El paciente de San Francisco


big twitter

Los usuarios avanzados de Twitter no serán suficientes para salvar al ‘paciente de San Francisco’ cada vez más quemado entre los cyber-actores de las redes sociales, usuarios incapaces de entender e interactuar con el microblogging. Este paciente como en la película, también esconde una historia… Las nuevas virguerías incorporadas hasta hora, no han sido capaces de fidelizar, viejos y nuevos usuarios. Hace pocos meses, antes que cambiaran las tornas, y de su espectacular salida a bolsa, me atreví a opinar a contracorriente, y decir qué: «Sabemos qué: ‘la publicidad en twitter no vende’,  el caso twitter es ya historia viva para las escuelas de negocios y de marketing y publicidad, y una paradoja más para la sociedad hyperconectada; de ser así, es difícil entender el por qué de sus ingresos millonarios, y por qué, se le súper-valoro tanto en su entrada a bolsa… ( http://wp.me/p1GbSh-16n )…»

No me alegro de haber acertado en mi pronóstico, a contracorriente, de los entusiastas antropológicos social media y fans, empeñados en ver el lado equivocado de la promesa de negocio del microblogging. Por sorprendente y contradictorio que parezca, sigue teniendo un lado de negocio explotable, no valorado, quizás invisible para mentes cansadas, agotados en ver siempre el mismo lado iluminado del marketing.

«…Si sucede un evento ‘B’, se presume la existencia de ‘A’. [B entonces A]. Resolver los paréntesis y corchetes es parte de la disciplina de la ideología popular. Toda ideología dicotómica es primaria, animista y resoluta en sí misma, invariable. Es la fórmula predominante en los homínidos superiores. Es el mismo mecanismo regulador de la reputación y los rumores, en realidad son nuestros primeros algoritmos funcionales, construcciones ideales.  http://wp.me/p1GbSh-16n …»

La sociedad de la ‘información virtual’ nos ha devuelto a un estadio primario ontológico del conocimiento de la realidad, reconocimiento del ser: mecanismo de resolución de conflictos con el mundo tangible; las cosas (la realidad virtual) se presenta como: cierta, ciertas o falsa, falsas, sin términos medios (hoy lo tangible es lo virtual) No existen términos medios, matices, porque sería imposible para la sociedad hiperconectada fusionar tribus sobre matices inestables. La sociedad hiperconectada exige militancia de bandos reconocibles.

Twitter: tiene más de 500 millones de usuarios, lo que la convierte en un diamante en bruto sin tallar por ahora. Qué hacer con él, que sea diferente a todo lo intentado hasta ahora y sin éxito. La cuota de mercado (Market share) es aparente, es un espejismo en el desierto transitado. Hasta ahora todos apostamos por tres cosas, tecnología, innovación y número de usuarios, lo demás son regalías añadidas al pack.

Las estadísticas demográficas, no sirven de nada, porque miden objetos verticales estáticos y volátiles. Esos objetos se han movilizado horizontalmente, ya como individuos no existen para el mercado. La demografía no miden comportamientos, ni conversaciones, tampoco avatares. Busca individuos que no existen para el consumo tradicional. Se impone una demografía virtual, de los seres digitales.

Una recomendación: Si quieres tener amigos en las RRSS nunca contravengas, infrinjas el temible Trending Topic, después de todo este no dura una eternidad; al igual que las moscas tienen una vida muy corta, y menos memoria que los peces.

Anuncios

El votante zombie «ente político»


VOTE ZOMBIE

El zombie, los no zombie y tú

¿El votante zombie gana terreno? El surgimiento de un nuevo ente político «el zombie» está condicionando al resto de actores conocidos hasta ahora. El zombie, los no zombie y tú son nuevas realidades objetivas (avatares). Tres configuraciones de la personalidad política de los votantes necesarias en la neosecularización política. La desaparición de una de ellas invalida a todas las demás configuraciones y al proceso.

Su dicotomía así planteada, votante zombie, y no zombie nos plantean una secularización de alma/cuerpo: un dualismo metafísico. Si sustituimos la categoría alma por conciencia, explicaríamos mejor esta fenomenología desconocida en la era pre-digital. La extrañación de la conciencia social hacia un ente virtual superior a nosotros, con existencia propia, la ‘superconciencia’ horizontal formada por todas las supra-conciencias horizontales de la sociedad hiperconectada.

