¿Qué es el Postureo?


segundo grande

Hacia una teoría del Postureo

Más allá de la semántica cognitiva a la que acudimos todos para relativizar la percepción cultural y su relación con los signos. Comienza la fenomenología social de la antropología para describir tales hechos culturales, como tales, en una dimensión causa efecto y evolución humana. El caso «postureo» no haya explicación satisfactoria en la semántica cognitiva. ¡Se va de vacío! Es un “fenómeno” que encuentra explicación en las teorías del comportamiento animal y humano «etología humana».

«Qué tan lejos estamos de estar tan cerca, si a medida que nos acercamos estamos más lejos» De ser así, tenemos un problema causado por un don, el «postureo». El apetito insaciable de nuevos conocimientos nos lleva, a quienes no somos nativos digitales, a la playa de las ballenas varadas. Quien tiene apetitos caros y es pobre, sufre por lo que no puede alcanzar. “Los nativos digitales” tienen el don anidado del «postureo» no lo sufren, tampoco lo padecen con angustia, lo disfrutan. Son valores y comportamientos intrínsecos a su naturaleza asilvestrada digital, propios de la «Bilogía del confort» ¡la zoona!

Quince minutos de gloria

John Lennon fue un adelantado a su tiempo, fue el primero en crear el género «postureo» estoy convencido de ello, antes que los nativos digitales lo incorporaran a su modelo de vida evolucionada. Se «imaginan» ustedes a Lennon con un Smartphone en sus manos, el peligro que tendría este para la humanidad. Si al alguien fue un nativo del postureo primario, ese fue John Lennon. Hay que ser justos y reconocer a más de uno de estos pioneros. Ha habido muchos más, unos más adelantados que otros.

De la frase de Andy Warhol «todo el mundo debería tener derecho a 15 minutos de gloria» Hoy estas frases premonitorias al «postureo» toma relevancia categórica. Hemos pasado de los 15 minutos, a las 24h de gloria; también por mes, por año, y por siglo. La eternidad ha venido para quedarse; ya vive con nosotros, más allá de un Smartphone, del Data mining, y más allá del «Cloud computing» la nube. En la sociedad hiperconectada nada se destruye solo se trasforma y expande. «Followers» Los minutos de gloria están garantizado por la tecnología y la sociedad hiperconectada.

Sería poco riguroso para un científico social no acudir a las fuentes de la historia, para documentarse sobre la existencia, o no, de precedentes previos a estos y otros hechos, como son los comportamientos estereotipados, similares y sus representaciones sociales. Máxime cuando hablamos de un recurso y soporte tecnológico como la pintura y la photografía.

Si existe un actor de 24h, estamos hablando de Jack Nicholson. Nació con un papel bajo el brazo, otros nacen con un bollo de pan de centeno. Quizás sea actor por excelencia del «postureo» ante la cámara y el espejo. Sentirse observado segrega endorfinas propias del postureo. Jamás ha perdido las formas instintivas del postureo, especie de orgasmo en abierto. Su libreto, es la historia del postureo. La percepción que he tenido siempre de él, es la su incapacidad biológica de deshacerse de su rol de actor.

Desde Joseph Goebbels hasta nuestros días, ha sido objeto de estudio y fascinación histórica. Las posibilidades del postureo como herramienta política. El poder de seducción de la imagen como control social de las masas, ha sido, más que un secreto, un deseo. El poder aislar las condiciones intrínsecas nativas del líder, como quien destila ginebra «Gin» de las bayas de enebro. Los elementos comunes y biológicos de la personalidad de los líderes carismáticos, y poder reproducirlos en condiciones ideales.

La sociedad conectada ha hecho posible una socialización de los valores del líder. Un nativo digital es más probable que se convierta en un líder carismático, que un analfabeta digital. Esta tesis se desprende de la observación de las redes sociales y del carisma horizontal del líder. Un ser nativo.

