportaciones a la psicología social de ‘Herbert Marcuse’…

Es la primera filosofía social en presentarse como ciencia que formula su fecha de caducidad. Es una ciencia valida mientras existan las condiciones materiales que la generan… Superadas las condiciones materiales históricas, esta ciencia se agota en si misma… Del Carl Marx, Marxista fue explicado tanto por él como Engels a su amigo ‘Jose Bloch’: ”Según la concepción materialista de la historia, el factor que en última instancia determina la historia es la producción y la reproducción de la vida real. Ni Marx ni yo hemos afirmado nunca más que esto. Si alguien lo tergiversa diciendo que el factor económico es el único determinante, convertirá aquella tesis en una frase vacua, abstracta, absurda, ideológica… (Londres, 21- [22] de setiembre de 1890.)

…Somos hijos de la vaguedad más que de la exactitud y el rigor… Somos materia del mínimo esfuerzo, animistas del conocimiento. Le tememos a las ciencias por sus sombras, más que por sus luces…  El problema no está en las armas, sino en quien las carga, es el principio de toda ciencia… ¿Las ciencias no encubren develan, al contrario de las ideas, el dogma y la ideología…

Una Banana, también llamada ‘Musa paradisiaca’, en las manos de un homínido lo reconforta, tiene una función química Inmunosupresora. Una banana en el árbol es un incentivo a la imaginación, al trabajo y a la ciencia en construcción… Toda sociedad es una distribuidora de bananas, la satisfacción de los voraces apetitos mantiene el control y aleja el conflicto. Las necesidades reales y las falsas necesidades tienen su origen en el control de la Musa Paradisiaca…

Las ideas son como los matrimonios, duran mientras dure el amor. Y cohabitan en equilibrio, mientras la fuerza de la costumbre no conspire contra la integridad del otro… La ruptura epistemológica hace las funciones de divorcio… ¿Quién le teme a Virginia Woolf? Es la eterna historia contada y reproducida miles de veces en todas las culturas conocidas hasta ahora. Es la historia de un matrimonio que se odia a muerte. Los marxistas y los no marxistas. Ambos conocen perfectamente los puntos débiles del otro. Marx es George un profesor universitario alcohólico y Martha es la no marxista una mujer frustrada y dominante, con muy mal carácter.

Dependiendo de la red semántica en la que caiga tu avatar, o del isomorfismo intelectual que tengan las ideas en común con otras corrientes de pensamiento dicotómico, Izquierda y derecha, ON, y OFF. La carga positiva de los extremos es ideología… La red semántica se encarga de hacer soportable o justificable las condiciones materiales y reproductivas del sistema… Es una neo interpretación binaria del materialismo histórico… Algo chapucero, porque no me apetece salirme por ahora de la mega papelera virtual de reciclaje de la sociedad conectada… Mejor te lo explico por teléfono… Me temo que siempre habrá un Edward Snowden, dispuesto a sapearnos…

[…]

“Los petrodólares compran las redes sociales”


Nicholas Carr

¿A quién pertenecen las redes sociales?  Gugleamos por la red en busca de respuestas a la pregunta: ¿De quién o a quien les pertenecen las redes sociales?, encontramos que no hay respuestas a estas preguntas, sólo alineamiento y estrategia. El sistema ‘el buscador’ ha aprendido, y se protege de cualquier posible desviación independiente, de cualquier sustrato o verso libre. No encuentras un estado de conciencia independiente. Todas las respuestas se orientan hacia el derecho individual, derivado de la sociedad vertical, a la enajenación de este derecho, en términos de contrato. Se habla de protección de datos personales, de la luna y las estrellas… ¿Dónde está el derecho consuetudinario colectivo de las masas inteligentes, el derecho derivado de la superconciencia de los seres digitales? No se hace mención a él.  Nunca se habla de la propiedad colectiva de los mass media, ni de las redes sociales, como propiedad de sus usuarios. Auténticos y legítimos dueños. “Señores del mundo vertical, ustedes sólo son dueños del dinero que ganan con la explotación de las redes, y nada más…”