El concepto ‘zombie’ elevado a categoría política, aporta síntesis cualitativa a fenómenos y hechos de nueva factura y difíciles de observar si no se les conceptualiza en contexto. Es un vocablo que ayuda a entender conductas políticas difíciles de explicar sin la fuerza conceptual que este aporta.  La necesidad de llevar a cabo ciertas concreciones sobre fenómenos políticos inéditos, determinan el uso de conceptos descriptivos concretos y muy definidos. El votante «zombie» no explica la necrosis en sí, la muerte del ciudadano, solo la conducta última, no habla del cadáver, tampoco de una sociedad enferma, por que estas no existen para las ciencias sociales.

Una sociedad ‘estable’ es aquella que está sujeta a valores y participa de ellos, los reconoce y se reconoce en ellos, es la ciudadanía. Siempre tenemos la tentación de creer que si no se dan estas condiciones la sociedad está enferma; y no es así. Es contradictorio hablar de sociedades y de grupos humanos y personas como si fuesen lo mismo.

Comparar la sociedad con la biología y la humanidad es erróneo, lleva a equívocos. Podemos aceptar el símil de la sociedad como cuerpo, pero no humano. Las sociedades se degradan y evolucionan hacia otros estados de valores, no necesariamente ideales y sujetos a nuestra cosmovisión moral del mundo. Pero ello no las convierte en sociedades enfermas. Sí, puede que sean otra cosa, otra vaina, pero no están enfermas; las sociedades no se enferman. Lo correcto o incorrecto en sociedad es parte de la norma dominarte, la ideología. La sociedad enferma es una valoración doctrinal.

La decadencia de una norma no es enfermedad, es síntoma de disfunción de su representación como idea de la materialidad del momento. Las cosmovisiones son reafirmaciones de la realidad aparente del momento histórico. El porvenir de una nueva norma depende de su consenso y de su capacidad de evangelizar. La concentración de individuos sujetos a una norma se representa en una nube de puntos sobre una recta, lo contrario es la ausencia de norma.

Lo que trato de explicar aquí, y no sé si lo he logrado, es la aparición de nuevos actores históricos evangelizadores, configurando una nueva nube de valores inéditos, rupturistas, pero no decadentes, lo decadente no es lo que viene, es lo que se va. El Votante «zombie» el no «zombie» y tú, son realidades de un mismo proceso de cambio. Lo mismo sucede a nivel del lenguaje político hegemónico y sus conceptos orientativos, correctivos de la vieja realidad.

Una cosmovisión del mundo debe tener por necesidad sus propios ismos y su propio lenguaje amortizador de lo viejo,  su propia escombrera de la vieja realidad. El ejemplo más relevante y esquemático es el concepto de «regeneración democrática» una manifestación de la existencia de un lenguaje correctivo propio y hegemónico. Las sociedades no se regeneran tampoco la democracia.

La regeneración es una imposibilidad histórica en sí misma, es una contradicción a la evolución de las sociedades y al cambio. Si los procesos sociales y la historia se pudiera regenerar como los tejidos biológicos sería terrible para la humanidad; entraríamos en bucle, la historia no tendría sentido. Los valores y las normas serian verdades en sí mismas, toda realidad sería absoluta.

Las teorías historicistas que recrean estos episodios, que explican una naturaleza necesaria originaria de las sociedades y el hombre son totalitarias, responde a un orden superior de las cosas al individuo.  Regenerar la democracia suena bien, da a entender que existe un orden natural que ha sido pervertido, violado. (…)

El voto «zombie» describe el perfil de un votante cuya voluntad esta fuera de él, pertenece a una supra-conciencia virtual social media orientativa del voto, a un ser ajeno o extrañado del mercado vertical; lo que configura una supra-personalidad o avatar más allá del individuo conocido. De ahí mis tesis sobre la muerte del individuo, objeto y sujeto del historicismo marxista. Quien lo explica mejor es Karl Popper en su ensayo  «La miseria del historicismo»

Lo que yo llamo ‘supra-conciencia horizontal’, difiere del concepto ortodoxo marxista del ‘individuo’ alineado, ya que el individuo, del que yo hablo, no existe como sujeto, solo como objeto, lo que hace que la ‘supra-conciencia’ adquiera el rango o categoría de constructo.

El individuo enajenado así, es consciente de pertenecer a una conciencia virtual superior a él, a diferencia del alienado inconsciente marxista, ajeno  a su condición de alienado. La plusvalía del conocimiento aquí se hace colaborativa, distributiva, emocional;  son factores nativos del político Friki. “The enchantment factor and the likeability factor” los actuales motores de la historia, qué explicarían el perfil del voto «zombie»