El neologismo puede ser nuevo, pero no lo que define. Lo que era privilegio de una elite del poder vertical, ahora es universal. El prosumidor, es un ser empoderado y consiente de su poder horizontal. Las fuerzas naturales que guiaban al grupo de monos, a través de los valores reconocibles del líder, se han diluido. En un entorno digital imperan otras fuerzas de cohesión, más allá de la dependencia y el poder. Todos podemos exhibir socialmente las posturas del líder.

Tabú y Postureo

A mi entender, las teorías Freudianas contenidas en el ensayo «Tótem y Tabú» explican una parte importando, aunque caprichosa, de la “conducta” «Postureo» La figura envidiable e inalcanzable del líder de la sociedad vertical, representan al Tótem. El postureo no estaba al alcance de todos, solo de los líderes. La sociedad horizontal e hiperconectada, ha puesto las herramientas sociales de emancipación al alcance de la sociedad reprimida por el tabú del postureo. Liberadas las fuerzas antagónicas, todos podemos representar lo prohíbo durante siglos de evolución. Liberada de frustraciones la humanidad hoy representa sin límites a los ídolos caídos, con un Smartphone. Lo «atávico» eclosiona sin precedentes en «la zoona» de la sociedad hiperconectada.

“Según la Wikipedia: El término postureo es un neologismo acuñado recientemente y usado especialmente en el contexto de la redes sociales y las nuevas tecnologías, para expresar formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación. No tiene todavía registro en los diccionarios”

Anuncios

Barack Obama a lo Che Guevara


Rebelión en las filas históricas del Copyright

 

Podemos demostrar que somos los autores de una obra, no así, sus creadores. Porqué crear, lo que es crear, es un atributo exclusivo de los “dioses”. Nosotros los homínidos, cuando mucho, lo único que podemos hacer son obras derivadas. Pretender crear de la nada (ex nihilo) es imposible para un humano. Cualquier teoría sobre la capacidad de autogénesis del hombre es ciencia ficción. Toda obra del hombre, su progreso y su ascenso social, son obra derivada, bien, por recreación o imitación, transformación, modificación o adaptación. ¡No hay más! (…)

¡Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza! (Génesis 26). ¡Somos obra derivada! Es una sentencia que aparece en la cosmología de todas las religiones a lo largo de la civilización. En conclusión, los homínidos somos obra derivada, lo que podría estar detrás de nuestra limitación o acceso a la creación. Cualquier intento por parecerse a los dioses, pasa por un pacto desesperado a lo “Fausto”, con poderes y fuerzas desconocidas.

El litigio, a modo de vendetta, de la poderosa Associated Press (AP) contra el artista urbano del grafiti Shepard Fairey, me tiene consternado, pienso que es arbitrario, invidente y fuera de los tiempos que corren de sociedad conectada y de la cyberorganización de la humanidad. La persecución judicial del reputado artista del ‘Street Art’ y diseñador gráfico, por violación de derechos de autor, copyright, por el uso sin autorización de la foto de Barack Obama, propiedad de (AP).

Esta nueva escalada de acometidas ejemplificante de escarmientos y vendettas judiciales, son el preludio a nuevo marco o cruzada contra los infieles del copyright. Ello nos tiene que aleccionar a todos, sobre las viejas prácticas de los derechos de autor y sobre los años venideros de luces y sombras de héroes y villanos, que se ciernen sobre la sociedad horizontal, la sociedad postvertical.

El retrato de Obama a lo Che Guevara y a lo Marilyn Monroe, fue realizado por el popular artista Shepard Fairey, conocido o reconocido icono del arte callejero, el arte urbano, ‘Street Art’. Su retrato de Barack Obama con la leyenda “Hope” fue utilizado por el actual presidente de los Estados Unidos durante su campaña presidencial. La obra forma parte actualmente de la colección de retratos de la National Portrait Gallery del Museo Smithsonian de Washington (USA)

Para mostrar su apoyo a la campaña de Barack Obama, en Los Ángeles, California, el artista del Street Art’ Shepard Fairey creó un collage compuesto de serigrafías a gran escala, con los colores blanco, rojo y azul de la foto del candidato a presidente de los Estados Unidos de América. Al cartel lo llamó esperanza (Hope)