En su ausencia se habla de propietarios tecnológicos con plenos derechos, derivados de la sociedad vertical; de dueños y accionistas. Se habla de la manida propiedad intelectual y de la protección de datos. Nunca del derecho consuetudinario de los webactores. En pocas palabras, el buscador responde como un ser alienado, producto de sus experiencias en la red, aprende de los actos de búsquedas de los usuarios. A través de su algoritmo emulador del cerebro humano ‘brain’ ‘Knowledge’ aprende de nuestras conductas y comportamientos en la red. No es de extrañar, su desconocimiento del tema. Los buscadores de última generación corren el riesgo igual que la conciencia humana en convertirse en auténticos replicadores de falsa conciencia. Sí, ha leído bien, le he atribuido conciencia a los buscadores.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=BBkXp89rJWM&w=560&h=315]
En todas las profesiones y a lo largo de la historia de la infamia los mercenarios ocupan un papel protagónico. Estos no se movilizan por ideales, no buscan el santo grial, tampoco la gloria; solo los petrodólares, el maná que todo lo amansa, hasta al más guapo… Compartir la postura ideológica de algunos bloggers en defensa de la censura light, es por lo menos sospechosa, es lo más parecido al pensamiento de Groucho Marx: ‘estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros’ La red, tal cual, ya no será un bien global, propiedad de las multitudes inteligentes, solo de unos cuantos ‘bloggers soperos’ constituidos en una nueva clase del poder en la red, ‘los vigilantes de la playa’… ¿Estos vigilantes… Serán capaces de acallar la gúgol conversación en la red, las voces, el grito, la protesta y las ideas, de millones de personas oprimidas en el mundo, sin un minino de rubor, y sin solidarizarnos con ellas? Yo también soy Bloggers.

Lo que se delineaba, como un instrumento de libertad y propiedad de la sociedad digital, ha pasado hacer un bien del poder de los petrodólares y del ‘islamismo’ como fórmula de moral y buenas costumbres. ¿Qué podemos esperar ahora del twitter Islámico? Sólo el burka como expresión de libertad para la nueva conversión de los infieles seres digitales.

‘¡Los intereses económicos al descubierto!’. Un miembro de la familia real Saudita ha invertido 300 millones de petrodólares en la empresa de red social Twitter. Hace pocos días, el Príncipe Alwaleed Bin Talal Bin Abdulaziz Alsaud, fundador y CEO de la empresa de explotación del Reino y una de las personas más ricas del planeta, anunció la inversión, que fue difundida primero por Bloomberg. Pienso que está bien, la entrada el capital árabe, o musulmán, pero no para imponer las leyes del islam a la red. Árabes, judíos, Cristianos, Budistas, Brahmánicos o Mormones. Me da igual… La red debe ser libre para difundir las ideas, los dogmas, las ideologías. Pero no para imponerlas desde la agónica sociedad vertical. (…)

…En una conferencia en el ‘Newseum’, pronunciada por la Secretaria CLINTON sobre la libertad de Internet: donde La Secretaria, parece mantiene una postura conciliadora con la controversial ley punitiva, SOPA-PIPA. Quizás tengamos que saber leer entre líneas e hilar muy fino, para relacionar los últimos acontecimientos con el discurso… La Secretaria de Estado, nos dice: ‘Tenemos que lograr la libertad de internet alrededor del mundo, y nosotros estamos instando a las empresas de medios de comunicación estadounidenses a tomar un papel activo en un desafío a las demandas de los gobiernos extranjeros de censura y vigilancia. El sector privado tiene una responsabilidad compartida para ayudar a la expresión libre de salvaguardia. Y cuando sus relaciones de negocio amenazan con socavar esta libertad, deben considerar lo que es correcto, no simplemente lo que es una ganancia rápida. (…)

He leído atónito, en estos últimos días, un decálogo de despropósitos provenientes de algunos bloggers, en especial españoles, expresar su conformidad, sobre el anuncio de twitter de implementar una ‘censura selectiva’ ‘censura a la carta’ no es un eufemismo retorico de quien les escribe. Me cuesta entender tal lasitud, en torno al descomunal atropello a las libertades y derechos adquiridos en las redes de los webactores.

Por parte de aquellos Bloggers que apoyaban el controversial 15M, de los antisistema, de los antiglobalización, de los okupas, de los pasotas, de los nostálgicos del 68 y de los mesiánicos, de los sociópatas y seudo-anarquistas, de los panfletarios seguidores de Stephane Hessel, de los profetas del desastre de Michael Moore, y de los Frikis de Al Gore…. Toda una fauna de inadaptados del sistema en busca de militancia; pertenecer a algo, ahora y pronto, que les dé sentido a sus vidas. Siempre, claro está, les quedara un StarTrek a los nuevos freak. Todas estas reivindicaciones serian legítimas, y por supuesto que lo son, si sus discursos e ideas fuesen coherentes en todo momento, tiempo y espacio.