“El empoderamiento de una nueva generación de magos de las máquinas inteligentes «machine Wizard» ha entrado a controlar el mercado. La «social media» es la herramienta por excelencia del mercado. La otrora política la basada en el ciudadano de «Rousseau», sólo representa la mitad del electorado (del mercado). La otra mitad no pertenece al «imperativo categórico de ciudadano» Las fuerzas que tradicionalmente cohesionaban a la sociedad como un «todo» indivisible, ya no sujetan las conciencias, ni las emociones. El concepto de ciudadano, ya no es una unidad política representativa, ni valorada como sustantivo. El friki remonta su dimensión virtual, a la política en un acenso de calidad y poder real”

El votante vertical histórico a diferencia del «zombie» no goza de una conciencia de autor, productor y consumidor, tampoco es un nativo digital. La personalidad del zombie, es la del cyberactivistas o voluntarista emocional, muy uniformada y radical, participativa y distributiva; forma parte de una supra-inteligencia consciente, fuera de él actor (avatar virtual).

El votante histórico es más bien de carácter ambivalente, dúctil y muy volátil, sensible al mercado y la estabilidad institucional, a los valores fijos del status quo del sistema. Son seres del marketing político de un mundo reducido a las audiencias y los espectadores fijos, seres integrados; son los consumidores del mundo sensible de las cosas reales adaptados al mercado político. Y los partidos tradicionales los justos productores de viejas y nuevas necesidades sociales; oferta, promesa, beneficio y oportunidad, las leyes reguladoras del mercado. Los votantes como receptores de mensajes.

El votante social media es parte de otro modelo de conducta y de mercado, aunque las leyes del mercado sigan siendo las mismas en su tiranía hegemónica. El prosumidor es un ser horizontal altamente disruptivo, depende de sí mismo, pero su ser social, no!. Es decir, su conciencia material es virtual nativa, es parte de la supra-conciencia horizontal, está fuera de su ser, pero consciente de su nueva naturaleza activista.

Hablamos de otro mercado más horizontal con las mismas leyes, el mercado no fallece, nunca lo ha hecho desde que el hombre es el creador de su propia  humanidad. Lo que llamamos humanidad hoy, debería llamarse simplemente mercado. Cambian los avatares no el mercado, quizás más inteligente, pero no por ello menos mercado. Lo que cambia es el regulador del mercado.

El votante «no zombie» se explica a través de la existencia del otro, el votante «zombie» ambos pertenecen a la sociedad hiperconectada, incluido tú, como factor de oposición necesario, cada uno de ellos explica la existencia dialéctica del otro y el proceso de secularización regulador de nuevos entes.

Twitter Ads: Mentiras y Verdades


twitter_bolsa

Ya conocemos el valor aproximado de salida a bolsa de Twitter, unos 15.000 millones de dólares, ‘nada de peccata minuta’, a menos que la comparemos con Google y Facebook. La empresa ha presumido de ser cauta y conservadora en sus estimaciones, lejos de la incontinencia verbal y millonaria de Mark Zuckerberg. Pero cuál es su valor de mercado en términos reales, quitando todo el maquillaje de Ps, todo lo intangible de sus promesas y posibilidades de futuro.

Estamos ante las fiebres del oro del siglo XXI. Una nueva zaga de Gambusinos en busca del Market share. Twitter representa una de las minas de datos por explotar más grande de la humanidad, después de FaceBook y Google. Reducida la humanidad a datos, y algoritmos, queda ver el espectáculo desde la comodidad de nuestros dispositivos computarizados.

«Sabemos qué: ‘la publicidad en twitter no vende’,  el caso twitter es ya historia viva para las escuelas de negocios y de marketing y publicidad, y una paradoja más para la sociedad hyperconectada; de ser así, es difícil entender el por qué:  de sus ingresos millonarios, y por qué, se le súper-valora tanto en su entrada a bolsa…

Si sucede un evento A, se presume su estado anterior B. [A entonces B]. Resolver los paréntesis y corchetes es parte de la disciplina de la ideología popular. Toda ideología dicotómica es primaria, animista y resoluta en sí misma, invariable. Es la fórmula predomínate en los homínidos. Es el mismo mecanismo regulador de la reputación y los rumores, en realidad son nuestros primeros algoritmos funcionales, construcciones ideales…

La escala humana como medida y explicación de la naturaleza y el universo, fue un ideal renacentista que duro como lenguaje y ciencia hasta hace muy poco. En cualquier caso es posthistoria. Lo predigital emprendió hace tiempo su camino de decadencia, un camino de no retorno. La humanidad virtual se expande más allá de la caverna, más allá de las teorías clásicas del diseño bilógico divino. Cualquier escala humana actual sólo es posible si la convertimos a dato.

Habitan entre nosotros ideas y teorías del marketing involucionista de finales del s. XX. Se aplican formulas sobre colectivos humanos inexistentes. Escalas sin sentido, imposibles. Y se siguen recogiendo datos y resultados paleontológicos mareantes, sobre una escala humana extinguida por los feroces depredadores los Crossumer.