Sus efectos fueron inmediatos y virales. ‘Trending topic’. Los organizadores de la campaña se dispusieron a imprimir los carteles y pegatinas del retrato artístico de Obama ‘Hope’. Y los fervientes partidarios ‘fans’ del candidato Obama, no tardaron en colgar en sus páginas web una versión descargable del diseño para diferentes medios de reproducción y soportes gráficos y souvenir. Las ciudades, pronto se llenaron de camisetas, insignias, y poster del ‘SuperStar’. Así la esperanza (Hope) y el (progress) se había convertido en la imagen más reconocible de la campaña del candidato, hoy presidente Barak Obama. Un auténtico icono para el Pop art, a lo Marilyn Monroe y Che Guevara.

Me costaría mucho imaginar a Alberto Korda, autor de la fotografía más famosa del mundo sobre el Che Guevara, demandando al artista Jim Fitzpatrick por la obra derivada de dicha fotografía. La representación artística en formato de la serigrafía, del Che y posterior símbolo e icono del pop-art, patrimonio popular e histórico, un clásico. Como tampoco podríamos hacerlo con el fotógrafo George Barris, que retrato al ‘sex simbol’ de las décadas de los 50 y60 Marilyn Monroe. Pienso que no eran hombres de demandas, si de realidades históricas, como artistas. Que sepamos Barris nunca demandó a Andy Warhol por el uso derivado de la fotografía del símbolo sexual de los ´60. Los tres compartieron gloria, Barris, Marilyn, Warhol.

Marilyn Monroe, Angela Davis, Bob Marley, Billie Holiday, John Lennon, Mao Tse-Tung, Malcolm X, El Ché, Truman Capote, Mandela, Mick Jagger, Rosa Parks, Gandhi, Frida Kahlo, Los Beatles, Teresa de Calcuta y Jesucristo… Entre muchos otros iconos que se convirtieron en musas del ‘Street Art’ y el pop-art de los años 60 y 70 del siglo XX hasta nuestros días. En la era de la sociedad conectada, también asistimos a una nueva generación de artistas callejeros como Shepard Fairey, Bansky, y de musas como Barak Obama, para el disfrute de artista del Street Art y el Pop Art.

Existe una semejanza histórica razonable, entre las leyes del Copyright del Siglo XXI y la ley seca (prohibición) de 1920 en Estados Unidos de América. Y es el ridículo y el esperpento, el fracaso y la marginalidad. La sociedad conectada encuentra barreras a su naturaleza, cercados de espinos, en unas leyes extemporáneas y alejadas de la nueva realidad basada en la sociedad tecnológica y conectada, de prosumidores y nativos digitales.

El Copyright es posiblemente hoy, como realidad histórica, una aberración, un reducto prehistórico para la sociedad digital, un obstáculo, una pieza arqueológica de museo; y se hacen más evidente en las persecuciones sumarias, a rabiar, contra el arte y los artistas, en una huida hacia delante.

Es paradójica la relación Arte y Copyright. Hagamos historia: El reclamo a la protección de los derechos de propiedad de las obras de los artesanos, fue un clamor reivindicativo durante algunos siglos, por parte de los artesanos y gremios, hoy conocidos como artistas. Fueron conquistas y motores en su tiempo del desarrollo de la sociedad predigital.

Son los mismos de ayer, pero evolucionados, con una nueva superconciencia motora de la sociedad conectada y digital.  Los que hoy reclaman una visión más amplia y menos restrictiva de los usos y abusos del Copyright contra la sociedad conectada y virtual; productores de una nueva humanidad.

Señores cruzados del siglo XXI. Associated Press (AP) and company. No por negar la realidad o cerrar los ojos al mundo, éste va a dejar de cambiar. Los tiempos de vengadores (Avengers) son para las historietas de cómic. El mensaje escuece y duele: ¡Hope! ¡Obey!