¿Una vez más nos planteamos las siguientes preguntas: A quién pertenecen las redes sociales?, ¿Si no nos pertenecen entonces, nosotros les pertenecemos a ellas? He ahí el dile. Las redes sociales no existen sin las virtulización de nuestra fuerza de trabajo, nuestras aportaciones y avatares. Nosotros las retroalimentamos, las hacemos, las construimos, las distribuimos y las compartimos. Son un producto y una fuerza de la inteligencia de las masas, una superconciencia binaria de la conversación en la red. Con nuestras experiencias, nuestros comportamientos, nuestros factores humanos: the enchantment factor and the Likeability factor, los auténticos replicadores del ADN digital. La evolución de la inteligencia humana deja sus huellas en los escogidos. Solo basta observarlos, ver cómo se desenvuelven en las redes sociales y en la conversación viral, para entender de qué materia están hechas las redes sociales, el mundo conectado esta hecho de emociones y de avatares.

No son casuales los actuales atropellos a las libertades de los seres digitales. Se trata de hacer las redes más atractivas al capital de los petrodólares y los Ayatolás. No, no es casual la llegada de nuevos inversores con petrodólares, y el cambio de políticas de comunicación restrictiva. Se atiende antes a los dictadores y criminales de lesa humanidad, que a los pueblos. Ahora por petición de gobiernos y regímenes de fuerza (Dictaduras todas) como las más crueles del planeta. Cualquier ejemplo me basta: Mahmud Ahmadineyad, Raúl Castro, Al Assad, Kim Jong Un, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y todos los ayatolás del mundo. Las restricciones en las redes sociales es una forma más de legitimarlos, y perpetuar al ostracismo más infame a los pueblos oprimidos. Que veían en la era de los grandes paradigmas de los ‘mass media’ digitales de las masas conectadas una esperanza de emancipación libertaria. (…)

En mi opinión ya Alvin Toffler nos advertía en la tercera ola, de la virtulización del poder como un fenómeno de los nuevos tiempos de la sociedad pos industrial y del futuro. El poder objetivable, se diluye pero se hace más fuerte en su virtulización en las cosas. Entonces, por qué nos preguntamos ahora ¿A quién pertenecen las redes sociales? ¿Quién las gobierna? (…)

“…El interrogante “¿Quién gobierna las cosas?” Es una pregunta típica de la segunda ola. Pues hasta la revolución industrial no hubo apenas razones para formularla. Ya gobernaran reyes o chamanes, señores de la guerra, dioses del sol o santos, las gentes rara vez sentían la menor duda respecto a quién ejercía poder sobre ellas. El harapiento aldeano, al levantar la vista de los campos, veía el palacio o el monasterio destacarse, esplendorosos, en el horizonte. No necesitaba ningún científico político ni editorialista de periódico para resolver el enigma del poder. Todo el mundo sabía quién tenía el control. Pero allá donde llegó la segunda ola emergió una nueva clase de poder, difuso y sin rostro. Los que ostentaban el poder se convirtieron en los anónimos “ellos”. ¿Quiénes eran “ellos”?” ¿Y ahora en la era digital, quienes son ellos? ¿Espero que no sean los petrodólares? (…)

En la mega ‘papelera de reciclaje’ virtual, de la era digital, donde han ido a parar todo el pensamiento y cultura de la sociedad vertical de la vieja humanidad. Papelera que han construido los seres binarios en las últimas décadas. Podemos encontrar un discurso de D. Roosevelt pronunciado ante el Congreso de los Estados Unidos de la América. Dijo el presidente: Los Estados Unidos esperan un mundo fundado sobre cuatro libertades esenciales: 1 Freedom of speech and expression = Libertad de expresión. 2 Freedom of worship = Libertad de culto o de creencia. 3 Freedom from want = Libertad de vivir sin penuria. 4 Freedom from fear = Libertad de vivir sin miedo. D. Roosevelt, desconocía la quinta, surgida de la virtulización de la nueva humanidad, del human_0_1 = La libertad de conexión’ donde deberán confluir y convivir estas cuatro libertades fundamentales, ahora virtualizadas en una nueva realidad binaria. La Libertad de conexión es el pilar de la nueva humanidad. (…)