¿Cómo funcionan los anuncios Twitter “Twitter Ads.? Lo que nadie se atrevió a decir hasta ahora sobre la rentabilidad y retorno (ROI) de la inversión publicidad de los clientes del microblogging Twitter. Los estudios publicados hasta ahora no son reales. Responden a burdas especulaciones aderezadas con estadísticas de resultados, de yo no sé qué cosa; sobre la capacidad del medio de vender y promocionar bienes y servicios y marcas.

Nadie, por lo menos yo, no me atrevo a cuestionar los ingresos por publicidad para el negocio del microblogging Twitter. Los ingresos son reales, constatables y posiblemente en progresión. Tres factores que parecen ser lo mismo en apariencia, pero no lo son. Número millonario de usuarios, Ingresos millonarios por publicidad contratada, y número millonario de clientes satisfechos. En todo caso cifras millonarias mareantes, intoxicantes. Si las separamos podremos ver el otro lado del bosque.

“No importa qué tipo de publicidad en los medios sociales está siendo usado”, los especialistas y responsables en marketing y negocios deben continuar sus esfuerzos en la persecución de nuevas fórmulas horizontales de publicidad: investigación, pruebas y seguimiento.

No perseguir o dejarse llevar por mantras millonarias, o infografías artísticas y creativas con porcentajes imposibles. Es necesaria la comprensión de lo que es y ofrece Twitter, y conocer en que están participando los seguidores, y con qué mensajes pueden ser o no ser negocios efectivos; hay que comenzar a probar ideas y mensajes en un nivel más pequeño. Si eres capaz de percibir la virtualidad humana de tu cliente, su capital binario, entonces tienes la mitad del trabajo realizado.”

Que tu inversión no termine siendo un gasto en moda y tendencia (trending topic) Antes de gastar grandes cantidades o sumas de euros publicitarios sin rumbo. Promover tweets que nunca tendrán la oportunidad de ser exitosos y no siempre bien dirigidos al target objetivo.

El éxito de Twitter, no está todo en poner publicidad en el confeti, en el papelillo de carnaval. Su éxito radica en el bajo costo de la inversión publicitaria para sus clientes. Es barato. ¡Dame dos!. Los excedentes de una campaña de marketing online, se destinan a un mix sin control de la inversión. Aquí no hay (ROI) que valga, ni boomerang que retorne. Si piensas en marketing viral, y además tienes la fórmula mágica. ¡Adelante!. No siempre buscar notoriedad y Buzz horizontal sin contraprestaciones resultan ser una buena idea. Crear expectativas falsas se paga caro con valores en bit horizontales. Nunca te enfrentes a tu peor pesadilla, el consumidor horizontal el despiadado “Crossumer”

El poder del marketing en Twitter, no está en la oferta tradicional de promesas y beneficios; el pescador de incautos con licencia, el cazador de mariposas exótico con shores khaki, asombrando a los nativos. Conducir masas de moscas y coleópteros hacia la marca, hacia el papel engomado, tiene consecuencias irreversibles para las empresas. Prometer como los enamorados la luna, ha dejado de funcionar en la era del online Dating y el Porno.

La publicidad aparecida en el entorno del perfil de los usuarios de una red social o microblogging es inocua. El poder de Twitter es la capacidad expansiva y viral del medio, no la de su plan publicitario y de anuncios. La publicidad, así entendida, ya no es un medio, son los propios usuarios Crossumer, los reguladores del market share, la cuota de mercado. Los custodios de la mina.

Las marcas, las empresas y las personas no necesitan contratar espacios publicitarios en un microblogging, y en particular Twitter. Son medios y canales horizontales abiertos a los prosumidores, seres digitales (consumidores y productores). Twitter es un medio subversivo de información y sensible a los mensajes virales. Es el medio nativo del marketing viral. ¡Si tiene un mensaje viral, usted no necesita permiso! Y recuerde que el fracaso es caro ¡Flop! Si realmente usted tiene un producto o servicio con valor de cambio viral. Usted no necesita contratar planes. Láncelo gratis.

Si no sabes usarlo, o no entiendes el cómo, ni el cuándo, ni el por qué, aunque te lo expliquen en colores. A pesar de todo ello, sigues manteniendo tu fe ciega en el medio como verdad revelada; tenéis un problema, tú y los responsables de marketing. Los pocos casos de éxito relativo, a bombo y platillos, no han sido gracias a Twitter, sino a pesar de Twitter. Twitter es una herramienta, no es un soporte publicitario de reclamo, información y demanda. ¡Toma la iniciativa radical de cambiar!